El significado espiritual del diezmo

Querido cuerpo de Dios

¡Saludos!

Escribí un artículo sobre el diezmo que dice que “la aplicación espiritual de la ley del diezmo no es dar un 10% obligatorio de nuestros ingresos, sino que debemos cuidar de:

1. Ministros del evangelio

2. Huérfanos y viudas en la iglesia.

3. Extraños (no creyentes)

Todo esto como lo proponemos en nuestros corazones.

Por favor, espero sus comentarios al respecto.

Ybic

M____

—————————–

Hola M_____

Gracias por su aporte y pregunta.

Tu escribiste:

… la aplicación espiritual de la ley del diezmo no es dar un 10% obligatorio de nuestros ingresos, sino que nos encarguemos de:

1. Ministros del evangelio

2. Huérfanos y viudas en la iglesia.

3. Extraños (no creyentes)

Todo esto como lo proponemos en nuestros corazones.

Por favor, espero sus comentarios al respecto.

Los ministros del evangelio, los huérfanos y las viudas y los extraños que están en necesidad deben ser ministrados por todos y cada uno en quienes Cristo verdaderamente mora porque Cristo nos ha mandado por su apóstol:

Gal 6:10 RVR60 – Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

La familia de la fe y el cuerpo de Cristo siempre deben tener prioridad sobre los extraños y los pobres como Cristo nos ha instruido en la incidencia de la caja de ungüento precioso de alabastro de María:

Mateo 26:6 RVR60 – Y estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso,

Mat 26:7 RVR60 – vino a él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de él, estando sentado a la mesa.

Mat 26:8 RVR60 – Al ver esto, los discípulos se enojaron, diciendo: ¿Para qué este desperdicio?

Mat 26:9 RVR60 – Porque esto podía haberse vendido a gran precio, y haberse dado a los pobres.

Mat 26:10 RVR60 – Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué molestáis a esta mujer? pues ha hecho conmigo una buena obra.

Mat 26:11 RVR60 – Porque siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis.

Mat 26:12 RVR60 – Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura.

Mat 26:13 RVR60 – De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella.

El cuerpo de Cristo es donde nosotros también deberíamos estar derramando nuestra propia pomada preciosa en primer lugar … “hacer el bien a todos los hombres, especialmente a la familia de la fe” (Gal 6:10).

El diezmo físico, como la circuncisión física, simplemente no es parte de la doctrina neotestamentaria de Cristo. El nuevo pacto ha elevado el listón más allá de lo que la mera carne es capaz de producir. Cristo no está interesado en tener un miembro de su familia que lo adore solo un día de cada siete, ni está interesado en una décima parte de nuestra sustancia y de nuestras vidas. Cristo quiere que entremos en Él como nuestro descanso todos los días de la semana, y quiere toda nuestra tierra, todas nuestras posesiones y toda nuestra vida:

Phl 3:8 RVR60 – Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

Para mantener su falsa doctrina de exigir una décima parte de los ingresos de los que están a su cargo, los ministros babilónicos citan a Cristo:

Mat 23:23 RVR60 – ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

He envalentonado las palabras que los ministros de Babilonia enfatizan para convencerlos de que les den una décima parte de sus ingresos. Entonces, ¿por qué no hacen lo mismo con estas palabras de Cristo?

Luc 5:14 RVR60 – Y él le mandó [al leproso que había limpiado] que no lo dijese a nadie; sino ve, le dijo, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación [dos pájaros], según mandó Moisés, para testimonio a ellos.

Lev 14:4 RVR60 – el sacerdote mandará luego que se tomen para el que se purifica [de su lepra] dos avecillas vivas, limpias, y madera de cedro, grana e hisopo.

¿Por qué se enfatizan las palabras de Cristo sobre el diezmo mientras que no se enfatiza su mandamiento a este leproso? ¿Por qué se retiene el diezmo mientras no se retienen las ofrendas de sangre física? La respuesta a esa pregunta es obvia.

Cristo vino a reformar la ley y a traernos una nueva ley. La ley de Moisés, incluidas las leyes del diezmo, eran meras sombras de la nueva “ley de Cristo” (Gálatas 6: 2).

Heb 7:12 RVR60 – Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley;

Heb 10:1 RVR60 – Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

Heb 9:9 RVR60 – Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto,

Heb 9:10 RVR60 – ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas [incluyendo el diezmo] acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

Es interesante notar que Cristo mencionó el diezmo de la menta, el anís y el comino por la razón expresa de que solo “el aumento de tu semilla, que el campo producía” era todo lo que la ley requería para diezmar. El diezmo de los rebaños se consideraba “del campo”, y también se debía diezmar:

Levítico 27:32 RVR60 – Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová.

Deu 14:22 RVR60 – Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.

El diezmo solo debía ser hecho por aquellos que se ganaban la vida con el aumento de su semilla “que el campo produce …” No se esperaba que un herrero diezmara. Un fabricante de tiendas tampoco podía diezmar. Tampoco fue un carpintero capaz de diezmar “todo el aumento de [su] semilla, que el campo produce”. El dinero nunca fue mencionado como sujeto a ser diezmado.

El diezmo debía ir a los sacerdotes, y cada tercer año se llamaba “el año del diezmo, y el diezmo debía ir a los levitas, a los pobres y al extraño.

Deu 26:12 RVR60 – Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda; y comerán en tus aldeas, y se saciarán.

Deu 26:13 RVR60 – Y dirás delante de Jehová tu Dios: He sacado lo consagrado de mi casa, y también lo he dado al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, conforme a todo lo que me has mandado; no he transgredido tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos.

Fue fuera del diezmo del campo que Israel debía financiar sus viajes a los festivales. Fue por ese mismo diezmo que debían apoyar el sacerdocio, y cada tercer año apoyar a los huérfanos, las viudas y los extraños. No hay escritura para la falsa doctrina de un segundo y tercer diezmo, como algunos han afirmado falsamente.

Ni una sola vez el Nuevo Testamento menciona el diezmo, excepto para repetir el hecho de que las únicas personas legalmente calificadas para recibir los diezmos del pueblo son los levitas que no tenían herencia entre las tribus de Israel, y cuya única fuente de ingresos eran los diezmos de aquellos que había recibido una herencia en la tierra:

Heb 7:5 RVR60 – Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.

Mira ese verso. En el momento de escribir este libro de Hebreos, los levitas “tienen el mandamiento de recibir los diezmos del pueblo”, y los cristianos judíos en Jerusalén todavía eran “celosos de la ley” y seguían siendo obedientes a la ley de Moisés grado de seguir ofreciendo ofrendas de sangre, aún siendo circuncidados, y de acuerdo con este versículo aquí en Hebreos 7, todavía “tienen el mandamiento de recibir diezmos de todo el pueblo” que todavía estaban “celosos de la ley”:

Hechos 21:17 RVR60 – Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gozo.

Hechos 21:18 RVR60 – Y al día siguiente Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos;

Hechos 21:19 RVR60 – a los cuales, después de haberles saludado, les contó una por una las cosas que Dios había hecho entre los gentiles por su ministerio.

Hechos 21:20 RVR60 – Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la ley.

Hechos 21:21 RVR60 – Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres.

Hechos 21:22 RVR60 – ¿Qué hay, pues? La multitud se reunirá de cierto, porque oirán que has venido.

Hechos 21:23 RVR60 – Haz, pues, esto que te decimos: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen obligación de cumplir voto.

Hechos 21:24 RVR60 – Tómalos contigo, purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza; y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley.

“Todos los ancianos [eran] todos celosos de la ley” y el mismo Pablo “caminó ordenadamente y cumplió la ley”. Eso ciertamente habría incluido pagar diezmos “del aumento de la tierra” si Paul hubiera sido agricultor. Pero ciertamente no se aplicaba a aquellos que no se ganaban la vida con el aumento de la tierra.

Por otro lado, así es como se financió el ministerio en el Nuevo Testamento. Así es como se apoyó el propio ministerio de Cristo:

Lucas 8:1 RVR60 – Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él,

Lucas 8:2 RVR60 – y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,

Lucas 8:3 RVR60 – Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.

El ministerio de Cristo fue apoyado por todas estas mujeres de sustancia “y muchas otras” que dieron alegremente su sustancia. Nunca habría entrado en la mente de Cristo solicitar diezmos de la gente para el apoyo de su ministerio. Los diezmos que “los levitas [tenían] un mandamiento que recibir del pueblo” no tienen lugar para apoyar a los ministros del Nuevo Testamento.

El diezmo era una décima parte del aumento de la tierra, pero el significado espiritual del número diez es completar la carne, ya sea que esa carne esté al servicio de Dios o al servicio de nuestras mentes carnales.

Para un estudio más profundo sobre el significado espiritual del número diez, lea nuestro estudio en este enlace:

Números en las Escrituras – El número diez: integridad de la carne

Entonces, es significativo y muy instructivo notar que el múltiplo de diez a la tercera potencia, 10 x 10 x 10, también se dice que pertenece a Dios:

Psa 50:10 RVR60 – Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados.

No se nos dice que porque Dios posee el diezmo del aumento de la tierra, y porque posee el ganado sobre mil colinas, por lo tanto, no es el dueño de todas nuestras posesiones o del ganado que está en el número de la colina 1001. No, ese no es el mensaje. La verdad es:

Psa 50:11 RVR60 – Conozco a todas las aves de los montes, Y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.

Psa 50:12 RVR60 – Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; Porque mío es el mundo y su plenitud.

“El mundo es mío y su plenitud” es el significado espiritual de la sombra del diezmo del aumento de la tierra. Cuando José compró la tierra, el ganado y los egipcios mismos para el faraón, les impuso un diezmo doble para recordarles que “no eran suyos, fueron comprados por un precio”.

Gen 47:23 RVR60 – Y José dijo al pueblo: He aquí os he comprado hoy, a vosotros y a vuestra tierra, para Faraón; ved aquí semilla, y sembraréis la tierra.

Gen 47:24 RVR60 – De los frutos daréis el quinto a Faraón, y las cuatro partes serán vuestras para sembrar las tierras, y para vuestro mantenimiento, y de los que están en vuestras casas, y para que coman vuestros niños.

Gen 47:25 RVR60 – Y ellos respondieron: La vida nos has dado; hallemos gracia en ojos de nuestro señor, y seamos siervos de Faraón.

Gen 47:26 RVR60 – Entonces José lo puso por ley hasta hoy sobre la tierra de Egipto, señalando para Faraón el quinto, excepto sólo la tierra de los sacerdotes, que no fue de Faraón.

“La quinta parte” significaba que José había salvado a todo el pueblo de Egipto y compró a la gente misma y todo lo que poseían para Faraón, como un tipo y una sombra de la obra de gracia que Cristo ha trabajado dentro de nosotros para Su ‘Faraón’, Su padre:

1Co 6:20 RVR60 – Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

1Co 7:23 RVR60 – Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres.

Sabiendo que todo lo que tenemos y somos ahora es de Dios, así es como se financiará el ministerio del evangelio de Jesucristo en el Nuevo Testamento, el Nuevo Pacto:

1Co 9:6 RVR60 – ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar?

1Co 9:7 RVR60 – ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?

1Co 9:8 RVR60 – ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley?

1Co 9:9 RVR60 – Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,

1Co 9:10 RVR60 – o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.

1Co 9:11 RVR60 – Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?

1Co 9:12 RVR60 – Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.

1Co 9:13 RVR60 – ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan?

1Co 9:14 RVR60 – Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

Pablo declaró esta verdad, y nosotros hacemos lo mismo, pero nunca solicitó fondos para su propio apoyo personal, sino que tuvo cuidado de no “usar este poder … para que [él] no obstaculizara el evangelio de Cristo”.

Es en 2 Corintios 9, en el contexto de solicitar apoyo para las iglesias en Judea que estaban sufriendo una hambruna, que Pablo nos informa de quién estaba dispuesto a recibir apoyo:

2 Co 9:7 RVR60 – Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Los “dadores alegres”, no los diezmos a regañadientes, fueron los que apoyaron el ministerio del apóstol Pablo. Los filipenses fueron elogiados por ser solo una congregación así:

Filipenses 4:10 RVR60 – En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad.

Fil 4:11 RVR60 – No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.

Fil 4:12 RVR60 – Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

Fil 4:13 RVR60 – Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Fil 4:14 RVR60 – Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación.

Fil 4:15 RVR60 – Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos;

Fil 4:16 RVR60 – pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades.

Fil 4:17 RVR60 – No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.

Fil 4:18 RVR60 – Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.

Dios ama a quienes lo aman, y Él es un galardonador de quienes lo buscan diligentemente. Son aquellos que “participan” con las aflicciones [financieras] de los ministros de Cristo, que envían una y otra vez para ministrar a las necesidades de los ministros de Cristo y cuyas ofrendas a los ministros de Cristo son “un olor dulce, un sacrificio aceptable, agradable a Dios.”

Durante muchos años cité “lo que sembramos que también cosecharemos” pensando que esas palabras fueron dichas en referencia a cosechar los frutos de nuestros pecados, cuando en realidad este es el contexto de esa declaración del mismo apóstol Pablo que les dice a estos filipenses “Deseo fruto que pueda abundar en tu cuenta:”

Gálatas 6:6 RVR60 – El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena [“Vive de las cosas del templo … vive del evangelio”, 1 Cor 9: 13-14] al que lo instruye.

Gálatas 6:7 RVR60 – No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.

Gálatas 6:8 RVR60 – Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Espero que todos estos versículos de las Escrituras hayan demostrado que la ley del Antiguo Testamento de Moisés “el diezmo del fruto del campo” nunca tuvo la intención de ser el medio del Nuevo Testamento para apoyar el ministerio, los huérfanos, las viudas o los extraños. En cambio, nuestras vidas ahora están destinadas a ser un “sacrificio vivo para Dios, en la medida en que trabajemos para ayudar a nuestras familias a evitar ser peores que un infiel” (1 Tim 5:8). Ministramos a cada necesidad “como tenemos … oportunidad … especialmente a la familia de la fe”, y vivimos y respiramos como un sacrificio vivo al servicio del reino de Dios que está dentro de todos en quienes Cristo habita:

Lucas 17:20 RVR60 – Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia,

Lucas 17:21 RVR60 – ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros.

Rom 12:1 RVR60 – Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Rom 12:2 RVR60 – No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Tu hermano que busca ser un sacrificio tan vivo,

Mike



Categorías:Lectura Esencial, Preguntas

Etiquetas:, , , , , ,

2 respuestas

  1. Muy bien, John.

    I suspect this will be read by many, as the Lord wills. Your grateful brother, Mike

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: