La aplicación positiva y negativa de la palabra “miedo” en las Escrituras

Para comenzar este estudio, presentaremos los dos tipos de miedo: el miedo positivo, que produce “el amor de Dios” (1 Juan 5: 2-3), y el miedo negativo, que produce miedo a los hombres y a ser rechazado por la sociedad, lo que nos hace esclavos de nuestra propia carne y de las tradiciones de los hombres (Gálatas 5: 9-10 y Col 2: 8).

Cuando se trata de comprender cualquier palabra de las Escrituras, no hay mayor autoridad que el Autor de todas las Escrituras, Cristo mismo, quien pone ante nosotros y contrasta estas dos aplicaciones de esta palabra “miedo”:

Lucas 12:4 RVR60 – Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer.
Lucas 12:5 RVR60 – Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Allí tenemos las propias instrucciones de nuestro Señor con respecto a su mente acerca de la palabra “miedo”. Se nos dice claramente: “No tengan miedo de los que matan el cuerpo, y después de eso no tienen más que puedan hacer. Pero te advertiré a quién TENDRÁS miedo: Temedlo, que después de que Él ha matado [el cuerpo] tiene poder para arrojarlo al infierno [Griego: Gehenna, el lago de fuego]; Sí, te digo que le temas.”

Es muy instructivo en este punto plantear la pregunta: ¿Temía Cristo a su Padre? La respuesta a esta pregunta se encuentra en:

Heb 5:7 RVR60 – Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

Estas palabras de Lucas 12: 4-5 se están hablando a los “amigos” del Señor a quienes ya no llama siervos sino amigos porque les está mostrando todo lo que Su Padre le ha mostrado.

Jn 15:14 RVR60 – Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Jn 15:15 RVR60 – Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

Así que nuestro Señor mismo “fue escuchado [de su Padre] en el sentido de que temía”, y les está diciendo a sus “amigos” que sigan su ejemplo y “no tengan miedo de [los hombres] … sino … teman a Dios” que puede echar en Gehenna después de la muerte de este cuerpo físico.

El hecho es que el temor de Dios es una parte esencial de nuestra fe, nuestra perfección y nuestra sumisión al “Señor y Su Cristo”. Son los malvados los que no temen a Dios:

Rom 3:18 RVR60 – No hay temor de Dios delante de sus ojos. [aquellos “bajo pecado”, los malvados, vs 9].

2Co 7:1 RVR60 – Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas [de Dios morando dentro de nosotros, 1 Corintios 6:19], limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Ef 5:21 RVR60 – Someteos unos a otros en el temor de Dios.

Si somos “perfeccionados en la santidad en el temor de Dios” y si somos “limpiados de toda inmundicia de la carne y el espíritu [al] perfeccionar la santidad en el temor de Dios”, entonces este “temor a Dios”, el “temor ‘Cristo nos ordena que tengamos, es un temor que es la mente misma de Cristo, que también es la mente de su Padre. Este es un miedo que hace que el miedo a los hombres sea inexistente en comparación con lo que tememos si desobedecemos descaradamente a nuestro Padre celestial y tememos a los hombres más que a nuestro Señor y Su Padre.

Mira cómo el espíritu santo alaba “el temor del Señor”:

Sal 19:9 RVR60 – El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová [Lucas 12: 4-5] son verdad, todos justos.

Sal 34:11 RVR60 – Venid, hijos, oídme; El temor de Jehová os enseñaré.

Salmo 111:10 RVR60 – El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; Su loor permanece para siempre.

Pro 1:7 RVR60 – El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

¿Quién no quiere estar limpio ante el Señor y crecer en la sabiduría y el conocimiento del Señor?

Esto es lo valioso que es “el temor de Dios”:

Job 28:28 Y dijo al hombre: He aquí, el temor del Señor, que es sabiduría; y apartarse del mal es entendimiento.

Aquí está la versión del Nuevo Testamento de Job 28:28; El temor del Señor es la sabiduría que, al conocer Su gracia que nos castiga, nos hace abandonar la impiedad y la lujuria mundana, y nos hace vivir con sobriedad, rectitud y santidad, nos hace “apartarnos del mal” en esta era actual:

Tit 2:11 RVR60 – Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
Tit 2:12 RVR60 – enseñándonos [griego: paideuō, castigándonos] que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente [griego: ‘aion’, edad];

El “temor de Dios” produce obediencia a Dios y la obediencia a Dios se define como “el amor de Dios”:

1Jn 5:2 RVR60 – En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.
1Jn 5:3 RVR60 – Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

El temor del Señor es odiar el mal:

Pro 8:13 RVR60 – El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.

El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría, y este es el valor de la sabiduría:

Pro 10:27 RVR60 – El temor de Jehová aumentará los días; Mas los años de los impíos serán acortados.

Pro 14:26 RVR60 – En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.
Pro 14:27 RVR60 – El temor de Jehová es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

Pro 15:16 RVR60 – Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación.

Pro 15:33 RVR60 – El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría; Y a la honra precede la humildad.

Pro 16:6 RVR60 – Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.

Pro 19:23 RVR60 – El temor de Jehová es para vida, Y con él vivirá lleno de reposo el hombre; No será visitado de mal.

Pro 22:4 RVR60 – Riquezas, honra y vida Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.

Pro 23:17 RVR60 – No tenga tu corazón envidia de los pecadores, Antes persevera en el temor de Jehová todo el tiempo;

El temor del Señor es una doctrina tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento aprendemos que el espíritu del Señor que descansa sobre Él es “el espíritu del conocimiento y del temor del Señor”, haciendo que el Señor y Su Cristo “comprendan rápidamente” y puedan tomar la decisión correcta en un de manera oportuna, como el Señor quiere:

Isa 11:2 RVR60 – Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
Isa 11:3 RVR60 – Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;

“El temor del Señor es [el] tesoro [del] Señor y Su Cristo”.

Isa 33:6 RVR60 – Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor de Jehová será su tesoro.

En el Nuevo Testamento se nos dice que el temor del Señor produce el consuelo del espíritu santo:

Hechos 9:31 RVR60 – Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.

Repitiendo lo que ya hemos visto, en el Antiguo Testamento se nos dice:

Pro 16:6 RVR60 – Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.

Esto está completamente de acuerdo con la definición de amor divino de Juan en:

1Jn 5:2 RVR60 – En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.
1Jn 5:3 RVR60 – Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

La frase “teme a Dios” está en las Escrituras diez veces. La frase “el temor del Señor” se encuentra en 30 versículos, y la frase “temor de Dios” se encuentra en 8 versículos para un total de 48 versículos, todos utilizados en un contexto positivo.

La frase y la orden de “no temer” aparece en 62 versículos y siempre es una exhortación a “no temer” lo que depara el futuro o lo que los hombres pueden hacerte, mientras que al mismo tiempo nos exhorta a que tengamos que “no temaís” si, y mientras, “tememos a Dios”, como este verso ejemplifica:

Exo 20:20 RVR60 – Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.

Claramente, ahora podemos ver que si amamos a Dios y guardamos sus mandamientos, entonces “no temeremos [nada en este mundo], que su temor pueda estar ante [nuestras] caras, que [no] pequemos”.

Entonces, en 1 Juan 4, solo un capítulo antes de que se nos dé la definición Bíblica de lo que es “el amor de Dios”, nos dice, por el mismo espíritu santo:

1Jn 4:18 RVR60 – En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

A la luz de todos los versículos que hemos citado hasta este punto, ¿qué nos dice el espíritu santo aquí en este versículo de 1 Juan?

Aplicando el principio de “la suma de tu Palabra es Verdad” (Salmo 119: 160), y considerando el hecho de que Cristo mismo nos dice “Tememos [a Dios] que después de haber matado [el cuerpo] también puede echar en Gehenna fuego … temedlo “, es obvio que no es ni agregar ni tomar de este versículo de 1 Juan 4 para que se lea así:

1Jn 4:18 RVR60 – En el amor no hay temor [de los hombres], sino que el perfecto amor echa fuera el temor [de los hombres] porque el temor [de los hombres] lleva en sí castigo. De donde el que teme [a los hombres] no ha sido perfeccionado en el amor.

Este mismo apóstol, bajo la inspiración del espíritu santo, en el próximo capítulo nos dice:

1Jn 5:2 RVR60 – En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.
1Jn 5:3 RVR60 – Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

“Que guardemos sus mandamientos” ciertamente incluiría este “mandamiento” que se coloca al final del libro de Eclesiastés:

Ecc 12:13 RVR60 – El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.

Por supuesto, el propio mandamiento de Cristo:

Lucas 12:4 RVR60 – Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer.
Lucas 12:5 RVR60 – Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Así que ahí lo tenemos. Si somos obedientes a nuestro Señor y a Su Padre, guardaremos Sus mandamientos, tanto amándolo como temiéndolo, así como nuestro Señor nos dio un ejemplo.

Heb 5:7 RVR60 – Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

Cristo “fue oído a causa de su temor reverente” no está diciendo que temía a los hombres. Ese es el miedo que causa el tormento. Estas son algunas de las cosas que “el temor de Dios” logra en nosotros y produce para nosotros:

Apocalipsis 11:18 RVR60 – Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.

Apocalipsis Rev 14:7 RVR60 – diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

Apocalipsis 15:4 RVR60 – ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.

Todas estas palabras provienen del mismo apóstol Juan que nos dice que el amor perfecto de Dios, ‘el temor de Dios’, arroja el miedo que ‘miedo’ tiene tormento, que es “el miedo al hombre” más que “el miedo de Dios”.

No podemos alabar a Dios si no le tememos:

Rev 19:1 RVR60 – Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro;
Rev 19:2 RVR60 – porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.
Rev 19:3 RVR60 – Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos.
Rev 19:4 RVR60 – Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amén! ¡Aleluya!
Rev 19:5 RVR60 – Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes.

Cuando tenemos la mente de Cristo, tenemos la mente de Dios, y no andamos temblando en nuestras botas pensando que podríamos perder nuestra salvación. Pero vamos por ahí, como los tres niños hebreos que están mucho más preocupados por caer en desgracia con nuestro Padre celestial que nosotros por caer en desgracia con cualquiera de los gobernantes de este mundo.

Solo recuerde la confianza que le dieron a Sadrac, Mesac y Abednego al tener “el temor de Dios”, que es exactamente cómo nosotros también podemos caminar si tememos a Dios más que al hombre:

Pro 14:26 RVR60 – En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.
Pro 14:27 RVR60 – El temor de Jehová es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

En Cristo podemos entrar valientemente en el trono de la gracia porque tenemos estas promesas:

Isa 41:10 RVR60 – No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
Isa 41:13 RVR60 – Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.
Isa 41:14 RVR60 – No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo soy tu socorro, dice Jehová; el Santo de Israel es tu Redentor.

Cerraré este estudio con el contexto del mandamiento de Cristo de temer a Dios, y al hacerlo, demostraremos el consuelo y la confianza que el temor de Dios nos brinda a medida que leemos en Hechos:

Hechos 9:31 RVR60 – Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.

Aquí ahora está el contexto del mandamiento del Señor “a quien debéis temer … temerle …”:

Lucas 12:2 RVR60 – Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse.
Lucas 12:3 RVR60 – Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas.
Lucas 12:4 RVR60 – Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer.
Lucas 12:5 RVR60 – Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.
Lucas 12:6 RVR60 – ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios.
Lucas 12:7 RVR60 – Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

El Señor se preocupa incluso por los gorriones, pero se preocupa mucho más por nosotros, y su preocupación por nosotros es tan intensa que sabe en cualquier momento el número exacto de pelos en nuestras cabezas. Él nos ayudará y no tenemos nada que temer de los hombres si le tememos más que a los hombres.

Hemos peleado esta batalla celestial antes, y varios de nuestros hermanos y hermanas abandonaron nuestra comunidad por esta misma discusión. Que nadie te diga que “el amor perfecto expulsa el temor del Señor” cuando la verdad es que “en el temor del Señor hay una gran confianza” que nos salva “de las trampas de la muerte”:

Pro 14:26 RVR60 – En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.
Pro 14:27 RVR60 – El temor de Jehová es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.

Mike Vinson



Categorías:Estudios

Etiquetas:, , , ,

2 respuestas

  1. Gracias, mi hermano.

    It is always good to know both the positive and the negative application of any word or verse of scripture.

    Your grateful brother, Mike

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: