Matrimonio, Parte 3 – Esposas, preséntense a sus propios maridos, como ante el Señor

[En el estudio de hoy, enfatizaré que todos somos esposas, en el sentido de que la iglesia es la esposa de Cristo].

Concluimos nuestro último estudio desacreditando la falsa doctrina de que “el cuello vuelve la cabeza”, que ha engañado a muchas esposas. Esa doctrina es exactamente el mismo espíritu que nos dice a los esposos que podemos ignorar a nuestras esposas y, en virtud de ser su cabeza, podemos ignorar la Palabra de Dios y esperar que nuestras esposas “se sometan a nosotros en todas las cosas”, como si las palabras “todas las cosas” fueron suficientes para convertir la gracia de Dios en lascivia. Ese argumento no funciona para una esposa ignorante o rebelde, ni tampoco para un esposo ignorante o rebelde, autoritario y desobediente.

La doctrina de “el cuello vuelve la cabeza” es nada menos que el hombre de pecado sentado en el templo de Dios proclamándose a sí mismo como Dios. Esa falsa doctrina perversa nos dice que nuestras palabras de compromiso con nuestra Cabeza se pueden revertir para que nuestra carne pueda ser gratificada. Nuestro fracaso en mantener nuestras palabras de compromiso con Cristo es un fracaso en mantener nuestro compromiso con nuestro cónyuge, hombre o mujer. Las escrituras llaman a esta gimnasia mental “traición”. Hagamos nosotros mismos los destinatarios de esta advertencia y no nuestro cónyuge, sino nosotros mismos. Si se nos da la humildad para hacer eso, entonces estos versículos nos ayudarán a vernos a nosotros mismos como el Señor nos ve a cada uno de nosotros:

Mal 2:10 RVR60 – ¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué, pues, nos portamos deslealmente el uno contra el otro [su esposo(a)], profanando el pacto de nuestros padres?
Mal 2:11 RVR60 – Prevaricó Judá, y en Israel y en Jerusalén se ha cometido abominación; porque Judá ha profanado el santuario de Jehová que él amó, y se casó con hija de dios extraño.
Mal 2:12 RVR60 – Jehová cortará de las tiendas de Jacob al hombre que hiciere esto, al que vela y al que responde, y al que ofrece ofrenda a Jehová de los ejércitos.

No podemos decirle a nuestro cónyuge una cosa, luego hacer exactamente lo contrario y esperar que nuestro cónyuge ceda a nuestras mentiras simplemente porque él o ella es nuestro cónyuge. Nuestras palabras tienen que significar algo para nuestro cónyuge. La forma en que tratamos a nuestro cónyuge es un reflejo directo de cómo tratamos a Cristo. Cuando nuestras palabras no significan nada, estamos siendo “traidores [con] la esposa de nuestra juventud”, y “el Señor cortará al hombre que hace esto”, y cortará a la mujer que haga esto. Dios nos guía a todos a hacer esto, pero también nos dice a todos “devuélvanse hijos de los hombres” (Salmos 90:3).

Mal 2:13 RVR60 – Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano.
Mal 2:14 RVR60 – Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.

Todos clamamos a nuestro Padre celestial cuando la carga de nuestra disciplina parece ser insoportable. ¿Por qué no esperaríamos que nuestro cónyuge hiciera lo mismo? No espere que su esposa o su esposo se acerquen a la marca simplemente porque está casado con la esposa de [su] juventud. Cuando le decimos a nuestro cónyuge una cosa y luego hacemos exactamente lo contrario, y luego el Señor nos lleva a pruebas y clamamos a Él, simplemente no puede recibir esa oración con buena voluntad de nuestra parte, y nuestras “oraciones se ven obstaculizadas”.

1Pe 3:7 RVR60 – Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Observe las palabras “conforme al conocimiento”, porque sabemos que nuestras esposas deben ser lo más importante en nuestras vidas junto a Cristo. Una esposa piadosa sabe que su esposo será la persona más importante en la tierra en su vida. Cuando me preguntan si las personas con hijos de un matrimonio anterior deberían casarse, siempre he dicho que, idealmente, la respuesta es un rotundo ¡NO! No, a menos que esté dispuesto a colocar a su nueva esposa o su nuevo esposo por encima de sus hijos. Si se casa, entonces su nueva esposa o su nuevo esposo es ahora su principal preocupación. Eso debe quedar claro a sus hijos o su matrimonio está condenado al fracaso antes de que comience. Los hijos deben ser secundarios a su cónyuge o su hogar simplemente no está en un orden piadoso adecuado:

Exo 20:12 RVR60 – Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

Ese orden piadoso no cambia cuando se casa con un cónyuge con hijos de otro matrimonio, y los hijos de tal unión deben ser conscientes de que el nuevo padre en su vida es de la misma opinión que su padre original, y que ahora deben honrar a su nuevo padre y estar sujeto a ambos padres, incluido el nuevo padre. Si ese orden no se aclara y se mantiene por encima de todo, no habrá un orden ordenado por Dios en ese hogar. No habrá una sola mente entre ese esposo y esa esposa. Si va a colocar a sus hijos por encima de su cónyuge, luego pídale a Dios la fuerza para arrepentirse de esa acción impía y discúlpese con su cónyuge y explique a sus hijos que los ama mucho, pero que ellos tendrán que honrar y someterse a su nuevo padre, y decirle a sus hijos por adelantado que no permitirá que se interpongan entre usted y su nuevo cónyuge. Si no puede hacer eso, no se case. Si ya está casado y se encuentra luchando con esta situación, entonces pídale a Dios que le dé la capacidad de “vivir con [su cónyuge] conforme al conocimiento, dando honor al [cónyuge] … como al Señor [de a quien se nos dice] la cabeza de Cristo es Dios “.

1Co 11:2 RVR60 – Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué.
1Co 11:3 RVR60 – Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.

El matrimonio hace que una pareja sea “una sola carne”. Eso no es lo mismo con los niños de quienes se nos dice:

Gen 2:22 RVR60 – Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.
Gen 2:23 RVR60 – Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.
Gen 2:24 RVR60 – Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Si tiene hijos de un matrimonio anterior, entonces muy bien puede agregar hijos a esa lista en el sentido de que sus hijos deben llegar en un distante segundo lugar a su nueva esposa. Si no puede hacer eso, entonces no se case con este pobre cónyuge solo para satisfacer su propio ‘estómago’. No arruine la vida de su nuevo cónyuge y de sus hijos si no está dispuesto a mantener el orden divino del Señor en su hogar y en su hogar.

Continuamos asimilando la mente del Señor mientras Él continúa confirmando que el matrimonio está destinado a “hacer uno … para que Él busque una semilla piadosa”.

Mal 2:15 RVR60 – ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.
Mal 2:16 RVR60 – Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

Las palabras “repudiar” son una traducción adecuada y no son las palabras para “divorcio”, como se lee en muchas traducciones. “Dejar a un lado/repudiar” es algo que hacemos a traición al ignorar a nuestra pareja mientras todavía estamos casados ​​con esa persona. Cuando permitimos que nuestros hijos se interpongan entre nosotros y nuestro cónyuge, estamos tratando de manera traicionera con nuestro cónyuge. ¿Quién es más importante para nosotros que Jesucristo? La forma en que valoramos a nuestro cónyuge es un reflejo directo de cómo “habitamos con [Cristo] según el conocimiento” (1Pe 3: 7). “El Señor, Dios de Israel … odia el repudio … por tanto, cuídate de tu espíritu de no traicionar [a tu esposa]”.

Mal 2:17 RVR60 – Habéis hecho cansar a Jehová con vuestras palabras. Y decís: ¿En qué le hemos cansado? En que decís: Cualquiera que hace mal agrada a Jehová, y en los tales se complace; o si no, ¿dónde está el Dios de justicia?

¿Cómo “cansamos [a nuestro Señor]”? Cansamos a nuestro esposo espiritual cuando le decimos a nuestro cónyuge una cosa y luego hacemos exactamente lo contrario. Cansamos a nuestro Señor y nuestras oraciones se ven obstaculizadas cuando usamos la afirmación de nuestro compromiso matrimonial como excusa para tratar traicioneramente a nuestro cónyuge. ¿Por qué nuestro cónyuge debería creer una palabra que decimos cuando demostramos que nuestra palabra no vale nada? Decimos que sabemos que Dios es soberano y que Él está obrando todas las cosas según el consejo de Su propia voluntad, sin embargo, exigimos que nuestro cónyuge se someta a nuestro propio calendario para su arrepentimiento y sumisión. Tal demanda es una demostración manifiesta de que realmente no creemos que Dios sea soberano en absoluto, y nos negamos a someternos a nuestro propio líder espiritual que, decimos que creemos, es realmente el que está obrando todas las cosas según el consejo de Dios. Su propia voluntad.

¿Qué deben hacer las parejas cuando ambos tienen la culpa y ninguno es capaz de la humildad necesaria para arrepentirse de exigir el arrepentimiento inmediato de nuestro cónyuge? Superar nuestro orgullo y disculparnos por tratar traicioneramente a nuestro esposo espiritual es lo que todos debemos hacer con nuestro cónyuge físico si realmente queremos hacerlo con nuestro esposo espiritual que está usando a nuestro cónyuge para mostrarnos nuestra propia falta de humildad y nuestra propia falta. de paciencia con él.

Ninguna parte del cuerpo de Cristo “vuelve la cabeza”. Aquí está el único que hace todo el ‘giro’ que se hace:

Sal 90:3 RVR60 – Vuelves (Dios) al hombre hasta ser quebrantado, Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.

Cuando pensamos que podemos convertir a nuestro cónyuge en cualquier dirección, estamos creyendo en una doctrina demoníaca que es suscrita por demasiadas esposas en esta era moderna sin Dios. La carne de todas las esposas trabaja para salirse con la suya sin siquiera saber que lo está haciendo. La tendencia a tomar las riendas del liderazgo es tan natural como respirar para todas las esposas, tanto las esposas naturales como las espirituales. Es la maldición de ser esposa estando aún en una vasija de barro:

Gen 3:16 RVR60 – A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será controlar tu marido, y él se enseñoreará de ti. (NET)

Independientemente de cuál podría ser la mejor traducción al inglés o español, aquí hay una demostración bíblica de cómo la maldición de Génesis 3:16 opera dentro de una esposa:

Isa 4:1 RVR60 – Echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente permítenos llevar tu nombre, quita nuestro oprobio.

Cualquiera que crea que se trata de siete mujeres altruistas que solo quieren ayudar a su pobre marido, se ha perdido por completo. Estas “siete mujeres” tipifican “las siete iglesias de Asia” de Apocalipsis 2-3. Estas mujeres nos tipifican cuando queremos “comer [nuestro] propio pan y vestir [nuestra] propia ropa”. Debido a que hemos dejado nuestro primer amor, vivimos donde está el trono de Satanás y queremos enseñorearnos del pueblo del Señor, incluido nuestro Esposo espiritual. Cuando sucumbimos al deseo de dominar el rebaño del Señor, estamos pensando muy poco en dominarnos a nosotros mismos sobre nuestro cónyuge. Cuando nos sentimos cómodos con la actitud de ser la cabeza mientras actuamos como nuestro padre el diablo, nosotros, como hombres y mujeres, nos hemos convertido en nada más que una ramera que se cree rica y enriquecida con bienes y sin necesidad de nada, cuando está en en realidad, ella es espiritualmente pobre y miserable y miserable y ciega y desnuda.

Rev 3:17 RVR60 – Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

Salomón profetizó de esta esposa ramera de Cristo muchos años antes:

Pro 30:20 RVR60 – El proceder de la mujer adúltera es así: Come, y limpia su boca Y dice: No he hecho maldad.

Una esposa adúltera es lo mismo que un esposo traidor, y nuestro esposo espiritual no participará en ninguno de los dos:

Mal 2:14 RVR60 – Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.
Mal 2:15 RVR60 – ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.
Mal 2:16 RVR60 – Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

La versión NET no es una traducción literal, pero es la única versión que pude encontrar que capta incluso un indicio de lo que se le dice a Eva ya todos nosotros en Génesis 3:16. Un esposo que trata traicioneramente a su esposa se está levantando contra su esposo espiritual, Cristo, y Cristo nos dice cómo se siente cuando su esposa se niega a obedecerle. Al hacerlo, nos está diciendo cómo los caminos obstinados y rebeldes de una esposa lo hacen sentir tanto a Él como a nuestro propio esposo físico y espiritual. Estas son las palabras del Señor para ustedes, esposas, que luchan por superar su incapacidad para reconocer que es el Señor quien les está dando los problemas con su esposo. No es su esposo mismo, en realidad es el Señor quien está trabajando con usted y su propia rebelión contra su esposo espiritual (Efesios 1:11). Pero recuerden, esposos, estas palabras también se aplican a nosotros como parte de la esposa de Cristo:

Pro 21:19 RVR60 – Mejor es morar en tierra desierta Que con la mujer rencillosa e iracunda.

Pro 26:21 RVR60 – El carbón para brasas, y la leña para el fuego; Y el hombre rencilloso para encender contienda.

Pro 27:15 RVR60 – Gotera continua en tiempo de lluvia Y la mujer rencillosa, son semejantes;

Pro 21:9 RVR60 – Mejor es vivir en un rincón del terrado Que con mujer rencillosa en casa espaciosa.

Este versículo se repite palabra por palabra solo cuatro capítulos después:

Pro 25:24 RVR60 – Mejor es estar en un rincón del terrado, Que con mujer rencillosa en casa espaciosa.

Sería negligente no reconocer que el Señor sabe que les está pidiendo más a las esposas de lo que ustedes son capaces de dar. Lo mismo ocurre con nosotros, los esposos, como parte de la iglesia, la esposa de Cristo. Entonces Génesis 45: 4-8 y Romanos 7: 17-23 son tan aplicables a ustedes esposas como lo son a todos nosotros los esposos:

Gen 45:4 RVR60 – Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto.
Gen 45:5 RVR60 – Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.
Gen 45:6 RVR60 – Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega.
Gen 45:7 RVR60 – Y Dios me envió delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por medio de gran liberación.
Gen 45:8 RVR60 – Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto.

Pablo nos dice lo mismo desde una perspectiva más personal:

Rom 7:17 RVR60 – De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.
Rom 7:18 RVR60 – Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.
Rom 7:19 RVR60 – Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.
Rom 7:20 RVR60 – Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.
Rom 7:21 RVR60 – Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.
Rom 7:22 RVR60 – Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;
Rom 7:23 RVR60 – pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
Rom 7:24 RVR60 – ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?

Pero hay buenas noticias tanto para los esposos como para las esposas porque:

Rom 7:25 RVR60 – Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Fil 4:13 RVR60 – Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

El matrimonio está diseñado para enseñar a las esposas espirituales y físicas el significado de estos versículos de las Escrituras:

Sal 15:1 RVR60 – Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo?
Sal 15:2 RVR60 – El que anda en integridad y hace justicia, Y habla verdad en su corazón.
Sal 15:3 RVR60 – El que no calumnia con su lengua, Ni hace mal a su prójimo, Ni admite reproche alguno contra su vecino.
Sal 15:4 RVR60 – Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, Pero honra a los que temen a Jehová. El [Ella] que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia;

¿Dijo el versículo 4 “[S] jura por [su] propio daño …”? Sí, lo hace, y por supuesto sabemos que Cristo nos dijo “no juremos en absoluto” (Mateo 5:34).

Pero también dijo:

Mat 5:37 RVR60 – Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

Si en la ceremonia de su boda no dijo nada más que ‘Te amaré y solo a ti, hasta que la muerte nos separe’, entonces “excepto por la fornicación” (Mateo 19: 9), estás obligado por tus propias palabras a vivir por esas palabras “y no cambies”. Sin embargo, la carne de una esposa frustrada le dice naturalmente: “Si alguna vez hubo una persona vil que debería ser condenada a mis ojos, ese sería mi esposo carnal”. De hecho, hay situaciones en las que los hombres son físicamente adúlteros y abusivos físicamente que el divorcio físico está en orden.

Isa 50:1 RVR60 – Así dijo Jehová: ¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié? ¿O quiénes son mis acreedores, a quienes yo os he vendido? He aquí que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre.

Cristo mismo se divorció de Israel y nos da esta advertencia:

Mat 19:9 RVR60 – Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

Pero tenga en cuenta que esta es la “excepción”. Todo el punto que Cristo está haciendo es que Dios quiere que evitemos separarnos. El Señor quiere que sus esposas hagan todo lo que esté a su alcance para mejorar y nutrir su matrimonio tanto como Él espera que un esposo piadoso lo haga. También ustedes, esposas, ‘abandonan [su] primer amor’, y ustedes también deben esforzarse por volver a su ‘primer amor’. No diga: “Me disculparé cuando él se disculpe”. Cuando se trata de humillarnos y arrepentirnos de nuestra terquedad y rebelión y ser obedientes a nuestro Padre celestial, a todos se nos permite ser líderes en la implementación de la virtud de la humildad:

Ap 2:4 RVR60 – Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.
Ap 2:5 RVR60 – Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Las palabras “haz las primeras obras” tienen una aplicación tanto física como espiritual, ya que se relacionan con nuestra discusión sobre la función de la esposa en la relación matrimonial. Toda pareja casada necesita pensar en el momento en que se enamoraron el uno del otro, en el momento en que experimentaron este “primer amor”. “Primer amor” no se refiere a tu primer novio. Se refiere principalmente al amor que tenía por Cristo cuando por primera vez hizo un pacto con Él para ser su Cabeza, y para que usted fuera Su siervo, Su esposa. Someterse a [sus] maridos en “todo” es un tipo físico de esta realidad espiritual. Este no soy yo el que habla. Esas son las mismas palabras del espíritu santo. Recuerde que después de dar a la iglesia de Efeso todas las instrucciones sobre la relación matrimonial y cuál es el lugar apropiado dentro de esa relación del esposo y la esposa, el espíritu santo nos dice cómo opera ese orden. Adaptaré estos versículos para que se ajusten a nuestro enfoque en esta discusión:

Eph 5:28 RVR60 – Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El[la] que ama a su mujer[marido], a sí mismo se ama.
Eph 5:29 RVR60 – Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,
Eph 5:30 RVR60 – porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.
Eph 5:31 RVR60 – Por esto dejará el hombre[la mujer tambien] a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer[marido], y los dos serán una sola carne.
Eph 5:32 RVR60 – Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.

Toda la relación matrimonial “habla acerca de Cristo y de la iglesia”. Si tú, como esposa, no “estarás [sujeta] a tu esposo en todas las cosas”, entonces no menciones el nombre de Cristo y afirmes que eres Suya, porque simplemente estás diciendo “Señor, Señor”, pero no lo eres haciendo las cosas que Él dice. Tu máximo ‘esposo’ te hace esta pregunta:

Luk 6:46 RVR60 – ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

Una esposa rebelde o infiel es lo mismo que un esposo traidor. Recuerde lo que leemos en Malaquías 2:

Mal 2:14 RVR60 – Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.
Mal 2:15 RVR60 – ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.
Mal 2:16 RVR60 – Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.
Mal 2:17 RVR60 – Habéis hecho cansar a Jehová con vuestras palabras. Y decís: ¿En qué le hemos cansado? En que decís: Cualquiera que hace mal agrada a Jehová, y en los tales se complace; o si no, ¿dónde está el Dios de justicia?

No “fatigues al Señor con tus palabras” de desdén y burla contra “el [marido] de tu juventud]”. El Señor aclara que “Él odia el repudiar”. Él está buscando una semilla piadosa que “hizo una”, y cuando esa ‘una semilla’ no es “una [en] mente y … un espíritu y … el mismo juicio”, sus oraciones se verán obstaculizadas y no ser escuchado por el ‘esposo’ espiritual que usted dice estar dispuesto a obedecer.

1Co 1:10 RVR60 – Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.

No hay lugar donde esas palabras sean más aplicables que en el matrimonio. Por el bien de nuestro enfoque de hoy, dirijamos estas palabras a sus esposas:

1Pe 3:7 RVR60 – Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Habiendo dejado ya su primer amor, naturalmente dirá: “Pero si dejo que él me guíe, él nos llevará por un precipicio y terminaremos en la ruina financiera y en la bancarrota”. Cada esposa, naturalmente, sabe mucho mejor que su esposo cómo se deben administrar la familia y el negocio. Ese es el significado mismo de “querrás controlar a tu marido”. Esta acusación contra su propio esposo equivale a nada menos que decirle al Señor que cometió un gran error al colocar a su esposo a la cabeza de la familia, y que si se somete a él, manifiestamente llegará a la ruina financiera.

Cuán similares son esos pensamientos a estas palabras de la esposa de Cristo a Él en las orillas del Mar Rojo después de que Él los había sacado tan poderosamente del cautiverio egipcio:

Exo 14:10 RVR60 – Y cuando Faraón se hubo acercado, los hijos de Israel alzaron sus ojos, y he aquí que los egipcios venían tras ellos; por lo que los hijos de Israel temieron en gran manera, y clamaron a Jehová.
Exo 14:11 RVR60 – Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?
Exo 14:12 RVR60 – ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos servir a los egipcios? Porque mejor nos fuera servir a los egipcios, que morir nosotros en el desierto.

Num 21:5 RVR60 – Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano.

¡Qué rápido perdemos nuestro primer amor! “Contra Dios y contra Moisés” nos revela que cuando ustedes las esposas hablan contra sus maridos, están hablando contra Dios, quien lo hizo su cabeza. Esta es una historia de todos nosotros, pero nuestro enfoque hoy está en las esposas, e Israel tipifica a la esposa de Cristo. Esta historia en Éxodo 14 ocurrió en cuestión de unos pocos días después de que Dios le había dado a Moisés para realizar todas esas plagas milagrosas sobre Egipto. Es muy poco después de presenciar la muerte de todos los primogénitos de Egipto y, sin embargo, aquí está la esposa de Cristo, tipificando a todas las esposas, acusándolo de “llevárselas para morir en el desierto”. Eso es exactamente lo que las esposas le dicen tanto al Señor como a su esposo, quien apenas ayer fue el hombre más dulce, considerado, amoroso y hermoso del mundo.

En un momento estás cegado por el ‘amor’, y al minuto siguiente, las finanzas son mucho más importantes que someterte a tu esposo en todas las cosas, como al Señor.

Seamos claros y reconozcamos que “todas las cosas” no significa que las esposas deban seguir a sus maridos a una vida de inmoralidad, crimen o herejías y negar o ignorar la Palabra de Dios, pero eso rara vez es el problema cuando una pareja está intentando para restaurar su matrimonio. Nuestros matrimonios se destruyen con mayor frecuencia por falta de conocimiento piadoso:

Oseas 4:6 RVR60 – Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

Cuando un esposo espera que una esposa lo ponga antes que Cristo, entonces ella debe seguir las instrucciones de Cristo para todos nosotros en Mateo 18.

Mat 18:15 RVR60 – Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.
Mat 18:16 RVR60 – Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.
Mat 18:17 RVR60 – Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

Estas palabras son las instrucciones originales para buscar asesoramiento cuando sea necesario. Están diseñados para “ganar a tu hermano”, pero están adaptados para ganar y salvar nuestros matrimonios.

En poco tiempo se acaba la luna de miel. Has “dejado tu primer amor”, y este tipo que pensabas que era un hombre tan piadoso, un hombre digno de tu incuestionable dedicación ayer, es de repente la bestia más inepta, más ilógica y más egocéntrica que hayas conocido. Todo lo que quiere hacer es dominarte y espera que seas sumiso y obediente a él incluso cuando te ignora a ti y a tus necesidades. Simplemente no es correcto ni justo. Ahora te encuentras preguntándote por qué alguna vez dijiste que amarías, honrarías y obedecerías a una bestia tan egocéntrica y narcisista para bien o para mal, en la enfermedad y en la salud, hasta que la muerte los separe.

Mire cuánto han cambiado las cosas en tan poco tiempo. Ayer mismo amabas y admirabas a este mismo hombre. Ahora el éxito financiero y la seguridad son más importantes que sus palabras afirmativas: “Sí, quiero”. Aparentemente, lo que realmente quisiste decir cuando dijiste “Sí, acepto” fue “siempre que esté de acuerdo con él sobre cómo gastamos nuestro dinero”. Pero si no puedes ver cómo es remotamente posible escapar de los egipcios y del Mar Rojo, entonces ¿cómo es posible que tu esposo o Dios esperen que sigas ciegamente y te sometas a esta bestia egocéntrica y narcisista? Ahora tienes la opinión de que obviamente eres mejor en los negocios y las finanzas que tu esposo y si realmente te sometes y lo sigues, solo sabes que ambos serán destruidos por el desastre financiero, tan seguramente como Israel parece estar atrapado entre los egipcios y el Mar Rojo.

Espero ayudarles a sus esposas a ser mejores y más dispuestas a seguir a su ‘Moisés’ y dejar que vuelva a ser su cabeza y su líder a pesar de cómo aparezcan las cosas en este momento. Espero hacer esto simplemente demostrándote y recordándote que el Señor te ha preparado deliberadamente para el fracaso en tus propios esfuerzos carnales. Debes reconocer que así como hizo inicuo a tu marido por su día de maldad, también te ha hecho malvado a ti por tu día de maldad, y que no está en ti dirigir tus propios pasos. Todo esto es igualmente cierto para su esposo, de modo que al final el Señor recibirá la gloria por todo lo que haya hecho. Solo él puede hacer que el bien salga del mal, que la luz salga de las tinieblas y que la vida salga de la muerte.

Así que permítame recordarle a cada mujer en esta confraternidad que si afirma que cree en la Palabra de Dios, debe reconocer que estos versículos que cité a los hombres la semana pasada, también están escritos para usted:

Sal 90:3 RVR60 – Vuelves al hombre hasta ser quebrantado, Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.

Pro 16:1 RVR60 – Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de JEHOVÁ es la respuesta de la lengua.

Pro 16:4 RVR60 – Todas las cosas ha hecho JEHOVÁ para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.

Pro 20:24 RVR60 – De JEHOVÁ son los pasos del hombre; ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?

El Señor me hizo un hombre inicuo para mi propio “día de maldad”, y el Señor los convierte en mujeres malvadas para su día de maldad, porque esta es la simple verdad que todos sabemos que es la verdad:

Isa 63:17 RVR60 – ¿Por qué, oh JEHOVÁ, nos has hecho errar de tus caminos, y endureciste nuestro corazón a tu temor? Vuélvete por amor de tus siervos, por las tribus de tu heredad.

Jer 10:23 RVR60 – Conozco, oh JEHOVÁ, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.

Todos reconocemos que todos estos versículos son verdaderos, pero cada vez que sus esposas se niegan a someterse a su esposo o pierden la paciencia con su esposo, les están mostrando a sus familiares y amigos lo hipócrita que son en realidad. Espera el respeto, el honor, el amor y la consideración de su esposo, pero no está mostrando el mismo respeto, honor, amor o consideración hacia su propio esposo. Cuando pierdes la fe en la jefatura de tu esposo, simplemente pierdes la fe en tu Señor, quien todos sabemos que es realmente el que ‘hizo [a tu esposo] errar de Sus caminos’. Usted sabe que su esposo está estropeado en Su mano, usted sabe que es el Señor quien ha convertido a su esposo en destrucción, usted sabe que es el Señor quien le ha dado a su esposo la respuesta de su lengua, usted sabe muy bien que es el Señor, que hizo inicuo a tu marido por su propio día de maldad contra ti. Sabes que fue el Señor quien hizo a tu esposo incapaz de entender sus propios caminos o de dirigir sus propios pasos, y sin embargo actúas como si nada de esto fuera cierto. Oro para que cada esposa que escuche o lea las palabras de esta discusión sobre la función de la mujer en la relación matrimonial simplemente se detenga y piense cómo su hipocresía está blasfemando el nombre de Cristo ante su propia familia y ante sus amigos que están observando cada movimiento que usted hace. hacen y se preguntan por qué se enojan tanto con su padre mientras profesan y les dicen a sus hijos y amigos que en realidad es el Señor mismo quien les envía las pruebas que les está dando por su bien a través de su esposo.

Quiero terminar este estudio mostrándoles cuán deliberado es el Señor al enviarnos nuestras pruebas, y nuevamente, lo hago con la esperanza de recordarles a ustedes, esposas, y a nosotros los hombres, como esposa de Cristo, que cualquier prueba a su esposo no es realmente la obra de su esposo, sino que realmente es el Señor “obrando todas las cosas según el consejo de su voluntad” (Efesios 1:11), para su bien (Rom 8:28).

Nos referimos a esta historia arriba. Así es como el Señor deliberadamente preparó a Israel para cuestionar Su propio liderazgo y Su liderazgo:

Exo 13:20 RVR60 – Y partieron de Sucot y acamparon en Etam, a la entrada del desierto.
Exo 13:21 RVR60 – Y JEHOVÁ iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche.
Exo 13:22 RVR60 – Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.

Israel realmente no estaba siguiendo a Moisés en absoluto. Como se nos dice aquí mismo, Moisés e Israel estaban siguiendo “al Señor [quien] iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos; para ir de día y de noche “.

Ahora observe cómo el Señor deliberadamente lleva a Su esposa a una situación obviamente imposible:

Exo 14:1 RVR60 – Habló Jehová a Moisés, diciendo:
Exo 14:2 RVR60 – Di a los hijos de Israel que den la vuelta y acampen delante de Pi-hahirot, entre Migdol y el mar hacia Baal-zefón; delante de él acamparéis junto al mar.
Exo 14:3 RVR60 – Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado.
Exo 14:4 RVR60 – Y yo endureceré el corazón de Faraón para que los siga; y seré glorificado en Faraón y en todo su ejército, y sabrán los egipcios que yo soy JEHOVÁ. Y ellos lo hicieron así.

El Señor hizo que Su propia esposa pensara que los egipcios la matarían o que se ahogaría en el Mar Rojo. ‘Egipto’ es tu propia carne. Está diseñado para destruirte, y así es como el Señor todavía está usando ‘Egipto’ dentro de nosotros cuando hace que tu esposo haga cosas que prueban tu fe y te muestran cuán poca fe tienes en el Señor mismo o en tu esposo físico. de quien una vez afirmaste que lo amarías, lo honrarías y lo obedecerías hasta que la muerte te separara.

Así que anímese cuando su esposo parezca estar conduciendo a un cañón de mentiras, traición y desastre financiero. Sométete a tu esposo “tanto como haya dentro de ti”, y el Señor honrará tu sumisión y tu fe en Él mismo como tu esposo espiritual y también como tu esposo físico.

Si Dios quiere, con la ayuda de su esposo, comenzarán a recuperar el amor que se tenían ayer. El Señor tiene buenos pensamientos sobre ti y tu esposo “cuando lo buscas [a Él] con todo tu corazón” en Su tiempo:

Jer 29:11 RVR60 – Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.
Jer 29:12 RVR60 – Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;
Jer 29:13 RVR60 – y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.
Jer 29:14 RVR60 – Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar.

Como el Cristo del Señor, se nos da a entender los misterios del reino de Dios. No podemos esperar, por nuestra cuenta, comprender cómo nuestros pecados y la destrucción de nuestro anciano pecador se convierten en el fertilizante que produce uvas tan grandes que se necesitan dos hombres para llevarlas. Eso es tan imposible de entender para el hombre natural como la luz que sale de las tinieblas, el bien que sale del mal o la vida que sale de la muerte. El éxito de nuestros matrimonios y nuestra salvación son ambos milagros de nuestro Señor para que “ninguna carne pueda gloriarse en su presencia”:

1Co 1:27 RVR60 – sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
1Co 1:28 RVR60 – y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,
1Co 1:29 RVR60 – a fin de que nadie se jacte en su presencia.
1Co 1:30 RVR60 – Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;
1Co 1:31 RVR60 – para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

En resumen


Repasemos lo que hemos visto en nuestro manual del fabricante sobre lo que debemos saber y hacer si queremos nutrir y restaurar nuestros matrimonios:

1) Nuestro orgullo personal, tanto para los esposos como para las esposas, es nuestro mayor obstáculo para restaurar y fortalecer nuestro matrimonio.

Sal 10:4 RVR60 – El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

1Ju 2:16 RVR60 – Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

2) Nuestros matrimonios están siendo destruidos “por falta de conocimiento”.

Oseas 4:6 RVR60 – Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

3) Los maridos tienden a ser traidores, mientras que las esposas tienden a estar “en contra de sus maridos”. Los esposos somos traidores porque damos a nuestras esposas nuestra palabra de que son “como el mismo Cristo” para nosotros, pero cuando las circunstancias incluyen la rebeldía, la pereza y nuestros hijos, incluidos los hijos de un matrimonio anterior que ejercen presión sobre nuestro matrimonio actual, todos De repente, estamos demasiado orgullosos para agradecer al Señor por las pruebas que nos está dando o, en el caso de colocar a nuestros hijos por encima de nuestra esposa, incluidos los hijos de un cónyuge anterior, se nos muestra que tememos a nuestros hijos, y lo que puedan pensar de nosotros, más de lo que tememos a Dios y más de lo que honramos nuestra propia afirmación a nuestra esposa de que la amaremos “como Cristo ama a la iglesia”. Debido a esta presión, y porque no sabemos la prioridad apropiada que nuestras esposas deben tener en nuestras familias, “la esposa de nuestro pacto” no es amada en absoluto por nuestros esposos “como Cristo amó a la iglesia”. Dios ha usado a “la esposa de nuestro pacto” para demostrarnos que tenemos poca fe en Su liderazgo, que hemos pervertido las prioridades, y se ha demostrado que la esposa de nuestro pacto es menos importante para nosotros que nuestro propio orgullo personal, y menos importante para nosotros que nuestros hijos. Nuestro orgullo es nuestro peor enemigo en todo este mundo, y nuestros hijos deben ser un segundo distante en una prioridad piadosa “para la esposa de nuestro pacto”.

Efesios 5:25 RVR60 – Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

No se nos dice que somos “hechos uno” con nuestros hijos. Se nos dice que somos “hechos uno” con nuestras esposas.

Mal 2:14 RVR60 – Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.
Mal 2:15 RVR60 – ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.
Mal 2:16 RVR60 – Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

4) Los esposos no podemos cambiar a nuestras esposas a quienes el Señor está usando para cambiarnos. Los esposos sabemos que es Dios quien hace que nuestras esposas hagan lo que hacen, y sabemos que es Él quien nos está probando con las payasadas que les da a nuestras esposas con ese mismo propósito. Lo mismo es cierto para sus esposas.

Isa 63:17 RVR60 – ¿Por qué, oh Jehová, nos has hecho [esposas y maridos] errar de tus caminos, y endureciste nuestro corazón a tu temor? Vuélvete por amor de tus siervos, por las tribus de tu heredad.

5) Los esposos sabemos que las pruebas que nos dan nuestras esposas realmente nos las da Dios para mostrarnos que, como Job, nos vemos más justos que nuestras esposas, y para demostrar que culpamos a nuestras esposas por sus problemas cuando sepan que no son más que una herramienta de nuestro Señor. Cuando hacemos eso, no estamos reprendiendo a nuestras esposas. Realmente estamos “reprendiendo … conteniendo … y condenando” a Dios mismo (Job 40: 1-8).

6) Los esposos ahora sabemos que cuando nuestras acciones demuestran que pensamos que podemos hacer que nuestras esposas se nos sometan, no estamos ‘viviendo con ellas según el conocimiento’, y estamos blasfemando el nombre de Dios entre los paganos al proclamar a Dios como soberano y al mismo tiempo condenándolo por darnos una prueba como lo son nuestras esposas para nosotros. Esposas, lo mismo ocurre con las pruebas que Dios les da a través de sus maridos, quienes tampoco son más que una herramienta en la mano del Señor.

Rom 2:24 RVR60 – Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros.
Rom 2:25 RVR60 – Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley [de Cristo]; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión.

Tit 2:3 RVR60 – Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien;
Tit 2:4 RVR60 – que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,
Tit 2:5 RVR60 – a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

7) Los maridos de nosotros mismos no podemos cambiarnos a nosotros mismos más de lo que podemos cambiar a nuestro cónyuge. Lo mismo es cierto para sus esposas. Pero hay una solución, y debemos humillarnos y clamar por ayuda y misericordia para Eso, la única solución:

Rom 7:23 RVR60 – pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
Rom 7:24 RVR60 – ¡Miserable de mí[marido]! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?
Rom 7:25 RVR60 – Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Fil 4:12 RVR60 – Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
Fil 4:13 RVR60 – Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

8) Y finalmente, el mejor consejo que se nos puede dar para acabar con esta serie de amonestaciones es que hemos aprendido en estos estudios que la perfección nos llega “de a poco y de a poco … [y sólo después]” de mucho tiempo “:

Exo 23:30 RVR60 – Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.

Deu 7:22 RVR60 – Y Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se aumenten contra ti.

Mat 25:19 RVR60 – Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

Lucas 20:9 RVR60 – Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo.

Sabemos que cualquier prueba toma tiempo para soportarla, y cada prueba es solo una ‘prueba’ porque requiere que esperemos en el Señor. Es con tal paciencia que debemos perfeccionarnos:

Stgo 1:2 RVR60 – Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
Stgo 1:3 RVR60 – sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
Stgo 1:4 RVR60 – Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.
Stgo 1:5 RVR60 – Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

[La siguiente y última parte de esta serie sobre el matrimonio se puede encontrar aquí.



Categorías:Estudios

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: