Matrimonio, Parte 4 – Donde esté tu tesoro, también estará tu corazón

Cerramos nuestro último estudio con una revisión de lo que hemos aprendido que son escollos para la salud de nuestros matrimonios. Hoy, si el Señor quiere, terminaremos esta serie sobre el matrimonio con la amonestación de las Escrituras que corregirá y eliminará todos los obstáculos para una relación matrimonial saludable, feliz y en crecimiento. Esa advertencia es darle el mayor valor a cualquier persona en la tierra sobre nuestro cónyuge. Si se nos permite valorar a nuestras esposas y esposos por encima de todos los demás en esta era, entonces tendremos el orden divino en nuestros cielos y en nuestra tierra. Tener ese orden piadoso en nuestros corazones y mentes reflejará nuestro amor por Dios, quien nos dice que abandonemos a todos los demás para complacer a nuestro Señor, el esposo espiritual de todos nosotros, tanto esposos como esposas. Cuando colocamos a nuestro cónyuge por encima de todos los demás en esta tierra, le estamos demostrando al mundo que estamos poniendo a Cristo en primer lugar en nuestras vidas:

Efesios 5:25 RVR60 – Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

Cristo amaba a su esposa como se amaba a sí mismo. Al hacerlo, nos demuestra cómo debemos amar a nuestro propio cónyuge:

Ef 5:28 RVR60 – Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.
Ef 5:29 RVR60 – Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,

Antes de ver cómo debemos valorar a nuestro cónyuge, repasemos brevemente lo que las Escrituras revelan que son las trampas en las que todos caemos y que impiden una relación matrimonial feliz, saludable y en crecimiento.

1) Nuestro propio orgullo personal es nuestro mayor obstáculo para restaurar y fortalecer nuestro matrimonio. Estos son solo algunos de los frutos malignos del orgullo que destruyen muchos matrimonios:

Sal 10:4 RVR60 – El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

Pro 11:2 RVR60 – Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; Mas con los humildes está la sabiduría.

Pro 13:10 RVR60 – Ciertamente la soberbia concebirá contienda; Mas con los avisados está la sabiduría.

Pro 14:3 RVR60 – En la boca del necio está la vara de la soberbia; Mas los labios de los sabios los guardarán.

Pro 16:18 RVR60 – Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.

Pro 29:23 RVR60 – La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra.

Las disputas en los matrimonios vienen “sólo por orgullo”.

2) Nuestros matrimonios están siendo destruidos “por falta de conocimiento”.

Oseas 4:6 RVR60 – Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

El Señor nos está dando el conocimiento de cómo restaurar nuestro matrimonio y, al hacerlo, cómo restaurar nuestra relación con Él. No permita que el orgullo le impida ser restaurado a su esposo físico y espiritual.

3) Los maridos carnales tienden a ser traicioneros, mientras que las esposas carnales tienden a estar “en contra de sus maridos”. Dios ha usado a “la esposa de nuestro pacto” para demostrarnos que tenemos poca fe en su liderazgo, que hemos pervertido las prioridades, y se ha demostrado que la esposa de nuestro pacto es menos importante para nosotros que nuestro propio orgullo personal y menos importante para nosotros que nuestros hijos. Nuestro orgullo es nuestro peor enemigo en todo este mundo, y nuestros hijos deben ser un segundo distante en una prioridad piadosa “para la esposa de nuestro pacto”.

Gen 3:16 NET A la mujer dijo: Aumentaré mucho tus dolores de parto; con dolor darás a luz hijos. Querrás controlar a tu marido, pero él te dominará a ti.

Mal 2:14 RVR60 – Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.

Ef 5:25 RVR60 – Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

4) Los esposos no podemos cambiar a nuestras esposas a quienes el Señor está usando para cambiarnos. Sabemos que es Dios quien hace que nuestras esposas hagan lo que hacen, y sabemos que es Él quien nos está probando con las payasadas que les da a nuestras esposas con ese mismo propósito. Lo mismo ocurre con las esposas.

Isa 63:17 RVR60 – ¿Por qué, oh Jehová, nos has hecho [incluyendo esposas y maridos] errar de tus caminos, y endureciste nuestro corazón a tu temor? Vuélvete por amor de tus siervos, por las tribus de tu heredad.

5) Sabiendo que es el Señor quien hace que nuestro cónyuge se desvíe de Sus caminos, todavía culpamos a nuestro cónyuge por sus problemas cuando sabemos que no son más que una herramienta de nuestro Señor. Cuando hacemos eso, no estamos reprendiendo a nuestras esposas. Realmente estamos “reprendiendo … conteniendo … y condenando” a Dios mismo, y lo hacemos en presencia de nuestras familias, amigos y de este mundo (Job 40: 1-8).

6) Ahora sabemos que cuando nuestras acciones demuestran que pensamos que podemos hacer que nuestras esposas se sometan a nosotros, no estamos ‘viviendo con ellas según el conocimiento’, y estamos blasfemando el nombre de Dios entre los paganos al proclamar a Dios como soberano, mientras que al mismo tiempo lo condena por darnos una prueba como la que nuestras esposas son para nosotros. Esposas, lo mismo ocurre con las pruebas que Dios les da a través de sus maridos, quienes tampoco son más que una herramienta en la mano del Señor.

Rom 10:2 RVR60 – Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia.

1Pe 3:7 RVR60 – Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Rom 2:24 RVR60 – Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros.
Rom 2:25 RVR60 – Pues en verdad la circuncisión aprovecha, si guardas la ley; pero si eres transgresor de la ley, tu circuncisión viene a ser incircuncisión.

Tit 2:3 RVR60 – Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien;
Tit 2:4 RVR60 – que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,
Tit 2:5 RVR60 – a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

7) Sabemos que nosotros mismos no podemos cambiarnos a nosotros mismos más de lo que podemos cambiar a nuestro cónyuge. Pero hay una solución, y debemos humillarnos y clamar por ayuda y misericordia para eso, la única solución:

Rom 7:23 RVR60 – pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros.
Rom 7:24 RVR60 – ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?
Rom 7:25 RVR60 – Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que, yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

Fil 4:12 RVR60 – Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.
Fil 4:13 RVR60 – Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

8) Y finalmente, hemos aprendido en estos estudios que la perfección nos llega “poco a poco … [y sólo después] de mucho tiempo”:

Exo 23:30 RVR60 – Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.

Deu 7:22 RVR60 – Y Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco; no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se aumenten contra ti.

Mat 25:19 RVR60 – Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

Luk 20:9 RVR60 – Comenzó luego a decir al pueblo esta parábola: Un hombre plantó una viña, la arrendó a labradores, y se ausentó por mucho tiempo.

Todos sabemos que cualquier prueba toma tiempo para soportarla, y cada prueba es solo una ‘prueba’ porque requiere que esperemos en el Señor. Es a través de esa paciencia que debemos llegar a la perfección que todos buscamos y a la que nuestros matrimonios sirven para llevarnos:

Psa 37:9 RVR60 – Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Isa 8:17 RVR60 – Esperaré, pues, a Jehová, el cual escondió su rostro de la casa de Jacob, y en él confiaré.

Isa 40:31 RVR60 – pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

El Señor “nos hace errar de Sus caminos” para que Él pueda “esconder Su rostro de [nosotros]”, luego Él puede probar nuestra fe y enseñarnos la paciencia:

Sant 1:2 RVR60 – Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
Sant 1:3 RVR60 – sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
Sant 1:4 RVR60 – Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.
Sant 1:5 RVR60 – Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Estos son algunos de los principios que se nos hace violar y, al hacerlo, estamos trabajando en contra de un matrimonio saludable, feliz y bendecido. Sin embargo, se nos dice que si pedimos la sabiduría que necesitamos para lidiar con estos escollos que ‘Dios da sabiduría a todos los hombres generosamente, y sin reproche; y le será dado.

Hoy le hemos pedido sabiduría al Señor, y Él nos ha dado un principio que, si se aplica en nuestros matrimonios, evitará que algo destruya nuestros matrimonios y reparará los efectos de todos estos escollos y restaurará la felicidad de nuestros matrimonios.

Les dije la semana pasada que la Palabra de Dios se compara en las Escrituras con el dinero. Muchos sociólogos y consejeros matrimoniales le dirán que una de las fuentes más comunes de estrés en un matrimonio proviene de los desacuerdos sobre cómo las parejas manejan su dinero. Nuestro esposo espiritual nos dice cómo nos recompensa cuando manejamos sus recursos fielmente, pero también nos dice cómo trata con nosotros cuando tratamos con sus recursos tontamente. La parábola de los talentos es donde las palabras del Señor, Sus doctrinas, se comparan con el dinero. Esta parábola en realidad nos dice que el Señor se ha invertido en nosotros. También revela cómo primero manejamos mal los recursos que el Señor ha invertido en nosotros.

Recordando el hecho de que cada uno de nosotros “vivimos de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4: 4), tengamos cuidado de no descartar las palabras sobre el siervo malo y perezoso de esta parábola en ‘esa persona allá ‘, porque la verdad es que todos fuimos hechos primero para ser el siervo malvado y perezoso antes de convertirnos en el siervo que convierte sus cinco talentos en diez.

Piense en lo que ha invertido en su propio matrimonio al leer la parábola de los talentos:

Mat 25:14 RVR60 – Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
Mat 25:15 RVR60 – A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.
Mat 25:16 RVR60 – Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.
Mat 25:17 RVR60 – Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.
Mat 25:18 RVR60 – Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
Mat 25:19 RVR60 – Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.
Mat 25:20 RVR60 – Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.
Mat 25:21 RVR60 – Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Mat 25:22 RVR60 – Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.
Mat 25:23 RVR60 – Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Mat 25:24 RVR60 – Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;
Mat 25:25 RVR60 – por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
Mat 25:26 RVR60 – Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
Mat 25:27 RVR60 – Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
Mat 25:28 RVR60 – Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
Mat 25:29 RVR60 – Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
Mat 25:30 RVR60 – Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

El dinero del Señor, “Mi dinero”, lo llama, son Sus Palabras, Sus doctrinas. Nuestro Señor es la Palabra (Juan 1: 1). Por tanto, sus palabras son quien es. “Son espíritu y son vida” (Jn. 6:63).

Recordemos todos que somos nosotros los que debemos “vivir de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4: 4). No debemos pensar en nosotros mismos simplemente como el siervo que recibió cinco talentos y que aumentó sus cinco en diez talentos. Todos sabemos que todos somos primero el siervo malo y perezoso que acusa a su Señor de segar donde no sembró. Luego nos convertimos en el hombre al que se le dieron dos talentos, y finalmente nos convertimos en el hombre al que se le dieron cinco talentos.

Note que cuando acusamos a nuestro Señor, nuestro cónyuge, de no invertir nada en nosotros, el Señor nos responderá “conforme a los ídolos de nuestro corazón”:

Eze 14:1 RVR60 – Vinieron a mí algunos de los ancianos de Israel, y se sentaron delante de mí.
Eze 14:2 RVR60 – Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo:
Eze 14:3 RVR60 – Hijo de hombre, estos hombres han puesto sus ídolos en su corazón, y han establecido el tropiezo de su maldad delante de su rostro. ¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?
Eze 14:4 RVR60 – Háblales, por tanto, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: Cualquier hombre de la casa de Israel que hubiere puesto sus ídolos en su corazón, y establecido el tropiezo de su maldad delante de su rostro, y viniere al profeta, yo Jehová responderé al que viniere conforme a la multitud de sus ídolos,

Eso es exactamente lo que el Señor le hace a este “siervo malo y negligente”. El Señor no se molestó en señalar a este ingrato que acababa de devolver el talento que había invertido en ese siervo. En cambio, respondió a este hombre engañado “según la multitud de los ídolos de su corazón”, y eso es lo que hace con nosotros cuando lo acusamos de darnos una esposa inútil o dañina. Es algo terrible “contender, reprender y condenar” a nuestro propio Creador (Job 40: 1-8).

¡Qué valor tenemos para devolverle al Señor el talento que ha invertido en nosotros mientras lo acusamos de “segar donde [Él] no sembró”! Eso es exactamente lo que estamos haciendo cuando rechazamos a nuestro cónyuge que Él nos dio. En efecto, lo acusamos de segar donde no sembró. Nos ha dado la esposa exacta que necesitamos, y por eso es mejor que estemos muy agradecidos.

Por el bien de nuestra discusión de hoy, quiero que todos apliquemos el principio de inversión de esta parábola de los talentos a nuestros matrimonios, físicos y espirituales, y preguntémonos si estamos invirtiendo en nuestro cónyuge o estamos más comprometidos en nuestro matrimonio. amigos, nuestros hijos u otros miembros de la familia? ¿Dónde está nuestro “tesoro”, porque ahí es donde realmente está nuestro corazón? ¿Está nuestro amor realmente invertido en el cónyuge de nuestro convenio, o nuestras acciones sugieren que amamos más a los demás o nuestro trabajo? ¿Hemos invertido nuestra confianza en nuestro cónyuge o sentimos que no podemos confiar en él o ella? ¿Dónde pasamos nuestro precioso tiempo? ¿Es con nuestro cónyuge o es con otra persona? ¿Quién es la persona más valiosa de este mundo para ti?

Aquí está el versículo del que he tomado el título de nuestra discusión de hoy. Este versículo es una declaración muy reveladora que aparece dos veces, palabra por palabra, en los evangelios de Mateo y Lucas. El solo hecho de conocer y reconocer la Verdad de esta declaración nos ayudará a examinarnos a nosotros mismos y a ver y saber quién es realmente la persona más valiosa en este mundo para nosotros:

Mat 6:21 RVR60 – Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Luc 12:34 RVR60 – Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Nuestros corazones están donde está nuestro tesoro. ¿A quién atesoras? ¿Dónde están tus pensamientos durante el día? ¿Con quién estás invirtiendo tu tiempo y tu vida? El contexto de Mateo 6:21 es “el reino de Dios”, pero todos sabemos que “el reino de Dios está dentro [de nosotros]” en virtud de tener “a Cristo en [nosotros], la esperanza de gloria” (Mateo 6: 33; Lucas 17: 20-21; Colosenses 1:27). Por tanto, el sujeto es realmente Cristo, que es nuestro esposo espiritual. Cristo es nuestro “tesoro”. Él es nuestra “perla de gran precio” por quien vendemos todo lo que poseemos para adquirirlo:

Mat 13:45 RVR60 – También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas,
Mat 13:46 RVR60 – que habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

El Padre de Cristo, quien es también Su Cabeza, Su Esposo, lo envió a este mundo para asegurar este “reino de los cielos … dentro de [nosotros]” (Jn. 3:17). Con ese fin, Cristo, en los siguientes versículos de Mateo 6, nos dice cuán importante es que Él sea el número uno en nuestras vidas:

Mat 6:22 RVR60 – La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz;
Mat 6:23 RVR60 – pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?
Mat 6:24 RVR60 – Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Si nuestro ojo es único, todo el cuerpo estará lleno de luz, pero si no es ‘único’, se equipara con ser “malvado”. Si hay algún lugar en el que se aplique este principio de “determinación única”, es dentro de una relación matrimonial. Nuestro cónyuge debe ser nuestra preocupación más importante en este ámbito físico porque debemos tener un solo maestro, un esposo, a quien debemos amar y confiar como Cristo ama a la iglesia:

Ef 5:25 RVR60 – Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

Ef 5:32 RVR60 – Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
Ef 5:33 RVR60 – Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

Debemos amar a nuestro cónyuge “como también Cristo amó a la iglesia”. Entonces, ¿cuándo amó Cristo a la iglesia? ¿Dónde estábamos cuando “se dio a sí mismo” por [nosotros]? ¿Nos amó porque nosotros lo amamos primero? ¿Nos ama Cristo porque somos una buena esposa? No, todo lo contrario:

Ef 2:1 RVR60 – Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,
Ef 2:2 RVR60 – en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,
Ef 2:3 RVR60 – entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.
Ef 2:4 RVR60 – Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
Ef 2:5 RVR60 – aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

¡Ahí está! Eso es “así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella … incluso mientras estábamos muertos en pecados”. ¡Así es como debemos amar a nuestro cónyuge!

Por nuestro propio bien, Cristo continúa amonestándonos:

Mat 6:26 RVR60 – Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
Mat 6:27 RVR60 – ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?
Mat 6:28 RVR60 – Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;
Mat 6:29 RVR60 – pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.
Mat 6:30 RVR60 – Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
Mat 6:31 RVR60 – No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
Mat 6:32 RVR60 – Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
Mat 6:33 RVR60 – Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Mat 6:34 RVR60 – Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Cristo no está diciendo que no debemos pensar en comida, ropa y refugio. Lo contrario es cierto, porque Él nos promete:

Mat 6:30 RVR60 – Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

El mensaje de nuestro Señor para nosotros en todo esto es que si tenemos nuestra casa espiritual en Su orden, Él proveerá para nuestras necesidades, tanto físicas como espirituales. Recuerde que nos dicen:

Ef 5:25 RVR60 – Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
Ef 5:28 RVR60 – Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.

Aquellos que conocen la voz del Verdadero Pastor sabrán que “El que ama a su esposa se ama a sí mismo” en realidad significa ‘El que ama a su esposa ama a Cristo’, porque eso es exactamente lo que nos dicen los siguientes versículos:

Ef 5:25 RVR60 – Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,
Ef 5:29 RVR60 – Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,
Ef 5:30 RVR60 – porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos.
Ef 5:31 RVR60 – Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.
Ef 5:32 RVR60 – Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.

Lo que nos acaban de decir es que cuando rechazamos a la esposa de nuestro pacto o al esposo de nuestro pacto, estamos rechazando a Cristo. En otras palabras, si nuestro cónyuge no es la persona física más importante en nuestras vidas, entonces estamos demostrando que Cristo no es la persona más importante en nuestras vidas.

Todos necesitamos afecto, y Cristo es muy afectuoso con nosotros y nos atiende cada una de nuestras necesidades todos los días. Sea cariñoso con su cónyuge. Nunca salgas de casa sin un beso cariñoso, y cuando vuelvas a casa repite ese proceso. Si lo hace, descubrirá que desea volver a casa y estar juntos. Es un hecho científico demostrable que los abrazos afectivos reducen la presión arterial y no hay efectos secundarios negativos.

Cristo dice todo esto en estas pocas palabras:

Luc 14:25 RVR60 – Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo:
Luc 14:26 RVR60 – Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Aquí está la versión de Mateo de esas palabras:

Mat 10:37 RVR60 – El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;

Basándonos en lo que hemos aprendido sobre el significado real del matrimonio, reemplacemos la palabra “yo”, que significa Cristo como nuestro esposo espiritual, con las palabras “su cónyuge” y veamos lo que estas palabras pueden decirnos sobre cómo debemos ordenar nuestro hogar:

Mat 10:37 RVR60 – El que ama a padre o madre más que [a su esposa], no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que [a su esposa], no es digno de mí;

Lo único que se interpondrá entre nosotros y nuestro cónyuge físico es Cristo. Pero lo que este versículo nos dice es que si alguna persona o cosa física se interpone entre nosotros y nuestro cónyuge, de quien se nos dice: “Hablo de Cristo y de la iglesia”, entonces “no podemos ser discípulos [de Cristo]”.

Cristo es nuestros “talentos”. Él es nuestro “dinero”, nuestro “tesoro”, y como tal, Él es aquel cuyo “dinero”, Sus palabras y doctrinas, nos dicen que el valor que le damos a nuestro cónyuge es un reflejo directo del valor que le damos a nuestro cónyuge. Señor y su reino.

Si estamos equipados con Su mente, entonces tendremos Su orden en nuestro hogar y nada se interpondrá entre Él y nosotros. Tener Su mente significa que valoramos y atesoramos las cosas que Él valora y atesora, y eso asegura que nuestro cónyuge es nuestra posesión más preciada en este mundo, y que nada se interpondrá entre nosotros y la esposa o el esposo de nuestro convenio.

Efesios 5 ha dejado perfectamente claro que el matrimonio es realmente un tipo de Cristo y la iglesia:

Eph 5:29 RVR60 – Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,
Eph 5:30 RVR60 – porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos [Como la mujer era del hombre (1 Corintios 11:12)].
Eph 5:31 RVR60 – Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.
Eph 5:32 RVR60 – Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
Eph 5:33 RVR60 – Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.

Fue con este conocimiento y fe en la Palabra de Dios que Pablo pudo hacer esta declaración:

Rom 8:35 RVR60 – ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
Rom 8:36 RVR60 – Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.
Rom 8:37 RVR60 – Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Rom 8:38 RVR60 – Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
Rom 8:39 RVR60 – ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Ese es nuestro estudio de hoy, y el estudio final de la serie de matrimonios. Es mi oración que todos valoremos a nuestro cónyuge espiritual y físico como Cristo valora a Su novia, y que nos demos por nuestro cónyuge como Cristo se da a Sí mismo por Su cónyuge, la iglesia.

Mike Vinson



Categorías:Estudios

Etiquetas:, , , , , , , , ,

2 respuestas

  1. Keep up the good work, John! YbitC, Mike

    Me gusta

Trackbacks

  1. Matrimonio, Parte 3 – Esposas, preséntense a sus propios maridos, como ante el Señor | Carros de Fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: