Cómo dividir correctamente la Palabra de Dios

Dividiendo correctamente la palabra usando un principio que solo los apóstoles entendieron

por Mike Vinson

La Biblia es sin duda el libro más conocido en la historia de este mundo. Es el libro más venerado en la tierra. Durante décadas ha superado constantemente a todos los demás libros del mundo. Las ventas de la Biblia superan los 100 millones cada año. Siempre encabeza la lista de superventas.

Si bien es sin duda el libro más citado y más popular del mundo, es al mismo tiempo, paradójicamente, el libro menos leído y, aún menos, comprendido de todos los tiempos.
¿Cómo puede un libro que es tan universalmente reconocido como la Palabra de Dios, o al menos la mayor obra literaria que existe, ser tan completamente incomprendido o ignorado?

Dios nos da Su respuesta a esta paradoja. Dentro de esta respuesta se nos da una clave para desbloquear las Escrituras. Note esta afirmación directamente de la mente de Dios a través de la pluma del apóstol Pablo: “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (1 Cor 2:14 RVR). Nota esto: “las cosas del Espíritu de Dios” se disciernen espiritualmente. Son “locura” para la mente natural. La mente natural puede querer recibirlos, pero “tampoco puede conocerlos porque son discernidos espiritualmente”.

Por lo tanto, ninguna cantidad de escritura, explicación o educación puede dar la capacidad de recibir “las cosas del Espíritu de Dios” porque son discernidas espiritualmente.
La educación religiosa formal no es el don del Espíritu de Dios. Tome nota de lo que los líderes educados de la iglesia dijeron de Cristo: “¿Cómo sabe éste hombre las letras, sin haber aprendido nunca?”

Juan 7:15 RVR “Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?

Cristo no era analfabeto, y los fariseos reconocieron este hecho. Pero no podían entender de dónde provenía su “conocimiento de las letras” “nunca aprendío” dentro de su sistema educativo. Cristo no fue como el fariseo erudito, el apóstol Pablo, criado a los pies de Gamaliel. Sin embargo, a la edad de doce años, hacía preguntas a los maestros en el templo de Jerusalén. Y todos los que lo escucharon quedaron asombrados por su comprensión y respuestas.

Lucas 2:46-47 RVR “Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas..

Entonces, ¿cómo llegó Él por este conocimiento? Se nos da la respuesta en una respuesta de Cristo a una declaración hecha por Pedro.

Mat 16:16-17 RVR Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

Aparentemente, ninguna cantidad de educación ofrece a uno “discernimiento espiritual,” solo aquellos a quienes “el Padre lo revela”. Es solo a esas personas a quienes se dirige esta discusión: para aquellos que saben a través de “Cristo en ellos” (Gálatas 2:20) que la Biblia en el original hebreo y griego es la Palabra de Dios revelada al hombre.

Bueno, el apóstol Pablo hizo una declaración a un hombre así que ha dado lugar a mucha discusión y disputa con los años. Timoteo era un joven en quien el apóstol Pablo pensó tanto que lo llamó su hijo amado (2 Ti 1: 2). Como tal, exhortó a Timothy a estudiar.
2 Timoteo 2:15 RVA “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza bien la palabra de verdad.”

Si miramos más de cerca el significado original de esta frase “traza bien”, en realidad se traduce de “dividir correctamente”. Entonces, ¿Podría haber una conexión entre esta “división correcta” y la “discernimiento espiritual” de 1 Corintios 2:14? Seguramente la respuesta a esta pregunta y la comprensión divina de estas dos escrituras se demuestra para nosotros en las escrituras mismas; en los ejemplos que nos dieron Cristo y sus apóstoles.

1 Corintios 2:14 RVR “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.”

¿Alguien puede negar que la comprensión que Cristo tenía de las Escrituras debería ser nuestra comprensión? ¿El apóstol Pablo “dividirá correctamente” las Escrituras de una manera y esperará que nosotros “dividamos correctamente” de otra manera? ¡Seguramente no!

Así que ahora permítanos sin ningún “ídolos de nuestros corazones” (Eze 14: 3-4) examinar cómo Cristo, los escritores de los evangelios y el apóstol Pablo “dividieron correctamente la palabra de verdad”. Busquemos con una mente abierta los ejemplos que nos dieron de discernir “las cosas del Espíritu de Dios”.

El mejor tratamiento que se le haya dado a este tema, según el conocimiento de este escritor, se encuentra en las páginas de un libro de 150 años de Andrew Jukes. El nombre del libro es El Misterio del Reino. El Sr. Jukes toma nota de que a Cristo se le llama “la Palabra de Dios” (Juan 1: 1). Como tal, cualquier cosa que se aplique a Cristo en la carne, también se aplicará a la Palabra escrita. Contrariamente al concepto moderno de que Cristo tiene un halo alrededor de su cabeza, nada podría estar más lejos de la verdad. La verdad es que Cristo tenía una apariencia tan común que pudo, y se perdió, en una multitud de judíos de su tiempo.

Lucas 4:28 RVR “Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira;
Lucas 4:29 RVR  “y levantándose, le echaron fuera de la ciudad, y le llevaron hasta la cumbre del monte sobre el cual estaba edificada la ciudad de ellos, para despeñarle.”
Lucas 4:30 RVR “Mas él pasó por en medio de ellos, y se fue.”

Al ver a Cristo solo en la carne, nadie hubiera sabido que Él era el hijo de Dios. Como hemos relatado, esto solo fue revelado a unos pocos en ese momento, no por carne y hueso, sino por “mi Padre que está en los cielos” (Mateo 16:17). Cristo era en todos los sentidos visibles tan común como cualquier humano que haya vivido.

Pero hubo mucho más en este Jesús, el “hijo de José” (Juan 6:42), que lo que vieron los ojos. Al ver a Cristo casualmente, uno nunca podría haber discernido el amor ilimitado dentro de Él. Uno nunca podría simplemente reunirse y darle la mano a Él, habiendo sido consciente de la unidad completa y total que estaba con la Palabra escrita. Nadie sin una revelación de Dios hubiera sabido siquiera que este hombre era el Hijo de Dios concebido y engendrado de manera sobrenatural.

No, exteriormente, era el disfraz perfecto para el creador del universo.

Joh 1:10 RVR  “En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.”
Joh 1:11 RVR  “A lo suyo vino, y los suyos (los judíos) no le recibieron.”

Cualquiera que no “necesito” a Cristo ciertamente no reconoció quién era. Cualquiera que vino a Cristo midiéndolo contra su idea preconcebida de que el Cristo tenía que ser un hombre físicamente poderoso con la capacidad de deshacerse del dominio romano, seguramente se sintió decepcionado.

Para los justos del día, fue una gran decepción, recogiendo maíz en sábado, sanando en sábado y luego diciéndole a un hombre que levantara su cama y la cargara en sábado. Para ellos, Cristo era una puerta cerrada, manteniendo a Dios fuera de la vista.

Ahora bien, si todo esto es verdadero de Cristo, la Palabra en la “carne” (Juan 1: 1), entonces lo mismo debe ser cierto para la Palabra escrita. ¿Es verdad de la palabra escrita? ¿Hay realmente más de lo que parece? ¿Podría ser que así como la Palabra en la carne estaba oculta a la intemperie, también la Palabra escrita está allí para que cualquiera la vea, pero ninguno excepto aquellos “a quienes se les da” (Mateo 13:11) ¿Míralo? ¿Podría ser tan complejo para la persona promedio que simplemente leer las palabras, considerar el contexto y creer que lo escrito no fue suficiente para comprender el significado más profundo de lo que se ha dicho?

Seguramente se revela algún principio para “dividir correctamente la Palabra” al observar la forma en que los escritores del Nuevo entendieron la Palabra del Antiguo Testamento. No pueden decirnos que “convidemos correctamente la palabra” simplemente considerando el contexto y las palabras escritas, mientras que ellos mismos aparentemente ignoran el contexto y asignan un significado diferente a las palabras que no sean su significado primario original. ¿Realmente hacen eso?

¿Los escritores del Nuevo Testamento citan el Antiguo Testamento fuera de contexto? Permítanos con una mente abierta y orante comprobar y ver. Considere el contexto de la primera escritura del Antiguo Testamento citada en el Nuevo Testamento. María, la madre de Jesús, está embarazada y el matrimonio aún no se ha consumado. La situación exige una explicación, entonces María le dice a José la verdad. ¿Cuál es la verdad? Según las Escrituras, “tu palabra es verdad” (Jn 17:17). ¿Es la verdad fácil de aceptar para José (o para cualquiera)? ¡No! Ni Joseph ni tú ni yo hubiéramos creído a Mary. El contexto exige que no le creamos. Solo el hombre más crédulo y cegado por el amor habría comprado una historia tan fantástica. Sin embargo, era la verdad. Al igual que con Pedro (Mat. 16:17), así como con José, así contigo y así conmigo, se requiere una revelación sobrenatural para convencer a una verdad.

Mat 1:20 RVR “Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.”
Mat 1:21 RVR “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”

Llegamos ahora a la primera escritura del Antiguo Testamento citada en el Nuevo Testamento.

Mateo 1:22 RVR “Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:”
Mat 1:23 RVR “He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.”

¿Fue esta escritura realmente escrita acerca de Cristo como dice Mateo que fue? ¿Es ese el contexto en el que lo encontramos?

Veamos el contexto. El método de hoy de interpretación de las Escrituras enseña que el examen del contexto es la regla principal para entender la Palabra de Dios. Este versículo (Mateo 1:23) se cita de Isa 7:14.

Isaías 7:14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.

Ciertamente no sigue las reglas comúnmente aceptadas de hoy para la interpretación de las escrituras. El contexto muestra que esta declaración está dirigida al rey Acaz, el rey de Judá.

Para el ojo natural que no discierne, no hay nada aquí para conectar esto con el nacimiento de Cristo. Acaz estaba preocupado por la conspiración del reino del norte de Israel bajo el rey Pekah con Rezin el rey de Siria contra Acaz. ¿Qué posible signo sería el nacimiento del Mesías unos 480 años después para Acaz? La necesidad (el contexto) fue una preocupación urgente inmediata.

Sin embargo, Mateo, sin explicación ni disculpa, aplica este versículo al nacimiento virginal de Cristo. El segundo capítulo de Mateo también contiene profecías que parecen estar completamente fuera de contexto. Cuenta de los sabios que vinieron del este a Jerusalén en busca del “rey de los judíos” (Mateo 2: 2). Después de consultar a los principales sacerdotes y escribas, Herodes les dice a los sabios que los profetas dicen que el mesías debe nacer en Belén.

Mateo 2:8 RVR “y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.”

Los sabios encuentran a Cristo, lo adoran, lo presentan con regalos “y al ser advertidos de Dios en un sueño de que no deberían regresar a Herodes, se fueron a su propio país de otra manera” (Mateo 2:12).  Después de que los sabios se van, un ángel del Señor se le aparece a José en un sueño:

Mat 2:13 RVA “Después que ellos partieron, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños a José diciendo: ‘Levántate; toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te diga, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.’”

Ahora llegamos a nuestra próxima profecía fuera de contexto:

Mat 2:14 RVA “Entonces José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.”

Mat 2:15 RVA “Y estuvo allí hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que habló el Señor por medio del profeta, diciendo: De Egipto llamé a mi hijo.”

De Egipto llamé a mi hijo ”(vs 15).  Esta fue una cita de Hos 11:1 que dice:

Oseas 11:1 RVA “Cuando Israel era muchacho, yo lo amé; y de Egipto llamé a mi hijo.”

En contexto, Oseas simplemente está diciendo que cuando Israel fue llamado a salir de Egipto, estaban en el proceso de apartarse de Dios:

Oseas 11:2 RVA “Mientras más los llamaba más se iban ellos de mi presencia. A los Baales ofrecían sacrificio y a los ídolos quemaban incienso.”

Aún así, Mateo, una vez más, sin explicación, aplica este versículo al regreso de Cristo de Egipto.  Seguramente, nos preguntaríamos ¿POR QUÉ MATEO NO EXPLICA A SÍ MISMO?

Continuemos con esta aplicación de escritura “totalmente fuera de contexto” y “puedes ir a cualquier parte con esa.”  Una violencia aún mayor a las reglas de exégesis (interpretación) está contenida en los siguientes versículos:

Mat 2:16 “Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enojó sobremanera y mandó matar a todos los niños varones en Belén y en todos sus alrededores, de dos años de edad para abajo, conforme al tiempo que había averiguado de los magos.”

Note lo que Mateo dice a continuación:

Mateo 2:17 Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías, diciendo:

Mat 2:18 Voz fue oída en Ramá;

grande llanto[a] y lamentación.

Raquel lloraba por sus hijos,

y no quería ser consolada,

porque perecieron.

Ahora bien, como bien sabía Mateo, Ramá no está cerca de Belén.  Ni siquiera está en Judá, sino en Efraín.  Belén está al sur y al oeste de Jerusalén, y Rama está a muchos kilómetros de distancia, al norte y al este de Jerusalén.

Además, Judá no nació de Raquel sino de Lea.  Todo esto fue muy bien conocido por Mateo, pero una vez más SIN EXPLICACIÓN cita esta escritura de Jer 31:15 y la aplica al evento en y alrededor de Belén en el tiempo de Cristo.

Marcos toma esta misma regla de exégesis bíblica en los primeros tres versículos de su evangelio.

Mar 1:1 El principio del evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios.

Mar 1:2 Como está escrito en el profeta Isaías: He aquí envío mi mensajero delante de ti, quien preparará tu camino.

Mar 1:3 Voz del que proclama en el desierto: “Preparen el camino del Señor; enderecen sus sendas”.

 

Citando Malaquías 3:1:

Mal 3: 1 He aquí yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí. Y luego, repentinamente, vendrá a su templo el Señor a quien buscan, el ángel del pacto a quien ustedes desean. ¡He aquí que viene!, ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos.

Esta declaración hecha por Mark con respecto a Juan el Bautista es en realidad dos profetas separados que profetizaron con años de diferencia.  El versículo 2 está tomado de Mal 3:1. Mark solo cita la mitad del versículo 1. Revisando el contexto, retomemos donde Mark lo dejó: “y el Señor QUIEN BUSCAS, vendrá repentinamente a Su templo, incluso el mensajero de  el pacto, EN QUIEN TE GUSTA: he aquí que vendrá, dice el Señor de los ejércitos ”(última parte del versículo 1).  Los versículos 2 y 3 dicen que purificará a los hijos de Leví cuando venga;  “A quien buscas”, “en quien te deleitas”, “y purificará a los hijos de Leví, y los purgará como oro y plata.”

Nada de esto parecería a la mente natural aplicarse a la venida de Cristo en la carne cuando los “hijos de Leví”, los sacerdotes, lo crucificaron.  Sin embargo, el Espíritu Santo nos dice que la primera mitad del versículo Mal 3: 1 se refiere a Juan el Bautista.  ¿Es esto solo un capricho de parte de Dios?

Observe una vez más que Mark no se molesta en explicarse.  Al igual que Mateo, aplica las escrituras a Cristo que diríamos que están fuera de contexto.

Lea la segunda parte de la declaración de Mark.  Junto con todos los escritores del Nuevo Testamento, Mark aparentemente practicó lo que hoy se critica como “mensajes de texto de prueba,” tomando solo la parte que hace su punto pero ignorando el contexto.

Veamos cómo aparece Mar 1:3 cuando se lee en contexto.  Esta es una cita de Isaías 40:3. Pero léalo con el versículo anterior y un par de versículos después, y pregúntese si lo haría, con las reglas actuales de “contexto, contexto, contexto” de interpretación bíblica alguna vez ha adivinado que esto era un profecía sobre Juan el Bautista.  El versículo 2 dice:

Isa 40: 2 “Hablen al corazón de Jerusalén y proclámenle que su condena ha terminado y su iniquidad ha sido perdonada, que de la mano del SEÑOR ya ha recibido el doble por todos sus pecados.”

Los versículos 3 y 4 continúan:

Isa 40: 3 Una voz proclama: “¡En el desierto preparen el camino del SEÑOR; enderecen calzada en la soledad para nuestro Dios!

Isa 40: 4 ¡Todo valle será rellenado, y todo monte y colina rebajados! ¡Lo torcido será convertido en llanura, y lo escabroso en amplio valle!

… y ver 5:

Isa 40: 5 “Entonces se manifestará la gloria del SEÑOR, y todo mortal juntamente la verá; porque la boca del SEÑOR ha hablado”.

¿Se reveló la “gloria del Señor”?  ¿”Todo carne/mortal” lo vio juntos?  Sin embargo, una vez más se nos informa sin explicación que esta es una referencia a Juan el Bautista.

Lucas cita la misma escritura y saca la misma conclusión, una vez más sin explicación ni disculpa, como si se aplicara algún principio comúnmente entendido del que hoy en día aparentemente somos lamentablemente ignorantes.

 ¿El apóstol Juan toma este mismo enfoque de las Escrituras?  Sí, él lo hace.

Juan 1:23 (RVR60) Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.

Los cuatro evangelios citan la misma escritura y sacan la conclusión con la misma actitud de “ves lo que quiero decir”.  (Mateo 3: 3, Mar 1: 3, Lucas 3: 4, Juan 1:23)

La palabra “hermenéutica” se usa comúnmente en seminarios y entre los estudiantes de la Biblia, pero muchas personas no están familiarizadas con su significado.  El diccionario explica la palabra como “la ciencia y la metodología de interpretación;  especialmente del texto de las escrituras.”

Antes de examinar la hermenéutica del apóstol Pablo, examinemos una escritura más que Juan aplica a Cristo.  Es una cita de Psa 69.

Cristo acababa de expulsar a los animales y a los cambistas del templo.

Juan 2:16(RVR60) y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado. 

Juan 2:17(RVR60) Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.

 

Recuerde que los títulos en los Salmos están inspirados junto con los Salmos mismos.  El título dice que este es un salmo de David.  David confiesa:

Salmos 69:5 (RVR60) Dios, tú conoces mi insensatez, Y mis pecados no te son ocultos.  

David continúa: en los versículos 6 y 7:

Psalms 69:6 (RVR60) No sean avergonzados por causa mía los que en ti confían, oh Señor Jehová de los ejércitos; No sean confundidos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel. 

Psalms 69:7 (RVR60) Porque por amor de ti he sufrido afrenta; Confusión ha cubierto mi rostro. 

Psalms 69:8 (RVR60) Extraño he sido para mis hermanos, Y desconocido para los hijos de mi madre. 

Psalms 69:9 (RVR60) Porque me consumió el celo de tu casa; Y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí.

Aplicando la hermenéutica contextual de hoy, parece que John ha tomado esta declaración de David sobre sí mismo completamente fuera de contexto y la ha aplicado a Cristo.

Examinemos al apóstol Pablo.  ¿Alguna vez aplicó este principio de “espiritualización”?  De hecho lo hizo.  Para citarlo fuera de contexto, lo hizo “más abundantemente que todos” (1 Cor 15:10).  En las iglesias y seminarios cristianos se enseña comúnmente que las personas elegidas de Dios hoy son los descendientes de Abraham a través de Isaac y Jacob.  Gen 12: 1-3 es la primera mención del pacto de Dios con Abraham, cuyo nombre en este momento todavía es Abram.

Genesis 12:1-3 (RVR60) 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 

Genesis 12:2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 

Genesis 12:3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

 Note el “había dicho” en el versículo uno.  Esta es una referencia a la época en que Dios había hablado por primera vez con Abram mientras Abram todavía estaba en “Ur de los caldeos”.

Genesis 15:7 (RVR60) Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra.

El trato (pacto) que Dios tuvo con Abram al principio, mientras todavía estaba en Ur, fue muy general y bastante vago, con respecto a lo que abram eventualmente recibiría.  Lo que debía hacer era lo suficientemente específico:

– Sal de tu país.

– Aléjese de su parentela y de la casa de su padre.

– Ve a una tierra que te mostraré.

¿Exactamente lo que le prometieron?

– Te haré una gran nación.

– Te bendeciré y haré que tu nombre sea grandioso.

– Serás una bendición.

En línea con, y como resultado de estas tres promesas a Abram, Dios dice:

Genesis 12:3 (RVR60) Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

 El versículo 4 nos dice que Abram todavía estaba en Harán y partió de Harán cuando tenía 75 años.  El versículo 5 dice que tomó a su esposa Sarai y Lot, su sobrino, y “salieron para ir a la tierra de Canaán;  y entraron en la tierra de Canaán.” El versículo 6 dice que pasó por la tierra de Canaán “y el cananeo estaba entonces en la tierra.” De ahí, el nombre de “tierra de Canaán.”  Ahora el Señor agrega más detalles a Su promesa a Abram.  Aviso:

Genesis 12:7 (RVR60) Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.

La siguiente mención de este pacto con Abram se encuentra en el capítulo 13:

Genesis 13:14-17 (RVR60) Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 

Genesis 13:15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre. 

Genesis 13:16 Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. 

Genesis 13:17 Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré.

 La promesa ahora está algo alterada:

– En lugar de simplemente prometer que hará de Abram “una gran nación,” le dice “Haré tu simiente como el polvo de la tierra”

– En lugar de “a una tierra que te mostraré,” le dice “por toda la tierra que veas, te la daré a ti y a tu simiente para siempre”.

Pero la descripción más específica de la tierra dada a Abram se encuentra en el capítulo 15:

Genesis 15:18 (RVR60) En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates;

En el capítulo 17: 4 se le dice:

Genesis 17:14 (RVR60) Y el varón incircunciso, el que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será cortada de su pueblo; ha violado mi pacto..

Aquí es donde su nombre cambia de Abram a Abraham, que significa “padre de muchas naciones.”

Genesis 17:5 (RVR60) Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes.

La última mención de las promesas hechas a Abraham está en Génesis 22.

Genesis 22:10 (RVR60) Y extendió Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 

Genesis 22:11 Entonces el ángel de Jehová le dio voces desde el cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: Heme aquí. 

Genesis 22:12 Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único. 

Genesis 22:13 Entonces alzó Abraham sus ojos y miró, y he aquí a sus espaldas un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos; y fue Abraham y tomó el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

 Por eso el Señor le dice a Abraham:

Genesis 22:16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; 

Genesis 22:17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. 

Genesis 22:18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

 Así que aquí tenemos las promesas en su forma final:

 – Abraham heredará la tierra de Canaán desde el río de Egipto hasta el Éufrates.

 – Su semilla debe ser “como el polvo de la tierra,” “como la arena Del Mar,” y “como las estrellas del cielo.”

 – “Tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos”.

 – “Y en tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra”.

“Tu simiente” significaba que estas promesas se transmitieron a Isaac y de Isaac a Jacob.  Estas son las “promesas hechas a los padres” mencionadas por el apóstol Pablo en Rom 15:8 y Gal 3:29.

¿Qué significan estas promesas para Pablo?  ¿Quieren decir, como se nos dicen hoy, “la simiente de Abraham según los descendientes físicos debe poseer el Israel moderno, y seremos bendecidos si los apoyamos y maldecidos si no lo hacemos?

No, el mensaje que comúnmente se nos enseña hoy con respecto a Israel no se parece en nada al verdadero mensaje de Pablo.  Pablo, como Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Pedro y Santiago, parecía tener un principio de interpretación de las Escrituras que los cristianos, en general, no comprenden.

¿Qué significó para Pablo la promesa “en ti serán benditas todas las naciones de la tierra”?  Él nos dice en Gal 3:

Gálatos 3:8 (RVR60) Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. 

Gálatos 3:9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.

 Para Pablo, la promesa “en tu descendencia serán bendecidas todas las naciones de la tierra” (Génesis 22:18) no tuvo nada que ver con el descenso físico.  Pablo tomó esto como una declaración sobre un principio espiritual, el principio de la fe en la palabra de Dios.  Para Pablo, la “descendencia tuya” de Génesis 22:18 son los de Cristo.  “Y si eres de Cristo, entonces eres la simiente de Abraham y herederos de acuerdo con las promesas” (mismo capítulo vs 29).

 “¿Herederos según las promesas?” ¿Pablo está diciendo que los gentiles que aceptan a Cristo habitarán Canaán “desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Eufrates”?  ¿Pablo también espiritualiza la tierra prometida?  ¡Pues sí!

Romans 4:13 (RVR60) Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.

 ¿”Heredero del mundo”?  ¿De dónde sacó eso?  ¿Qué pasó con “Del río de Egipto al río Eufrates”?

Para Pablo, todas las promesas eran primaria y, en última instancia, declaraciones espirituales que no tenían nada que ver con el reino físico.  Ciertamente no tenían nada que ver con la simiente física y los descendientes de Abraham.

Romans 9:6 (RVR60) No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, 

Romans 9:7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia.

 ¿Qué significa “en Isaac”?  ¿Significa descender físicamente de Abraham y, por lo tanto, tener derecho a las promesas?

Si es así, está diciendo que las promesas no le pertenecen a usted, la adopción (que madura hasta el punto de llevar a cabo los negocios del Padre) no se aplica a usted.  En cambio, usted dice que la adopción y las promesas se aplican a aquellos que hoy, por carta, se llaman “el pueblo elegido de Dios”, pero que Pablo llama el “hijo de la esclava” a quien dice “no será el heredero del hijo  de la mujer libre ”(Gal 4:30).

Si creemos que “Israel según la carne” sigue siendo “el pueblo elegido de Dios”, como Esaú, estamos vendiendo nuestra primogenitura y creyendo que el hijo de la esclava (Jerusalén que ahora es y está en esclavitud con sus hijos) será  hecho heredero con el hijo de la mujer libre.  Es Agar, la esclava, quien responde a Jerusalén que ahora es y está en esclavitud con sus hijos (Gal 4:25).  Pablo no está diciendo que los otros apóstoles judíos, o cualquier judío creyente que estaba en Jerusalén, estaban esclavizados.  Él está diciendo que ser “de Israel” o “de Abraham” físicamente, no tiene nada que ver con ser “la simiente de Abraham” o “un heredero según la promesa”.

 Entonces, ¿a quién Dios “cuenta para la semilla”;  ¿Quiénes son los “herederos según la promesa”? Volvamos a donde lo dejamos.

Romans 9:7 (RVR60) 7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. 

Romans 9:8 Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes. 

¿Quiénes son los “herederos”, estos “hijos de la promesa”?  “Si eres de Cristo, entonces eres la simiente de Abraham y herederos según la promesa” (Gálatas 3:29)

Esto concuerda con la declaración de Cristo en Juan 8:37: “Sé que eres la simiente de Abraham: pero” (Salta un versículo y lee el versículo 39) “Si fueras hijo de Abraham, harías las obras de Abraham” (vs 44). “Eres de tu padre el diablo;” Cristo dice que son hijos de Abraham en el versículo 37 y dice que no están en el versículo 39. Como dijo Pablo en Rom 9:6,”No todos son Israel que son de Israel.”

 Vea hasta qué punto Pablo lleva este enfoque espiritual a las Escrituras en Rom 9:

Romans 9:2 (RVR60) que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. 

Romans 9:3 Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne;

¿No suena esto exactamente como Abraham cuando le dijeron que su hijo “según la carne” no debía ser contado por la simiente?  Su respuesta inmediata fue como la de Paul y muchos de nosotros hoy.  “Oh, que Ismael (Jerusalén que ahora es) pueda vivir delante de ti” (Génesis 17:18 y Gálatas 4: 25-30).

Continuando ahora en Romans 9:4 (RVR60), “que son israelitas (judíos naturales), de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas;”

 Así que la adopción y las promesas “pertenecen a Israel” y, sin embargo, Israel “según la carne” es “el hijo de la esclava” (Gal 4:30) y no puede ser heredero del hijo de la mujer libre.  Entonces, ¿a quién pertenece ahora la adopción?  Rom 8:14 – “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son los hijos de Dios (la simiente de Abraham) (vs 15) porque ustedes (ustedes, los gentiles romanos) no han recibido el espíritu de esclavitud nuevamente para miedo;  pero habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre.”  (Gálatas 4: 5) – “para que nosotros (los gentiles gálatas) recibamos la adopción de hijos.”  Y Efesios 1:5 “Habiéndonos predestinado (gentiles efesios) para la adopción de niños por Jesucristo.”

Entonces, ¿a quién llama Pablo “Israelitas a quienes pertenece la adopción, y la gloria, y los convenios, y la entrega de la ley, y el servicio de Dios y las promesas?”

Como Gal 4 parece tan difícil de entender para muchos, consideremos Efesios 2:11-13 (RVR60) 11 “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo (no en la actualidad) vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. 12 En aquel tiempo (en el pasado) estabais (en el pasado) sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo (en el pasado) estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.” ¿Cuán cerca está cerca?  (Efesios 2:19) Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino CONCIUDADANOS DE LOS SANTOS, y miembros de la familia de Dios.”

Pablo acaba de revelar que, en lo que respecta a Dios, Israel en la carne ha sido reemplazado por Israel según el Espíritu.  Continúa en el capítulo 3, versículo 2: “… Habéis oído hablar de la dispensación de la gracia de Dios que me es dada a vosotros: (vs 3) Cómo eso, por revelación, me dio a conocer el misterio …”

 ¿Es esta una revelación extrabíblica de la que habla Pablo?  ¡Apenas!  De pie ante Agripa en Hechos 26:22, declara claramente que habló “nada más que las que los profetas y Moisés dijeron que deberían venir.  (vs 23) Que Cristo debería sufrir, y que él debería ser el primero en resucitar de entre los muertos, y mostrar luz al pueblo y HACIA LOS GENTILES “.

Dos capítulos más tarde hablando con los judíos en Roma después de “exponer y testificar el reino de Dios, persuadiéndolos acerca de Jesús, tanto de la ley de Moisés como de los profetas, desde la mañana hasta la tarde” (Hechos 28:23).  Por supuesto, lo rechazaron, y Pablo les hace esta declaración: (vs 28) “Por lo tanto, sé que la salvación de Dios (la adopción y la gloria, y los convenios y la entrega de la ley,  y el servicio de Dios y las promesas) se envía a los gentiles, y ellos lo escucharán.”

 Continuando ahora con Efesios 3:3 — “Cómo por revelación me hizo conocer el misterio … (vs 5) que en otras épocas no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora se revela a sus santos apóstoles (Pablo  aquí y en Hechos 15: 25-27 dice que los apóstoles estuvieron de acuerdo con Pablo) y los profetas por el Espíritu ”. ¿Qué es este misterio (secreto) revelado a Pablo y los apóstoles?  (vs 6) “Que los gentiles sean compañeros herederos Y DEL MISMO CUERPO y participantes de la promesa (no promesas separadas) en Cristo por el evangelio.”

 Aviso: no judío vs. gentil;  sin cuerpo contra novia;  no herencia del cielo contra la tierra, sino más bien “compañeros herederos”.  (vs 9) “Y para que TODOS LOS HOMBRES vean cuál es la COMUNIDAD DEL MISTERIO que desde el principio del mundo se ha escondido en Dios, quien creó todas las cosas por Jesucristo”.

 Cualquier duda sobre la unicidad del cuerpo de Cristo debería ser destruida por estas declaraciones claras de Pablo sobre quién constituye un israelita.  Sin embargo, todavía hay quienes sostienen que hay un “cuerpo” compuesto principalmente por creyentes gentiles y una “novia” compuesta por creyentes judíos.  “No se puede ser tanto un cuerpo como una novia,” dicen ellos.

Sí, Dios puede y nos da, a Sus hijos, muchas descripciones diferentes, a veces aparentemente contradictorias.  Somos hijos y vírgenes.  Somos arboles y templos.  Somos piedras y luces.  Somos soldados y ovejas, etc.

Pablo concluye Gálatas con esta declaración sumaria.  Gál 6:15 – Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión (ser un israelita natural) no sirve de nada, ni la incircuncisión (haber nacido un gentil) sino una nueva criatura.  (vs 16) Y todos los que caminen de acuerdo con esta regla (del vs 15) la paz sea con ellos y la misericordia y con el Israel de Dios.

Es un fenómeno extraño cómo tantos ven las palabras “Israel de Dios” en el versículo 16 e inmediatamente olvidan “esta regla” establecida en el versículo 15. Vuelven a la carne y la letra, olvidando la verdad de Dios revelada en  Rom 2:27.  “Y no será incircuncisión la que es por naturaleza, si cumple con la ley, juzguen a ustedes que POR LA CARTA y LA CIRCUNCISIÓN (aquellos que todavía consideran a los judíos modernos como el pueblo elegido de Dios y la simiente de Abraham) transgreden la ley.  (vs 28) Porque EL NO ES UN JUDÍO QUE ES UN EXTERIOR: tampoco lo es esa circuncisión, que es externa en la carne: (vs 29) pero él es un judío que es uno internamente;  y la circuncisión es la del corazón, en el espíritu y NO EN LA CARTA: cuya alabanza no es de los hombres, sino de Dios “.

Entonces, ¿qué es la circuncisión de las Escrituras?  Php 3: 3 – “Porque nosotros (los filipenses gentiles) somos la circuncisión que adoramos a Dios en espíritu, y nos regocijamos en Cristo Jesús, y no confiamos en la carne.” Así que los gentiles que estamos en Cristo “somos la circuncisión.”  Somos las personas elegidas de Dios.  No puede haber dos personas elegidas.  No existe tal cosa como “elegido” versus “muy elegido.”  Pocas personas se dan cuenta, pero las palabras “elegido” y “elegir” o “seleccionar” o “escoger” son las mismas en el griego original.  La palabra griega es eklektos;  # 1588 en la concordancia de Strong.

Una escritura citada con frecuencia es Mateo 24:24: “Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y maravillas;  de tal manera que si fuera posible, engañarán a los mismos elegidos.” Muchos creen que los “mismos elegidos” mencionados aquí están de alguna manera separados de aquellos que son llamados simplemente “elegidos,” y este grupo está de alguna manera separado de aquellos que  son simplemente “escogidos.”

Ya que somos el “Israel de Dios,” y somos la novia y el cuerpo, ¿reinaremos tanto en el cielo como en la tierra?  Como cuestión de hecho bíblico, eso es exactamente lo que dice el apóstol Pablo en 1 Cor 6: 2.  “¿No sabes que los santos juzgarán al mundo … (vs. 3) no sabéis que juzgaremos a los ángeles …?”

Pablo dice incluso que Dios (2Co 3: 6) “nos ha hecho ministros capaces del nuevo testamento;  (que no es) de la letra, sino del espíritu: porque la letra mata, pero el espíritu da vida.” Pablo señala específicamente que el nuevo pacto (# 1242 de Strong – igual que el testamento) NO ES DE LA CARTA, sino de el espíritu.  Sin embargo, algunos todavía dicen que este no es el nuevo pacto mencionado en Jer 31: 31-34, donde el nuevo pacto se menciona por primera vez.  “He aquí que vienen días, dice el Señor, en que haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá: (vs 32) no según el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto;  que rompieron mi pacto, aunque yo era un marido para ellos, dice el Señor: (vs 33) pero este es el pacto que haré con la casa de Israel;  Después de esos días, dice el Señor, pondré mi ley en sus partes internas (espirituales) y la escribiré en sus corazones;  y será su Dios, y ellos serán Mi Pueblo.”

Aparentemente, algunos todavía piensan que este no es el mismo “nuevo pacto” mencionado por Pablo en 2Co 3: 6.  Aparentemente no se dan cuenta de que los gentiles efesios son “no más extraños y extranjeros, sino conciudadanos …” (Ef 2:19);  que los efesios gentiles ya no son “extraterrestres de la comunidad de Israel”;  ya no “extraños de los pactos de la promesa” (vs 12).

Si este es un “nuevo pacto” que pertenece a los gentiles Corintios y Efesios, pero no está conectado con el “nuevo pacto” mencionado en Jer 31: 31-33 citado anteriormente, entonces debemos concluir que Dios tenía un antiguo pacto con estos Gentiles. Obviamente, esto no es lo que Paul tenía en mente. Pablo se está refiriendo al único nuevo pacto mencionado en las Escrituras (Jer 31:31).

Volviendo a 2Co 3:6, el siguiente versículo, después de mencionar el “nuevo pacto,” se refiere al antiguo pacto, llamándolo (vs 7) “el ministerio de la muerte (la carta mata – vs 6) escrito y grabado en  la piedra era gloriosa, de modo que los hijos de Israel no podían mirar fijamente el rostro de Moisés para la gloria de su semblante;  qué gloria debía ser eliminada: (vs 8) ¿Cómo no será gloriosa la ministración del espíritu (“el nuevo pacto no de la letra, sino del espíritu” – vs 6)?

Hay muchas otras escrituras en los escritos de Pablo que podríamos mencionar para demostrar su uso espiritual de las Escrituras “fuera de contexto”.  Pero pasemos ahora a James para ver si hace lo mismo.

El Acto 15 se conoce como el capítulo de la conferencia de Jerusalén.  Ciertos creyentes del área de Judea se habían encargado de enseñar a los discípulos gentiles en Pisidian Antioch que no podían ser salvos excepto que practicaran la señal externa de “circuncisión y guardar la ley de Moisés” (Hech. 15: 5).  Había una obvia libertad de pensamiento y expresión porque el versículo 7 dice que hubo “mucha disputa.”

Finalmente, Pedro se levanta y hace una declaración profunda;  una declaración que luego tuvo que vivir con arrelgo a (Gal 2:11).  En el Acto 15:

Hechos 15:8 (RVR60) Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; 

Hechos 15:9 y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones. Hechos 15:10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? 

Hechos 15:11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.

Ahora llegamos a Santiago, el llamado “apóstol de la circuncisión.” ¿Está de acuerdo en que “no hay diferencia” entre cómo se salva un gentil y un judío?

Hechos 15:13 (RVR60) Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. 

Hechos 15:14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. 

Hechos 15:15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: 

Hechos 15:16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, 

Hechos 15:17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre.

 

¿Por qué los gentiles necesitarían reconstruir el tabernáculo de David para “buscar al Señor”?  Santiago de alguna manera equipara “construir de nuevo las ruinas de los mismos” con el llamado de los gentiles.

Esta es una cita de Amós 9. Veamos el contexto de Amós 9:

Amós 9:9 (RVR60) Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra. 

Amós 9:10 A espada morirán todos los pecadores de mi pueblo, que dicen: No se acercará, ni nos alcanzará el mal. 

Amós 9:11 En aquel día (del v. 10) yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; 

Amós 9:12 para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.

 

Al leer este pasaje en Amós, simplemente parece estar diciendo que el trono de David será restaurado “como en los días de antaño” (vs 11).  El trono de David no es más antiguo que David y Salomón cuando las doce tribus todavía estaban bajo el “tabernáculo de David” (vs 12) “Para que ellos (los de la casa o el tabernáculo de David) pudieran poseer … los paganos, que son llamados por mi nombre.”

¿Suena esto como una profecía del llamado de los gentiles en el momento en el acto 15?  ¿Se había restaurado el trono o el tabernáculo de David?  Sin embargo, una vez más, como si todos los presentes entendieran exactamente lo que se quería decir (no lo que se dijo), Santiago, como todos los demás apóstoles, no se molesta en disculparse o explicar lo que está “entendiendo o explicando.”

¿Alguien duda de que el “tabernáculo de David” al que buscan los gentiles es Cristo que incluso ahora ha heredado el trono o el tabernáculo de David?

Si, como algunos nos dicen, los israelitas físicos deben ser devueltos a su antigua prominencia, esta escritura podría haber estado mejor ubicada si se hubiera citado el día de Pentecostés cuando todos los presentes eran israelitas por nacimiento físico.  Pero incluso entonces no había un tabernáculo restaurado de David.  El Espíritu Santo ha considerado conveniente colocarlo aquí en el Acto 15 en relación con el llamamiento de los gentiles, “para que el resto de los hombres busquen al Señor, y a todos los gentiles sobre quienes se llama mi nombre, dice el Señor:  quien hace todas estas cosas  Santiago está de acuerdo con Pedro (vs 15) en que la circuncisión y la ley de Moisés era “un yugo sobre el cuello de los discípulos (gentiles), que ni nosotros ni nuestros padres pudimos soportar” (vs 10).

Esto debe haber sido difícil para los doce apóstoles originales de recibir y aceptar plenamente.  Las pruebas de Pedro con esta parte de la mente de Dios se enumeran para nosotros en Hechos 10, donde Cornelio fue llamado, y nuevamente en Gálatas 2, donde se ve a Pedro y a Bernabé luchando por aceptar esta parte de los trabajos de Dios.  Gálatas 2:12: “Para antes de que viniera cierto de Santiago, él (Pedro) comió con los gentiles: (como había hecho en la casa de Cornelio);  pero cuando vinieron, él se retiró y se separó, temiéndoles de la circuncisión.  (vs 13) Y los otros judíos disimularon igualmente con él;  tanto que Bernabé también se dejó llevar con sus disimulo.  (vs.14) Pero cuando vi que no caminaban de manera recta según el evangelio, le dije a Pedro delante de todos ellos: si eres judío, vive como los gentiles, y no como los judíos, ¿por qué te obligas los gentiles vivirán como los judíos?

Esta situación merece nuestro escrutinio.  ¿Por qué Pablo enfrentó a Pedro?  ¿Fue realmente porque “Pedro cometió el error de intentar mezclar administraciones”?  Si ese fuera su pecado, Pablo perdió una buena oportunidad de aclarar esto.  En cambio, espera hasta que “algunos vinieron de Santiago” para señalar este supuesto pecado de “mezcla de administración”.

Tal sugerencia es, por supuesto, absurda.  El pecado de Pedro no fue “la mezcla de administración” sino “disimular”.  Disimulación es la palabra griega ‘hupokrisis’ (Strong’s # 5272).  Esta palabra es de ‘hupo-krinomai’ (Strong’s # 5271) que se traduce como “fingir” en Lucas 20:20, donde el sumo sacerdote y los escribas “lo vigilaban (a Cristo) y enviaban espías que debían fingirse como hombres normales.”

La razón por la que Pablo esperó hasta que “algunas vinieron de Santiago” para reprender a Pedro fue porque Pedro no necesitaba reproche hasta entonces.  La definición de Strong para disimular es “actuar hipócritamente en concierto con”.  Esto es lo que Pablo quiso decir con “ellos no caminaron recto según la verdad del evangelio”.  Pedro no estaba “tratando de mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”.  (Ef 4: 3) Se había olvidado de que (vs 4) “Hay un cuerpo, un Espíritu, así como ustedes son llamados en una esperanza de su llamado y (vs 5) Un Señor, una fe, un bautismo”.

¿No había acordado Pablo con Pedro que Pedro iría a la circuncisión y que Pablo iría a los gentiles?  De hecho lo hizo.  Entonces, ¿qué significa eso?

¿Significaba que Pablo tenía un evangelio, un “evangelio de la incircuncisión” mientras que Pedro tenía otro evangelio, el “evangelio de la circuncisión”?  Es aquí mismo, en este capítulo, donde Pablo está reprendiendo a Pedro por “no caminar recto según el evangelio”.  En la versión Concordante del Nuevo Testamento, el ‘el’ en “el evangelio” está en letra oscura, lo que indica que Pablo conoce solo un evangelio, un evangelio que no permitió que una parte del cuerpo de Cristo se separara de, o establecerse arriba, el resto del cuerpo.  (Ef. 2:16) – “Para que pueda reconciliar a Dios con ambos en UN CUERPO por la cruz …” La palabra “ambos” es una referencia a la “circuncisión” y la “incircuncisión” del versículo 11: “Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.” La circuncisión y la incircuncisión son “un cuerpo” y ambos tienen solo “EL (un) evangelio”.

1 Corintios 12 es el capítulo que menciona “diferencias de administración pero el mismo Señor.” Lo que no se señala es que el tema de este capítulo es “sobre los dones espirituales” (vs 1), y la conclusión que saca Pablo es (vs 13  ) “Porque por un solo Espíritu somos todos bautizados en UN CUERPO, ya sea que seamos judíos o gentiles….” Entonces, cualquier “diferencia de administración” con respecto a los dones espirituales está dentro de UN CUERPO.  El versículo 28 dice que los apóstoles, todos ellos, son parte del “cuerpo”.  Si este no hubiera sido el caso, Pedro habría estado justificado en separarse, y para el caso, en primer lugar, nunca debería haber comido con gentiles.

Pedro se había enfrentado al sumo sacerdote y al Sanedrín diciendo (Hechos 5:29) “Debemos obedecer a Dios en lugar de a los hombres.” Había estado dispuesto a arriesgar su vida para predicar el evangelio, había sido arrojado y liberado sobrenaturalmente de  prisión.  Sin embargo, aquí había una parte del “evangelio” que él y Bernabé tuvieron problemas para llevar a su seno.  Php 3: 3 – “Nosotros (los filipenses gentiles) somos la circuncisión que adoramos a Dios en el espíritu, y nos regocijamos en Cristo Jesús y no confiamos en la carne”. Rom 2:28 – “… él no es un judío que es uno  externamente;  tampoco es esa circuncisión que es exterior en la carne.  (vs 29) Pero él es un judío que es uno interiormente;  y la circuncisión es la del corazón, en el espíritu, y no en la letra;  cuya alabanza es de Dios y no de los hombres.” Gal 6:15 -” Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada ni la incircuncisión, sino una nueva criatura.  Tantos como caminen de acuerdo con esta regla, la paz sea con ellos y con el Israel de Dios “. ¿Por qué Pedro y Bernabé, junto con aparentemente todos “los otros judíos” tuvieron dificultades para aceptar a los gentiles creyentes como” el Israel de Dios “?  y contando su propio descenso físico como “basura” (Fil 3:8)?  La razón se da en Juan 16:12: “Tengo MUCHAS COSAS que decirte, pero no puedes soportarlas ahora.”

 Esto fue tan difícil de recibir para los doce apóstoles originales de Cristo como para que a los cristianos de hoy se les diga “como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22).

 Incluso hoy, muchos en el cuerpo de Cristo rechazan el decreto de Dios;  “El hijo de la esclava (Jerusalén que ahora es – Gálatas 4:25) no será heredero del hijo de la mujer libre”. Gálatas 4:31 – “NOSOTROS HERMANOS, SOMOS LOS HIJOS DE LA LIBRE (MUJER)”.

 En el acto 2:29, Pedro, hablando a los judíos de “todas las naciones bajo el cielo” (vs 5), el día de Pentecostés, les está mostrando las escrituras que predicen la venida de Cristo.  Cita de los Salmos diciendo: “David (vs 30) siendo un profeta y sabiendo que Dios había jurado con él, que del fruto de sus lomos, según la carne, levantaría a Cristo para sentarse en Su trono. “Cuando Dios dice “según la carne”, quiere decir “según la carne”.  Entonces Cristo vino “del fruto de sus lomos (de David) según la carne.”

 Del mismo modo, cuando dice “somos ministros capaces del Nuevo Testamento (pacto) NO DE LA CARTA (CARNE) SINO DEL ESPÍRITU, significa del espíritu (Rom. 2:29).  Los “judíos internos” son judíos [ese es el espíritu];  el pacto con Abraham fue confirmado (Rom 3:17) de Dios EN CRISTO [ese es el espíritu].  Rom 3:29 – “Y si sois de Cristo, entonces sois vosotros la simiente de Abraham, y herederos según las promesas”;  [ese es el espíritu].  Pablo interpreta “del río de Egipto al río Eufrates” en el sentido de todo el “mundo,” (Rom 4:13) [ese es espíritu también].  Explica a los gentiles corintios que deben “juzgar al mundo” (1 Corintios 6: 2).  Esto se debe a que, en Cristo, se cuentan como “la simiente y herederos de Abraham según la promesa” (Gálatas 3:29).  Todo es “del espíritu” (2 Cor 3: 6 y Rom 2:29).

“El hombre natural (el hombre ‘de la letra’ o ‘contexto, contexto, contexto’), no recibe las cosas del Espíritu de Dios (la Biblia – Jn 6:63): porque son locura para él: tampoco pueden  (no es que no quiera; no puede) recibirlos, porque son espiritualmente discernidos ”(1 Cor 2:14).

En 1 Corintios 15:22, Pablo dice: “Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. (23) Pero cada uno en su debido orden….” Entonces, ¿en qué ‘orden’ debemos esperar “Israel según la carne “para ser salvo?

Pablo explica en Rom 11:25-27 (RVR):

Romans 11:25-27 (RVR60) 25 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles;

26 y luego todo Israel será salvo (ESPIRITUAL Y FÍSICO), como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, Que apartará de Jacob la impiedad.

27 Y este será mi pacto con ellos, CUANDO YO QUITE SUS PECADOS.

Aquellos cuyo “afecto” [el griego es “mente”] (Col 3: 1,2) está en la tierra, dicen que este período de tiempo es durante el milenio.  Citan Ezequiel 37, el capítulo de la escritura que se refiere a “el valle que estaba lleno de huesos.”

El capítulo 36 prepara el escenario para el capítulo 37. Está dirigido a (vs 1) “las montañas de Israel”.  En los primeros veinte versículos, describe sus castigo y por qué fueron castigados.  En el versículo 21, dice: “Pero tuve piedad de mi santo nombre, que la casa de Israel había profanado entre los paganos, a donde iban.  (vs 22) Por lo tanto, di a la casa de Israel, así dice el Señor Dios;  No hago esto por ti, oh casa de Israel, sino por mi santo nombre, que has profanado entre los paganos a donde fuiste.” El versículo 25 dice: “Voy a rociar agua limpia sobre ti, y estarás limpio.  (vs 26) También te daré un nuevo corazón, y pondré un nuevo espíritu dentro de ti y te quitaré el corazón de piedra de tu carne, y te daré un corazón de carne.”

En este momento, debemos determinar qué se entiende aquí al reemplazar un corazón de piedra por un corazón de carne.  ¿Los judíos tienen “corazones de piedra”?  ¿Cómo podría alguien tener un “corazón de piedra”?  Un corazón de piedra es entendido por los de mente espiritual como una “mente carnal” (Rom 8: 7).  “… la mente carnal es enemistad contra Dios: [profana su nombre entre los paganos];  porque no está sujeto a la ley de Dios, ni tampoco puede estarlo.”

Ahora Ezequiel dice que este “corazón de piedra” debe ser reemplazado por un corazón de carne.  Si un “corazón de piedra” es figurativo, y obviamente lo es, ¿cuál es el significado de un “corazón de carne” en este versículo?

La respuesta se encuentra en 1 Co 15, el capítulo de resurrección.  El versículo 35 dice: “Pero algún hombre dirá: ¿Cómo resucitan los muertos?  ¿Y con qué cuerpo vienen?” Pablo parece un tanto exasperado con tal pregunta;  (vs 36) “Necio, lo que siembras (la forma en que vives tu vida – Gálatas 6: 7) no se aviva excepto que muere”. Debemos morir “a la carne” antes de morir ‘en la carne’, o no estaremos en la primera resurrección (Jn 12: 24-25).  Pablo tiene ambas muertes a la vista aquí.  (1 Corintios 15:37) “… no siembras el cuerpo que será, sino el grano desnudo, puede dar trigo o algún otro grano” (hay muchos tipos de grano).  (vs 38) “Pero Dios le da un cuerpo (esa persona, ese cuerpo) como lo ha complacido, y a cada semilla su propio cuerpo” [lo que sembramos es lo que cosechamos – Gálatas 6:7].

Antes de leer el versículo 39 de 1Co 15, avancemos al versículo 44, y recordemos que todo esto responde a la pregunta retórica “¿con qué cuerpo vienen en la resurrección?”.

Aquí en el versículo 44, Pablo hace una declaración que debemos aceptar y aplicar si esperamos comprender lo que se entiende por “corazón de carne” en Eze 36:26.  “Se siembra un cuerpo natural, se levanta un cuerpo espiritual.  Hay un cuerpo natural y hay un cuerpo espiritual.  (vs 45 de 1Co 15) “Y así está escrito que el primer Adán fue hecho un alma viviente;  el último Adán se convirtió en un espíritu vivificante.  (vs 46) Sin embargo, eso no fue primero lo que es espiritual sino lo que es natural, y luego lo que es espiritual.”

Ahora sabemos que este capítulo se refiere a la resurrección de los muertos y que en la resurrección “se levanta un cuerpo espiritual.”  Regrese ahora al versículo 39;  como “toda carne no es la misma carne, pero hay un tipo de carne de hombres, otra carne de bestias, otra de peces y otra de aves … (vs 42) Así también es la resurrección de los muertos.  Se siembra en corrupción;  se levanta en incorrupción.  (vs 43) Se siembra en deshonra;  se levanta en gloria;  se siembra en debilidad;  se eleva en poder: (vs 44) Se siembra un cuerpo natural;  se levanta un cuerpo espiritual.”

Entonces el cuerpo resucitado es “incorruptible,” “glorioso,” “poderoso,” y “espiritual.”  Pero estas “cosas invisibles de Dios” son “entendidas por las cosas que se hacen” (Rom 1:20).  La única forma de Dios de comunicarse con nosotros es en términos que podamos comprender: en términos físicos.  Entonces, todavía hablando de cuerpos resucitados, espirituales e invisibles, se nos dice en 1 Corintios 15:40, “Hay cuerpos (físicos) celestes y (físicos) cuerpos terrestres: pero la gloria de lo celestial es una, y la gloria de lo terrestre es  otro.  (vs 41) Hay una gloria del sol y otra gloria de la luna, y otra gloria de las estrellas: porque una estrella difiere de otra estrella en la gloria.”

 En la resurrección de los cuerpos espirituales, a pesar de que son “incorruptible,” “glorioso,” “poderoso,” y “espiritual,” todavía hay grados que “difieren unos de otros” en cada una de estas cualidades espirituales.

Volviendo a Ezequiel 36 y 37, ahora podemos ver que el “corazón de carne” de 36:26 y los “tendones, carne, y piel” de 37: 8 son descripciones físicas de una resurrección espiritual.

 1 Corinthians 15:44 (RVR60) Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.

Si esto es una resurrección, entonces los cuerpos son espirituales.

Hay una escritura importante que es completamente descuidada por aquellos sin ojos espirituales.  Parece ser pasado por alto porque niega una segunda muerte física que exigen las personas con mentalidad física.

En Hebreos 9:25, Pablo explica que Cristo no tuvo que “ofrecerse a sí mismo con frecuencia;  como el sumo sacerdote entra en el lugar santo cada año con la sangre de otros “. En el versículo 26, dice “pero ahora, en la consumación de los siglos, UNA VEZ… (vs 27) Como está establecido para los hombres UNA VEZ que mueran, pero después de esto el juicio. ”Cristo entró una vez;  El hombre muere una vez.

Todo esto explica el tiempo y el lugar de la resurrección de Ezequiel 36 y 37. Hay dos resurrecciones, la primera y la segunda, pero nadie está en ambas.  Morimos una vez y resucitamos una vez.  “Se siembra un cuerpo natural; es levantado un cuerpo espiritual” es la verdad de la palabra de Dios.

El hecho de que Cristo parecía ser un cuerpo físico inmediatamente después de su resurrección, no significa que Él o nuestros cuerpos resucitados sean físicos.  Su propósito en ese momento era demostrar a sus discípulos escépticos que efectivamente había resucitado de entre los muertos.  Incluso apareció en una habitación cerrada con las heridas que recibió en su crucifixión, solo para demostrarle a Tomás que dudaba había escuchado acerca de que Cristo estaba vivo era verdad.

De hecho, un cuerpo espiritual está mucho más vivo que un cuerpo natural, pero Cristo no necesitaba agujeros en su cuerpo cuando se le apareció a Juan en Apocalipsis 1:14: “… Sus ojos eran como una llama de fuego;  (vs 15) Y sus pies como de latón fino, como si se quemaran en un horno;  y su voz como estruendo de muchas aguas.” Parece que el espíritu puede aparecer en muchas formas.  Heb 11: 3 – “… (las cosas del mundo) de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.” Esa es una declaración clara y clara.  Si puedes ver algo, está compuesto de algo invisible (el espíritu de Dios).

Continuando con ese pensamiento, Cristo hablando a Nicodemo dijo en Juan 3: 6: “Lo que es nacido de la carne, carne es;  y lo que nace del espíritu es espíritu.” Ahora recuerden, Pablo nos ha revelado que en la resurrección,”resucitó un cuerpo espiritual” (1 Corintios 15:44).

Ahora lee:

John 3:8 (RVR60) El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

¿Todos los nacidos del Espíritu son invisibles como el viento?  Eso es lo que Cristo le dijo a Nicodemo.  Entonces, cuando Cristo apareció en la carne después de su resurrección, esto fue para el beneficio de aquellos en la carne.  Hubiera sido totalmente innecesario de lo contrario.  La vista física es esencial para aquellos que todavía están en la carne.

Romans 8:9 (RVR60) Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.”

Si debe ver con sus ojos físicos, y si usted, como Tomás que dudando y Nicodemo, aún no puede soportar escuchar cosas espirituales, para usted el “Israel de Dios” será el “Israel según la carne,” y usted,  como Esaú, perderá su derecho de nacimiento al “hijo de la esclava.”

Daniel 12:2 (RVR60) Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros (“carne de bestias” y “gloria de lo terrestre”) para vergüenza y confusión perpetua.

Esto coincide con:

Ezekiel 36:27 (RVR60) Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré [a través de una experiencia de fuego – 1 Cor 3:13]  que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. (1 Cor 11:32) a caminar en mis estatutos, y guardarás mis juicios, y harás  ellos “y” Entonces recordaréis vuestros malos caminos y os detestaréis ante vuestros pecados y vuestros abominaciones

Ahí lo tienes: cuerpos incorruptible “gloriosos,” “poderosos,” “espirituales,” que “recuerdan (sus) malos caminos” que “se odian a sí mismos” y son elevados a “vergüenza y desprecio eterno”.

Israel “en la carne” no es ni mejor ni peor que los gentiles “en la carne”.  “La circuncisión no sirve de nada y la incircuncisión no sirve de nada” (Gal 6:15).  Entonces se deduce que la resurrección y la recompensa de ambos serían lo mismo.  Y efectivamente, lo es!  Las afirmaciones, y eso es todo lo que son, de los judíos, católicos o protestantes de lo contrario, la palabra de Dios no fallará.  Este mismo profeta que nos da la “casa entera de Israel” “sin esperanza” y “separada” de Dios en un “valle de huesos secos,” nos da el momento de este evento.

Hablando a Jerusalén (Eze 16: 3) Dios le dice a ‘ella’ (Eze 16:55) “Cuando las hermanas, Sodoma y sus hijas, regresen a su estado anterior, y Samaria y sus hijas regresen a sus estado anterior, entonces  tú y tus hijas regresarán a tu estado anterior.” Esto es lo que Pablo quiso decir cuando dijo” y así todo Israel será salvo.” Esto es lo que dijo Pablo en Rom 11:15 cuando preguntó: “Porque si su (Israel) exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?” (La segunda resurrección que es para toda la humanidad).

Esto es lo que Pablo quiso decir cuando dijo “entonces hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de los libres“. A diferencia de Esaú, retengamos nuestra primogenitura, porque “ellos, que son los hijos de la carne, estos  no son los hijos de Dios, pero los hijos de la promesa (¡somos nosotros!) son contados por la semilla.” Así que Israel ya no es Israel según la carne, sino lo que Pablo en su resumen de Gálatas llama “el Israel de Dios.”  Israel se ha convertido en una nación espiritual, el “Israel de Dios” (Gálatas 6:16).  Y como “como en Adán (¿elegiste estar “en Adán”?) todos mueren;  así que en Cristo (es Dios quien “nos atrae” en nuestro “propio orden) todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22).  Entonces la simiente de Abraham será “como el polvo de la tierra” y “como las estrellas del cielo en número.”

En el último capítulo de Lucas, capítulo 24, se nos da una cuenta de algunos de los eventos que rodearon el día de la resurrección de Cristo.

Lucas 24:13-16 (RVR60) 13 Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios de Jerusalén.

14 E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido.

15 Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos.

16 Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen. 

Cristo se une a su conversación y en el versículo 27 se nos dice: “Y comenzando con Moisés y todos los profetas, les expuso en todas las Escrituras las cosas que le conciernen”.

Aquí está Cristo mismo “dividiendo correctamente las escrituras,” “concerniente a sí mismo.” ¿Cuáles fueron estas “cosas acerca de sí mismo”?  Eran las cosas que había revelado a Santiago, Pedro, Juan y Pablo, etc., y en la mayoría de los casos lo que los expositores de la Biblia de hoy en día dirían fueron “sacados de contexto,” texturizados,” ” espiritualizados.”  Las palabras sobre David, Israel, etc. que explica a estos hombres en el camino a Emaús son en realidad “cosas sobre sí mismo.”  Él termina al menos comenzando a comer con estos dos discípulos (vs 31) “y sus ojos se abrieron y lo conocieron, y desapareció de su vista.” Tan pronto como recibieron la visión espiritual, Cristo se fue.  En la tipología bíblica, es significativo que recibieran sus “ojos abiertos” mientras “partían el pan” (Jn. 6:48).  Toda esta escena se repite en pocas horas.  Lucas 24:33 – “Y ellos (los dos hombres en el camino a Emaús) se levantaron a la misma hora, y regresaron a Jerusalén, y encontraron a los once reunidos y a los que estaban con ellos, (vs 35) Entonces ellos contaban las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo le habían reconocido AL PARTIR EL PAN. ”(vs 36) Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.” (Vs 41) “Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer?” Así que una vez más “partiendo el pan” se nos dice (vs 45) “Entonces abrió El su comprensión para que puedan entender las escrituras.”

La “comida” o “partir el pan” para aquellos con “ojos para ver y oídos para oír” (Mateo 13:13) es entender el “espíritu” (2 Cor 3: 6) del pacto.

 Lo que se les dio a los discípulos “… para que pudieran entender las Escrituras,” como se demuestra una y otra vez en este documento, fue un principio de comprensión de las Escrituras que desafía el razonamiento orientado al contexto de prácticamente todas las denominaciones o seminarios cristianos en el mundo, ya sean católicos o  Protestante.  Antes de intentar dar una expresión verbal a este principio, demostremos su aplicación por el único apóstol que aún no hemos citado.

En Hechos 1, los discípulos se reúnen en el aposento alto esperando el don del Espíritu Santo.  Acts 1:15-16 (RVR60) 15 “En aquellos días Pedro se levantó en medio de los hermanos… y dijo: 16 Varones hermanos, era necesario que se cumpliese la Escritura en que el Espíritu Santo habló antes por boca de David acerca de Judas, que fue guía de los que prendieron a Jesús” Pedro dice que las escrituras de los Salmos que está a punto de citar fueron “por el Espíritu Santo” hablando de Judas.  (vs 20) “Porque está escrito en el libro de los Salmos: Sea hecha desierta su habitación, Y no haya quien more en ella; y: Tome otro su oficio.”

Ahora bien, este versículo (Hechos 1:20) no se encuentra en los Salmos como se cita aquí.  En realidad, es una conjunción de dos salmos separados con muchos salmos intermedios.  La primera parte es de Sal 69:25.  David en este salmo simplemente le está pidiendo a Dios protección contra sus enemigos.  (vs 1) “Sálvame, oh Dios, porque las aguas han entrado hasta el alma.  (vs 13) … mi oración es hacia ti, oh Señor … (vs 14) Sácame del lodo, y no sea yo sumergido; Sea yo libertado de los que me aborrecen, y de lo profundo de las aguas.  (vs 18) … Líbrame a causa de mis enemigos..  (vs 19) … Delante de ti están todos mis adversarios.” En contexto, estos versículos hablan de los enemigos de David.  Pero Cristo había “abierto el entendimiento (de Pedro), para que (él) pudiera entender las Escrituras” (Lucas 24:45).  Pedro ahora entiende de quién está hablando esto realmente.  Ahora, en el verso del cual Pedro cita solo la mitad en Hechos 1:20, que es Sal 69:25, “Sea su palacio asolado; En sus tiendas no haya morador,” dejó el “En sus tiendas no haya morador.”

La última mitad de Hechos 1:20 se cita de Salmos 109. El encabezado inspirado declara esto “un salmo de David …” En el versículo 2, dice “… La boca de los impíos … se abre contra mí”. De los versículos 2 al 19, David invoca maldiciones sobre SUS enemigos.  El versículo 20 dice: “Que esta sea la recompensa de MÍOS adversarios”. Pero solo unos días antes, Cristo había abierto el entendimiento de Pedro (Lucas 24:45) “… para que pudieran entender las Escrituras”.

 Armado con este nuevo “entendimiento”, Pedro toma prestado solo el versículo 9 de este capítulo de Salmos, lo combina con la primera mitad de Sal 69:25 y concluye que todas estas experiencias de David se están refiriendo realmente a Cristo.

 ¿De dónde obtuvieron entonces los apóstoles la “comprensión” que permite ese enfoque “fuera de contexto”, “prueba de texto”, “puedes ir a cualquier parte con ese” enfoque de las Escrituras?

Lo obtuvieron de Cristo.  Lucas 24:45 – “Entonces les abrió el (Cristo) entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras;”. ¿Qué fue lo que entendieron en ese momento que no habían entendido antes?

En Lucas 24:44, Cristo estableció este principio;  el que es rechazado por aquellos que, en términos generales, se consideran hoy en día como “el cuerpo de Cristo”.  “Estas son las palabras que te dije, mientras aún estaba contigo, que todas las cosas deben cumplirse, las cuales fueron escritas en la ley de Moisés, y en los profetas y en los Salmos concernientes a mí.”

Cristo les había estado explicando por años.  En Lucas 24: 44-45, Cristo simplemente abrió sus mentes espirituales (previamente cegadas y veladas) para comprender y recordar lo que les había estado mostrando todo el tiempo.  El principio es “como él es, así somos nosotros en este mundo” (1Jn 4:17).  Cristo fue rechazado por la iglesia.  Su doctrina era más de lo que podían recibir.  Si todos los versículos “fuera de contexto” que hemos citado, de prácticamente todos los escritores del Nuevo Testamento, son alguna indicación de lo que Cristo les había estado enseñando, está claro que (Mateo 10:24) “El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor”(vs 40);  “El que a vosotros recibe, a mí me recibe; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.

Mateo 25:40 y 45 lo resumen así: “De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

En otras palabras, Cristo había enseñado a sus apóstoles una y otra vez que cualquier cosa que se aplicara a cualquiera de los patriarcas o profetas del Antiguo Testamento o Israel o cualquier israelita en particular (“uno de los más pequeños de estos mis hermanos”), se aplica a Cristo.  Además, cualquier cosa que se aplique a Cristo como la cabeza de su cuerpo, se aplicará a cualquier parte de su cuerpo, o a cualquier parte del Israel espiritual.

Si la cabeza debe sufrir, el cuerpo debe sufrir con ella.  (Romanos 8:17 y 2 Ti 2:12.) “Como Él es, así somos nosotros en este mundo” (1Jn 4:17).

Si Cristo fuera odiado, nosotros también seremos odiados (Mateo 10: 22-25).

Lo que se aplica a David o cualquier patriarca o profeta del Antiguo Testamento o israelita, se aplicará a Cristo y a través de Cristo a nosotros, su cuerpo.

Este es el principio sobre el cual los apóstoles habían sido discipulados por tanto tiempo y tan repetidamente que no necesitaba disculpas ni explicaciones, porque era entendido universalmente en ese momento, pero hoy está perdido.

 ¿Cómo podemos relacionar nuestros pecados con un Cristo perfecto?

 Alguien dirá “pero David y Daniel y otros, incluidos todos nosotros, hemos confesado pecar.  ¿Cómo se puede aplicar esto a nuestro salvador perfecto y sin pecado?

2 Corinthians 5:21 (RVR60) Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado…

Si David dice (Salmo 51: 9) “Esconde tu rostro de mis pecados y borra todas mis iniquidades”, Cristo dice lo mismo al Padre para David, los patriarcas, Israel, cualquier israelita y cualquier parte de su cuerpo.

¿Fuera de contexto?

¡Podemos ver que la aplicación espiritual no está fuera de contexto en absoluto!  La aplicación carnal literal es el error.  (2Co 3: 6) “Quien (Dios) también nos hizo ministros capaces del nuevo testamento;  no de la letra, sino del espíritu, porque la letra (la carnal, física, literal, orientada al contexto) mata, pero el espíritu (que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis…Mat 25:40) da vida.”  De acuerdo con Rom 7:6, “Pero ahora somos liberados de la (letra de la) ley de que estamos muertos (“la letra mata”) en donde fuimos retenidos, para que sirvamos (la ley de Dios – Rom 7:22  , 25) en novedad de espíritu y no en vejez de letra.”

¿Corrección de textos?

Fue Pedro quien fue elegido para revelarnos en 2 Peter 1:20-21 (RVR60) 20 “entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

La palabra “privada” en el versículo 20 es de Strong # 2398, idios en griego.  Aparece 109 veces en el Nuevo Testamento y generalmente se interpreta como “aparte” o “propio.”  Entonces, “ninguna escritura de profecía” debe ser “separada” de otra escritura o utilizada “por sí misma”.  Por qué no?  (vs 21) “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

Todo tiene el mismo autor, el Espíritu Santo, por lo que nunca se contradirá a sí mismo si se toma como un todo.

Salmo 119:160 dice en la versión King James: “Tu palabra es verdad …” pero la versión Concordante y muchos otros reconocen que la traducción correcta del hebreo aquí es “la suma de tu palabra es verdad …” Salmo 139:17 – “¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos!

Ninguna profecía de la escritura es de su propia interpretación, sino que debe tomarse en el contexto del resto de la escritura.  El principio al que se refiere Pablo en 2Co 13: 1 – “En la boca de dos o tres testigos se establecerá cada palabra” es especialmente cierto cuando se usa la Palabra de Dios.  Si solo tiene una escritura para establecer la doctrina, no hay una base bíblica para la doctrina.  Una escritura aislada no es suficiente.

Sin embargo, la persona promedio no puede aceptar este principio de entender la Palabra de Dios: Isaiah 28:13 (RVR60) “La palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos.” El método de Dios para entender su palabra es también su método para mantenerla oculta de aquellos a quienes “no se les da a conocer los misterios del  reino de los cielos.” Al igual que en el Mar Rojo, la misma nube que iluminaba a Israel (en la carne) de Dios de noche, era una oscuridad profunda para los egipcios no llamados.

“Puedes ir a cualquier parte con eso”

El subtítulo anterior es una cita directa de ministros que se aferran a la comprensión moderna literal “orientada al contexto” de la Palabra de Dios.  Los mismos ministros admiten que el “Cordero de Dios” no debe tomarse literalmente.  Admitirán que el León de la tribu de Judá no debe ser tomado literalmente, que no somos templos literales, ni debemos comer literalmente la carne de Cristo o beber Su sangre.  Esta es la gran mayoría de los pastores del rebaño, al menos en lo que respecta a las iglesias protestantes.

Hay quienes están dispuestos a ir tan lejos como para aceptar que la palabra “fuego” en las Escrituras es generalmente figurativa y que el lago de fuego podría ser incluso figurativo.  Lo único que la mayoría de ellos se niega a reconocer como figurativo o un “tipo” es lo que Pablo hizo todo lo posible para aclarar;  esa es la verdadera “circuncisión,” quién es la “simiente de Abraham,” quiénes son los “hijos de la mujer libre” y quién es el verdadero “Israel de Dios.” En estos puntos, la mayoría de los cristianos no quieren renunciar a la carne por el espíritu.

Si bien hay muchos que no reconocen al “Israel de Dios” como los que están en Cristo, al menos reconocen la falacia de negar la cruz, la gracia disciplinaria, el “si sufrimos con Él, reinaremos con  Él” parte del evangelio.  Por otro lado, muchos de los que dicen “puedes ir a cualquier parte con el enfoque espiritual de las Escrituras,” son las mismas personas que enseñan que somos salvos por “solo la gracia”;  que la declaración “no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia” significa que la ley de Dios no se aplica a los cristianos.  Es este pensamiento literal, carnal, orientado a las letras, que “puede llevarlo a cualquier parte.”

La opinión verdaderamente espiritual de las Escrituras no te llevará a ningún lugar sino a donde Cristo y los apóstoles fueron con ella;  y eso fue directo a Dios por medio de Cristo.

 Entonces, ¿hay algo que tomar literal o naturalmente?

Habiendo pasado tantas páginas señalando (1Co 2:14) “el hombre natural no recibe las cosas del Espíritu,” no podemos cerrar esta discusión sin dejar claro que está en el mismo libro de 1Co 15:46, que se les dice: “Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; LUEGO lo espiritual.” Un segundo testigo de este principio es Rom 1:20:

Romans 1:20 (RVR60) “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.”

Lo espiritual es entendido por las cosas visibles, y lo espiritual nunca es lo primero, pero lo natural/animal es lo primero.

De acuerdo con esta verdad, cada detalle de la primera venida de Cristo se cumplió de manera literal, Cristo fue: “nacido de una virgen,” “llamado de Egipto,” “Raquel llorando por sus hijos,” “abandonado de sus amigos,” “Su rostro estaba estropeado” pero “no se rompió un hueso,” ” se separaron sus prendas,” etc.

 Ningún detalle falló en tener un cumplimiento “primero natural.”  Si bien lo natural debe ser lo primero, no es lo natural lo que nos salva, sino lo espiritual.

Romans 5:10 (RVR60) “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.”

Joh 6:63 – “Es el espíritu que da vida” y finalmente 2 Cor 5:15 – “y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. 16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así” (según la carne).

Casi nadie reconoció los signos de la primera venida de Cristo: los pastores, los sabios, Simeón y Ana en el templo y los miembros de su familia, María, José, Isabel y su esposo, Zecharias, recibieron revelaciones sobrenaturales sobre el nacimiento de Cristo.  Sin duda, todo este escenario se repetirá con los signos de su segunda venida.  Todos esperaban al mesías, pero nadie lo reconoció cuando vino.  Todos buscan que Cristo venga de nuevo.  Sin duda cada detalle de los signos de su segunda venida también se cumplirá, pero nada ha cambiado.  Cristo practicamente nos dijo que nuestros líderes religiosos pueden discernir la faz del cielo (el templo físico literal y externo en Jerusalén) pero no pueden discernir los signos de los tiempos (Mat 16:3).  Quién sabe cuántos sellos del libro de Apocalipsis se han abierto y nadie lo sabe.  ¿Cuántas trompetas ya han sonado y el pueblo de Dios todavía no escucha el llamado a la batalla?  ¿Aquellos que piensan que “el Israel de Dios” son los que mataron a Cristo esperan que se abran siete sellos literales y que suenen siete trompetas literales?

El mundo tiene sus ojos en el Medio Oriente, mientras que Cristo nos insta a mirar y guardar nuestras vestimentas: (Apoc. 16:15) “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.”

Oremos con Pablo (Rom 12: 2) “… no te conformes con este mundo;  pero sé transformado por la renovación de tu mente (nuestro entendimiento, nuestra forma de pensar) para que puedas probar lo que es esa buena, y aceptable, y perfecta voluntad de Dios.”

Si te acercas a la Palabra escrita de Dios para demostrar que tienes razón, con cualquiera de tus propias ideas preconcebidas;  lo que Eze 14 llama “ídolos del corazón,” verá exactamente lo que quiere ver.  Pero la Palabra escrita, la verdad, así como Cristo en la carne, será una puerta cerrada, ocultando la verdadera luz interior.

Por otro lado, ven a la Palabra escrita con el corazón abierto buscando solo conocer la mente de Dios, dispuesto a renunciar a cada idea preconcebida, a cada doctrina falsa de la iglesia, a cada onza de orgullo, con la actitud sincera de “no mi voluntad, pero hágase tuya,” y la Palabra escrita se convierte en una puerta doble abierta (como en dos testigos), brillando una luz más brillante que el sol en verdades infinitas nunca antes vistas, aunque estuvieran allí;  y los habías tropezado durante años.  “¿Cómo podría haber estado tan ciego durante tanto tiempo?”, Te preguntarás.

Y así fue con Cristo en la carne.  ¿Quién fue el que pudo recibir a Cristo?  Eran los recaudadores de impuestos que todos odiaban.  Eran las prostitutas a las que todos despreciaban, y que probablemente se despreciaban a sí mismas.  Fueron los pobres quienes no tenían nada que perder.  Eran los enfermos los que no tenían otra esperanza.  Eran aquellos con quienes el Espíritu de Dios podía trabajar para darles el amor, la curación y la esperanza que nunca antes habían tenido.  Si no lo hubieran necesitado, nunca lo habrían conocido.

Así también es con el Señor como la Palabra escrita.  A medida que lo necesitemos y podamos recibirlo, Dios nos lo revelará.  (Mateo 11:27)

El grado de comprensión dado por Dios parece correlacionarse con el grado de necesidad y hambre en el individuo.  “Mi fuerza se perfecciona en la debilidad” (2 Cor 12: 9)

[Otro recurso valioso que debería leerse junto con este artículo sería Las Llaves del Reino]

[Póngase en contacto con el autor en vinsmike@gmail.com para comentarios y preguntas.]

Este artículo fue traducido usando Google Translate junto con los servicios de algunos miembros bilingües de nuestra iglesia.  Por favor, perdona cualquier error tipográfico.  Si tiene alguna pregunta sobre el artículo o las Escrituras en contexto, no dude en comunicarse con nosotros con sus preguntas.



Categorías:Lectura Esencial

Etiquetas:,

3 respuestas

Trackbacks

  1. Qué y dónde está El Cielo – Carros de Fuego
  2. ¿Qué es la vida eterna (aioniana)? | Carros de Fuego
  3. Los Dos Testigos | Carros de Fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: