Según el designio de Su voluntad

¿Tiene la humanidad libre albedrío?

Incluyendo doce ejemplos de cómo Dios trata con la humanidad

por Mike Vinson
Parte 1 – ¿Quiénes son los que rechazan a Cristo?

Mateo 21:45 y Lucas 14: 1 nos dicen que Jesús estaba hablando con los “principales sacerdotes y fariseos” en Mateo 22.

En Lucas 14, las excusas dadas para no asistir a la cena fueron: “He comprado un terreno”, “He comprado cinco yuntas de bueyes” y “Me he casado con una mujer”. En respuesta a estas excusas, el “Señor” el “dueño de la casa” hizo que estos hombres de industria reemplazaran a “los pobres, los lisiados, los cobardes y los ciegos”.

Cristo concluye esta parábola: “Ninguno de esos hombres … invitados probará mi cena”. “Probar mi cena” es recibir y comprender a Cristo. (Jn 6: 32-35). Esta declaración “Yo soy el pan verdadero: se coloca inmediatamente después de que Cristo alimentó a los cinco mil (Jn 6:10).

Claramente, Cristo está diciendo que aquellos que se niegan a asistir a la “gran cena” son los que lo rechazan. La parábola de la cena de bodas está precedida por esta declaración:

Mat 21:45 RVR60 – Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

Así que no hay duda de quiénes son los que fueron demasiado trabajadores para asistir a la “cena … de bodas” de Mateo 22 o la “gran cena” de Lucas 14. Son los líderes religiosos del pueblo de Dios de cada generación. Estas son las mismas personas que dicen …

Apocalipsis 3:17 RVR60 …Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.

La pregunta más precisa es ¿por qué se negaron a aceptar la invitación para asistir a la “gran cena” de Lucas 14:16 o la “cena” de bodas de Mateo 22: 4? La pregunta en el corazón de estas parábolas es: ¿POR QUÉ ALGUIEN RECHAZARÍA Y RECHAZARÍA A SU SALVADOR? ¿Por qué “las multitudes” son alejadas de Cristo por sus líderes?

¿Por qué uno es bendecido si acepta la invitación a esta cena de bodas?

Apocalipsis 20:6 RVR60 – Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.

Una vez más, la pregunta sigue siendo ¿por qué alguien se negaría y se excusaría de lo que es simplemente el mayor honor que se le puede otorgar a alguien en toda la historia de la humanidad? Nadie duda de que estas dos parábolas representan la primera resurrección:

Apocalipsis 19:9 RVR60 – Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.

Las excusas dadas en ambas parábolas son las mismas:

Mat 22:5 RVR60 – Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;

Parte 2 – La verdadera razón por la que Cristo es rechazado

Cuando preguntamos “por qué”, lo que realmente estamos preguntando es: “¿Tiene el hombre un” libre albedrío “? “¿El hombre toma ‘decisiones libres’?” Nadie niega que tomamos decisiones todos los días. “¿Aceptaré este o aquel trabajo?” “¿A qué hora me levantaré?” “¿Me tomaré tiempo para desayunar?” “¿Qué comida elegiré?” “¿Qué ruta tomaré para ir al trabajo?”, Y así sucesivamente. Tomamos cientos de decisiones todos los días. Nadie niega que tomamos decisiones. Aquellos que declinaron su invitación a la gran cena y la boda decidieron no asistir. Se nos dice lo que eligieron. No es discutible.

Sin embargo, también se nos dice por qué no aceptaron su invitación a estar en la cena de las bodas del Cordero. Todos saben que Israel ha rechazado a su Mesías. “Cuando los principales sacerdotes y los fariseos oyeron sus parábolas, percibieron que Jesús hablaba de ellos (Mateo 21:45). Estos son los líderes del pueblo de Dios.

Sin embargo, no fueron solo los líderes: “… Los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud de que debían … destruir a Jesús” (Mateo 27:20). ¿La multitud …? ¿Qué multitud? Era la misma multitud que el día anterior había dicho “bendito el rey que viene en el nombre del Señor” (Lucas 19:38). El versículo 37 dice: “Toda la multitud de los discípulos comenzó a regocijarse y a alabar a Dios a gran voz por todas las maravillas que habían visto”. A esto se le llama la entrada triunfal a Jerusalén el día antes de la traición de Cristo.

Un día, las multitudes lo llaman “el rey que viene en el nombre del Señor”, y al día siguiente, la misma multitud es “persuadida [por los principales sacerdotes y los ancianos] … de que deben … destruir a Jesús”.

¿Cómo es posible ser tan voluble? Exteriormente fue “… porque estaba cerca de Jerusalén, y porque pensaron que el reino de Dios aparecería inmediatamente. Pero de la noche a la mañana Cristo había sido hecho prisionero y estaba delante de ellos con grilletes ante Pilato. Todas las obras poderosas que habían visto que habían inspirado a las multitudes a decir “bendito el rey que viene en el nombre del Señor” de repente no parecían tan poderosas. No importa cuántas veces podamos pensar que las Escrituras dicen lo contrario, “el que toma una ciudad” siempre será considerado “más poderoso que el que gobierna su espíritu”, mientras que Dios considera que lo contrario es cierto.

Pro 16:32 RVR60 – Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

Esta es solo la razón aparente por la cual las multitudes y sus líderes rechazaron a Cristo. Las escrituras nos dan la verdadera razón. Aquí está la verdadera razón:

Luk 19:41 RVR60 – Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella,
Luk 19:42 RVR60 – diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.

Por supuesto, esto está completamente de acuerdo con Mateo 13:11: “… a ellos no les es dado … conocer los misterios del reino de Dios”. Esta ‘ceguera de Israel’ a la que se refiere Cristo aquí en Mateo 13 se cita de Isaías 6: 9-10 y se repite una y otra vez en los otros evangelios (Mateo 4:11, Lucas 8:10, Juan 12:40) y a lo largo de las epístolas de Pablo (Romanos 11: 8, etc.).

¿Por qué Israel rechaza a su Mesías? “Porque … a ellos no les es dado … conocer los misterios del reino de los cielos”. ¿Quién los ciega a este conocimiento vital? ¿Qué nos dicen? ¿Se nos dice en alguna parte de las páginas de las Escrituras que debido al libre albedrío de los principales sacerdotes y los ancianos y debido al libre albedrío de las multitudes, Israel termina rechazando su invitación a la cena de las bodas del Cordero? No, no se nos dice tal cosa.

Esto es lo que se nos dice.

Hechos 4:27 RVR60 – Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel,
Hechos 4:28 RVR60 – para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

¿Hasta dónde llega este “consejo que determinaste antes que se hiciera”? ¿No va más allá de lo que permite el libre albedrío del hombre? ¿Acaso Judas, los principales sacerdotes y los ancianos, Pilato o la multitud podrían haber elegido por su propia voluntad no destruir a Cristo?

¿Creeremos lo que nos dice un ministro o la palabra de Dios tendrá preeminencia para nosotros? Esto es lo que enseñan las escrituras desde Génesis hasta Apocalipsis:

Ef 1:9 RVR60 – dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,
Ef 1:11 RVR60 – En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

¿Es injusto en este punto preguntar si la nación de Israel rechazó a Cristo después del consejo de su propio “libre albedrío”? ¿Hay algo que no sea conforme al consejo de su voluntad? ¿Hay algo demasiado malo para ser incluido en “todas las cosas”? Solo si crees que la vida de un número “X” de hombres es más valiosa que la vida de Cristo, a quien Dios, según Hechos 4:28, “determinó antes” que fuera asesinado. Todas las vidas y sufrimientos de todos los hombres y mujeres, niños y niñas desde Adán hasta la consumación no deben compararse con lo que fue sacrificado por sus pecados. Ese sacrificio fue por el consejo de Dios y solo por Él. Las elecciones de los hombres se utilizaron simplemente para lograr ese fin.

Sí, “elegimos” en todas las decisiones que tomamos todos los días, pero ¿es esto realmente el resultado de nuestro libre albedrío? ¿Qué sucede cuando nuestro libre albedrío entra en conflicto con “el propósito de Aquel que obra todas las cosas según el consejo de SU PROPIA VOLUNTAD”?

La respuesta es obvia. Solo puede haber un verdadero libre albedrío al que todos los demás estén subordinados. Sólo una voluntad puede hacer “todas las cosas según el consejo de su propia voluntad”. Todas las demás decisiones son “trabajadas”, causadas por esa voluntad y pueden parecer libres, pero demostraremos que siempre están en las decisiones causadas por “todas las cosas”.

Con demasiada frecuencia leemos estas parábolas de Cristo y las aplicamos a los líderes religiosos de la época de Cristo en lugar de aplicarlas al cristianismo de hoy y también a nosotros mismos. ¿Qué dicen las escrituras de esta actitud de “pasar la pelota”?

1Co 10:12 RVR60 – Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.

Rom 11:22 RVR60 – …si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado.

El punto señalado repetidamente en las parábolas de Cristo fue doble: 1) el primero será el último y el último, el primero, y 2) muchos son llamados pero pocos elegidos (Mateo 20:16).

En ninguna parte de las Escrituras se nos dice: “Muchos deciden venir a Dios, pero pocos deciden perseverar hasta el fin”. Hay muchas amonestaciones que se nos dan en las Escrituras: ‘no comas del árbol’, ‘escoge, pues, la vida’ (Dt 30:19), ‘ven a las bodas … a cenar’ y ‘ven a la gran cena’, etc. ., etc.

Este Dios, que nos da tantas amonestaciones, quiere que “sepamos … que … yo formo la luz Y … las tinieblas … el bien y el mal” (Isaías 45: 7). Nos informa que las pruebas de Job fueron SU idea (Job 1: 8); que “todo el mal que Jehová había traído sobre” Job era en verdad del Señor mismo (Job 42:11).

Sí, a Adam le dijeron “no comas”. ¿Un Dios omnisciente decidió no saber cuál sería la elección de Adán? ¿Ha elegido no saber cuáles serán nuestras elecciones? Después de todo, todos estamos “en Adán”. ¿Qué enseñan las Escrituras que les sucederá finalmente a “todos” los que están en Adán?

1Co 15:22 RVR60 – Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

Se nos dice que fuimos llamados en Cristo “antes que el mundo comenzara” (2 Timoteo 1: 9), por lo que Dios debe haber sabido de antemano lo que Adán y cada uno de nosotros y aquellos que se negaron a asistir a la boda elegirían.

Israel ha sido desgajada por rechazar a su Mesías, y sin embargo, Pedro y Juan y toda la iglesia en Jerusalén oraron “unánimes” (Hechos 4:24).

Hechos 4:27 RVR60 – Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel,
Hechos 4:28 RVR60 – para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.

¿Por qué los judíos se negaron a asistir al banquete de bodas? ¿Fue porque eligieron anteponer otras cosas a su Mesías? Por supuesto que esa es la explicación obvia, externa, carnal y carnal. Sin embargo, se nos dice claramente que si bien parece que tomamos decisiones, buenas o malas, por nuestro propio “libre albedrío”, el hecho espiritual y bíblico es: “Luchamos [en nuestro aparente ‘libre albedrío’] no contra la carne y la sangre, sino contra principados [espirituales], contra potestades [espirituales], contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, contra la maldad espiritual en los lugares altos [los celestiales – Strong’s ‘# 2032 – epouranious]” (Efesios 6:12).

Sin embargo, desde nuestra perspectiva, parece que los principales sacerdotes y los fariseos y “el pueblo de Israel” eligieron “por su propia voluntad” rechazar a su Mesías.

El “primer Adán” en el templo de Dios, “la bestia” detesta salir de ese templo. Él, por su propia “voluntad”, nunca admitirá que, si bien sí, toma decisiones todos los días, esas decisiones no tienen nada que ver con el “libre albedrío”. Cada elección que hacemos, desde rascarnos la cabeza casualmente hasta elegir a Cristo como nuestro salvador, es una elección causada.

¿Por qué “el pueblo de Israel … se reunió … contra tu santo Niño Jesús”?: “… para hacer todo lo que el consejo [de Dios] había determinado antes que se hiciera” (Hechos 4:28).

¿Fue esta una situación única que fue de tal importancia que Dios tuvo que intervenir personalmente para asegurarse de que Satanás entraría en Judas, y Judas traicionaría a Cristo a los principales sacerdotes y lo enviarían a Pilato para ser crucificado? ¿Es esto lo que significa “tu consejo determinado antes que se haga”? que Dios interviene en los asuntos de los hombres solo ocasionalmente para Esaú, el faraón, tal vez incluso Jeremías, ciertamente en el caso de la crucifixión de Cristo, ¿pero solo ocasionalmente? ¿Es eso lo que las Escrituras nos enseñan sobre el consejo de Dios?

Eph 1:5 RVR60 – en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
Eph 1:11 RVR60 – En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

Si “los mismos cabellos de nuestra cabeza están contados”, ¿por qué creeríamos que el Dios omnisciente que endurece los corazones, ciega los ojos y tapona los oídos no es también, a través de los “principados y potestades” a su disposición, causando toda prueba y prueba, todo castigo y flagelación, y sí, causando TODAS las cosas, especialmente nuestros corazones, pensamientos y elecciones, “¿según el consejo de SU VOLUNTAD?”

Éstas son las verdades de las Escrituras con respecto al alcance del consejo de Su voluntad. En ninguna parte las Escrituras enseñan lo contrario. El hecho de que Dios insista en que rindamos cuentas y confesemos nuestros pecados no tiene nada que ver con que seamos responsables de nuestras miserables acciones y nuestra condición.

Fue el libre albedrío de Dios el que nos creó de polvo en lugar de espíritu. Es de Su mano que toda persona nacida viene a este mundo desnuda, testificando de nuestro pecado, moribundo, de la composición del polvo.

Dios mismo asume la responsabilidad de cada acto malo que se haya cometido (Isaías 45: 7), incluso el acto más malvado de todos los tiempos: la muerte de nuestro Salvador perfecto, impecable y sin pecado. (Hechos 4:28).

Todo esto queda tan claro en las Escrituras, uno esperaría un Dios justo que endurece los corazones, ciega los ojos y tapa los oídos para hacer provisión para la salvación de todas sus criaturas. ¿Es ese realmente el caso? Esto es lo que el Salvador mismo tiene que decir: “Y yo, si fuere levantado de la tierra, atraeré (Strong’s # 1670 – helkuo – arrastrar) TODOS LOS HOMBRES hacia mí” (Jn 12:32).

Parte 3 – ¿Estaba Pedro de acuerdo con Cristo?

2Pe 3: 9 RVR60 – El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

De hecho, todos debemos elegir día a día elegir lo bueno y rechazar lo malo. Sin embargo, parece que el Dios del universo, el Dios que no solo creó la luz para sacarnos de las tinieblas, es también el creador de las mismas tinieblas de las que vamos a salir.

El Dios que crea el bien que debemos elegir es también el Dios que crea el mal que debemos rechazar.

Isa 45:7 RVR60 – que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.

Estas son escrituras profundas que el grueso de la cristiandad evita rigurosamente. Necesito reformular eso porque la verdad bíblica es que ellos no evitan esta escritura. Según Cristo, la verdad es que Dios los ha cegado a esta escritura y ni siquiera saben que está en la Biblia. Siendo cegados por Dios mismo, cuando se les indica todavía no pueden verlo: “No les es dado… conocer los misterios del reino de los cielos” (Mat 13:11).

¿A quién no le es dado conocer los misterios del reino? “Todas estas cosas dijo Jesús a la multitud en parábolas; y sin parábola no les habló ”(Mateo 13:34). ¿Con qué propósito habló Cristo en parábolas? “… No sea que en algún momento vean con sus ojos y oigan con sus oídos y entiendan con su corazón y se conviertan y yo los sane” (Mateo 13:15).

Así lo expresa Marcos: “Pero sin parábola no les hablaba; y cuando estaban solos, les explicaba todas las cosas a sus discípulos” (Mar 4:34).

Ya he citado Mateo 21:45, pero aclaremos que el “sumo sacerdote y los fariseos” y los “abogados y fariseos” se incluyeron de hecho en aquellos a quienes Cristo habló en parábolas “a quienes” no se les da … saber los misterios del reino de los cielos ”. Aquí de nuevo está:

Mat 21:45 RVR60 – Y oyendo sus parábolas los principales sacerdotes y los fariseos, entendieron que hablaba de ellos.

Según tengo entendido, la pregunta que hizo, “¿Quiénes son estas personas que se niegan a asistir a la cena de bodas?” La respuesta es: son aquellos a quienes Cristo les habló estas mismas parábolas. Son aquellos a quienes no les es dado “conocer” o “ver” o “oír” o “convertirse” o “ser sanados”.

¿Por qué no les son dadas estas cosas mientras que por otro lado se nos dice “porque a vosotros os es dado saber… pero a ellos no les es dado”… bienaventurados vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen ”( Mateo 13:11 y 16).

La respuesta es: Dios había decidido, no “antes que el mundo comenzara”, sino “antes de los tiempos eonianos (la palabra griega es aionios – Strong’s # 166) que ciertos predestinaron según el propósito de Aquel que obra TODAS LAS COSAS según el consejo de SU PROPIA VOLUNTAD ”(Efesios 1:11) sería“ llamado… con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino SEGÚN SU PROPIO PROPÓSITO y la gracia que nos fue dada en Cristo antes de que comenzara el mundo (antes de chronos aionios – antes de los tiempos eonianos ”- 2Ti 1: 9).

Ahora Juan el Bautista había exhortado a los mismos escribas, abogados y fariseos a “arrepentirse para la remisión de los pecados” (Lucas 3: 3). Si las multitudes, incluidos los escribas, abogados y fariseos, se hubieran arrepentido, Cristo nunca habría sido crucificado y no tendríamos salvador. Sin embargo, las cosas no se dejan al azar con Dios.

Aquellos que crucificaron a Cristo ciertamente no se consideraban robots más que tú o yo. De hecho, los robots no se encuentran en ninguna parte de las Escrituras. La palabra bíblica para todos nosotros es mucho más básica y simple que ser un robot. A los ojos de Dios, no somos más que polvo ligeramente húmedo. Somos arcilla y Dios es el alfarero. Aquí están las palabras de Dios para cada uno de nosotros:

Jer 18:4 RVR60 – Y la vasija de barro [el primer Adán hecho por el alfarero] que él hacía se echó a perder en su mano [ese es Dios] y volvió y la hizo otra vasija [el segundo Adán] según le pareció mejor hacerla.
Jer 18:5 RVR60 – Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo:
Jer 18:6 RVR60 – ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

Esto también está expresado en amonestaciones para que nos arrepintamos, pero al mismo tiempo se nos dice que es Dios quien primero hace el “vaso estropeado” y luego destruye el vaso estropeado y lo reemplaza con “otro vaso, como le pareció bien al alfarero para hacer”.

Esto está de acuerdo con cómo el primer Adán [que somos nosotros] viene directamente de la mano del creador, el Alfarero. Él [nosotros] estaba desnudo, es decir, según Apocalipsis 3:17, era una máquina pecadora y del polvo, corruptible. Las serpientes no comen literalmente el polvo, pero el Adversario ciertamente se alimenta de nuestra carne. “Polvo comerás” ha sido el alimento del Adversario desde Adán. Todos venimos de la mano del Creador desnudos, pecadores y del polvo; corruptible. Cualquiera que crea que Adán nunca habría muerto si no hubiera comido del árbol del conocimiento del bien y del mal, cree que, después de todo, la carne es incorruptible y puede vivir para siempre.

Uno debe comer del árbol de la vida para vivir para siempre. El primer Adán nunca hizo eso. Adán no murió y se volvió corruptible porque comió del árbol del conocimiento del bien y del mal. Adán pecó, estaba espiritualmente desnudo, porque era corruptible y de la carne, del polvo, y estaba muriendo: “El día que de él comieres, MURIENDO, morirás” (Gen 2:17). Pocas personas notan que el árbol del conocimiento del bien tiene la misma raíz que el árbol del conocimiento del mal. En consecuencia, están confundidos en cuanto a por qué se rechazó la ofrenda de Caín a Dios. Después de todo, Caín “trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová” (Gen 4: 3).

Son muy pocos los que tienen ojos para ver que fue Dios mismo quien plantó el árbol del conocimiento del bien y del mal. Menos aún ven que tanto el bien como el mal TIENEN LA MISMA RAÍZ.

Hay mucho más revelado aquí en el capítulo dos de Génesis:

Gen 2:9 RVR60 – Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

La verdad que parece ser la menos comprendida de todas es que incluso el árbol de la vida está “hecho para crecer de la tierra”. La verdad de esta simple declaración desmiente la falsedad de Satanás de “no morirás” (Génesis 3: 4). Satanás convenció al primer Adán de una mentira que se había instalado en los hijos de Adán desde el principio. En efecto, lo que Satanás les dijo a nuestros padres y todavía nos sigue diciendo hoy es “seguramente nunca morirás”. Sin embargo, Cristo nos dice:

Juan 11:25 RVR60 – Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida…

Es por eso que Cristo tuvo que venir en carne y participar de nuestra composición terrenal y polvorienta. “DE LA TIERRA hizo crecer el Señor… el árbol de la vida” (Gen 2: 9).

Ambos árboles crecen “del suelo”. Lo que esto nos dice acerca de nosotros es: “para que ellos [la humanidad] vean que ellos mismos son bestias” (Ecl 3:18). Pablo lo expresa así: “… eso NO fue primero lo espiritual, sino lo natural; y luego lo espiritual. El primer hombre es DE LA TIERRA [sí, Cristo, el árbol de la vida] terrenal; el segundo es el Señor del cielo ”(1Co 15: 46-47).

Las escrituras nos enseñan que UNA VEZ Cristo murió para quitar los pecados del mundo, y “está establecido que el hombre muera UNA VEZ, pero después de esto el juicio” (Hebreos 9: 26-27). NO somos inmortales, y NO somos “espíritus teniendo una experiencia física”. “Tú eres polvo”, destinado a tener una experiencia espiritual, pero solo después de que Cristo entre en nuestras vidas. Cuando Él entra en nuestras vidas, recibimos Su espíritu como una garantía de la posesión pagada: “Ahora somos los hijos de Dios”, pero todavía tenemos que morir a la carne aquí y ahora, e incluso si vivimos hasta “Él aparecerá [y] seremos como Él” (1 Jn 3: 2), todavía debemos ser transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos porque la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios. La salvación no está en nosotros saliendo, más bien está fuera de nosotros a través de Cristo que entra en nosotros y nos cambia.

La esencia de todo este tema es que “el Señor hizo crecer …” TODO es de Dios, el árbol del conocimiento del bien y del mal y el árbol de la vida AMBOS “el Señor hizo crecer”. Ambos tienen sus comienzos “FUERA DE LA TIERRA”, no fuera del espíritu.

Los elegidos se salvan “por medio de la muerte” (Heb 9:15, 27), no de la muerte. Así es como la “vida” surge “de la tierra”.

Todo esto es un cuadro perfecto en el tipo de Efesios 2: 8-10. “Por gracia somos salvos mediante la fe … porque somos SU hechura”. Cristo, nuestro sacrificio, derramó Su sangre por nosotros “cuando aún estábamos en nuestros pecados” (1 Corintios 15:17). No es para aquellos que “deciden arrepentirse”. Fue derramada por nosotros “cuando aún estábamos en nuestros pecados”. Aquellos que llenan la casa del maestro en el banquete de bodas no son los que voluntariamente eligieron venir a la boda: “el Señor dijo … sal por los caminos y por los vallados y oblígalos a entrar, para que se llene mi casa” (Lucas 14:23).

¿Quién llena la casa del amo para la boda? Aquellas personas que se ven obligadas y arrastradas a la boda llenan la casa. Eso es lo que enseñan las escrituras en todas partes.

Ni siquiera contribuimos con la fe a nuestro llamado. “Es el don de Dios”. Somos arrastrados y obligados a aceptar a Cristo. El griego para obligar aquí en Lucas 14:23 es anagkazo – Strong’s # 315. Aparece nueve veces en el Nuevo Testamento y nunca tiene nada en común con el concepto de “libre albedrío” o “libre albedrío”.

Anagkazo es la misma palabra en Hechos 28:19: “Me vi obligado a apelar al César …”. Pablo no quería apelar a César. Se sintió “obligado” a hacerlo. En los nueve casos en que tiene este concepto, los afectados por ser “obligados” nunca son los iniciadores de las acciones que se toman sobre ellos. “Y los castigé muchas veces en cada sinagoga, y los obligué a blasfemar…” (Hechos 26:11).

Otro pasaje de las Escrituras nos dice quién llenará la casa del maestro en la cena de bodas: “Nadie puede [elegir] venir a mí, si no lo trae el Padre que me envió” (Jn. 6:44). De hecho, muy pocos cristianos saben que la palabra griega que se traduce como “dibujar” aquí en Juan 6:44 debería traducirse como “arrastrado”. La palabra griega es helkuo – Strong’s # 1670. Aparece ocho veces en el Nuevo Testamento. Cada vez que se usa esta palabra, es instructivo para nosotros entender exactamente cómo Dios “el Padre nos atrae” a Su cena de bodas. Contados hacia atrás son:

8) Santiago 2:6 – “… no os traigan (arrastran) los ricos a los tribunales”.

7) Hechos 21:30 – “Y toda la ciudad se conmovió, y la gente corrió junta: y tomaron a Pablo y lo sacaron (lo arrastraron) fuera del templo …”

6) Hechos 16:19) – “Y cuando sus amos vieron que la esperanza de sus ganancias se había desvanecido, atraparon a Pablo y Silas y los llevaron (arrastraron) a la plaza del mercado donde estaban los gobernantes”.

5) Juan 21:11 – “Simón Pedro subió y sacó (arrastró) la red a tierra llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres… pero la red no se rompió”.

4) Jn 21: 6 – “Y les dijo: Echen la red a la derecha del barco, y encontrarán. Lanzaron, por tanto, y ahora no podían sacarlo (arrastrarlo) para la multitud de peces “.

3) Juan 18:10 – Antes de citar este pasaje, permítanme decir que es mi mayor deseo evitar lo que Pedro hace aquí. Es típico de los cristianos demasiado celosos usar la espada (la palabra de Dios) como lo hace Pedro, y es difícil para alguien escuchar si su “oreja” ha sido cortada por la espada. El siervo del sumo sacerdote obviamente no estaba siendo “arrastrado” por el espíritu de Cristo. Sin embargo, hay un mensaje espiritual en este y en cada incidente registrado en las Escrituras. La lección aquí es que la palabra de Dios (la espada) cuando se usa precipitadamente en un alma poco curiosa y poco receptiva tiene el efecto de cortarles las ‘orejas’. Aquellos que no están siendo arrastrados por el Espíritu, pero que todavía son forzados por conversos demasiado celosos a mirar las Escrituras que nunca han visto y no quieren ver, terminan sin “oídos para oír” (Mateo 13:13). Pero Cristo le devolvió la oreja al siervo del sumo sacerdote. Personalmente, me gusta pensar que esto nos está diciendo que toda esta experiencia le dio a este siervo la capacidad de ver y escuchar las palabras de salvación de Aquel que es capaz de “arrastrar a todos los hombres” hacia sí mismo (Jn. 12:32) su propio orden (1Co 15:22 y 23).

Pero ahora volvamos a Juan 18:10: “Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la desenvainó, hirió al siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. El sirviente se llamaba Malchus “. Dependiendo del peso, lo más probable es que “arrastrado” no sea la mejor traducción aquí, pero una cosa es segura; las espadas ya no deciden saltar de las vainas que los peces deciden venir a tierra o saltar a los barcos. Es Dios quien nos dice que “se nos han dado ojos para ver y oídos para oír”. Si no vemos ni entendemos, la única razón por la que no lo hacemos es porque “a ellos no les es dado … conocer los misterios del reino de los cielos” (Mateo 13: 11-16).

2) Juan 12: 32-33 – “Y yo, si fuere levantado de la tierra, atraeré [arrastraré] A TODOS LOS HOMBRES HACIA MÍ. Esto lo dijo significando qué muerte debía morir “.

¿Ha sido Cristo levantado en la cruz de la crucifixión? Por supuesto que lo ha hecho. Ahora, a través del ardiente castigo y flagelación de la gracia, Él arrastrará a todo hombre que haya nacido a Sí mismo: “Porque tanto amó Dios AL MUNDO [cuando todavía estábamos en nuestros pecados – 1 Corintios 15:17] que todo aquel que cree en Él debe no se pierda, mas tenga vida eterna… para que EL MUNDO sea salvo por él ”(Jn. 3: 16-17). ¿Es esto solo un deseo débil de parte de Dios, o es esto lo que sucederá? “Toda rodilla debe doblar… y toda lengua debe confesar que Jesucristo es el Señor para gloria de Dios Padre” (Fil 2: 10-11).

1) Juan 6:44 – “Nadie puede venir a mí si no es el Padre que me envió, ARRASTRARLO [arrastrar] …”

Sin duda, muchos habrían seguido a Cristo antes de Su crucifixión tal como lo hicieron, 3000 en un día, después de Su resurrección. El Padre no los estaba arrastrando hacia Él. En cambio, les dio ojos para no ver, oídos para no oír y corazones endurecidos para que no se convirtieran y Él los sanara.

Estas son las ocho veces que aparece la palabra “dibujar” en todo el Nuevo Testamento. Una vez más, se nos muestra que es “el Señor Dios hizo crecer todo árbol … el árbol de la vida … y el árbol de la ciencia del bien y del mal” (Génesis 2: 9).

Esta es la verdadera razón por la que los judíos rechazaron a Cristo. Esta es la verdadera razón por la que la mayoría de las personas se “pierden” (temporalmente) durante esta época. Por eso también la cristiandad en general se negará a asistir a la boda.

Aquí hay algunas escrituras claras y directas sobre los métodos de operación de Dios.

Ef 1:11 RVR60 – En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

Ef 2:8 RVR60 – Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don [“A ti te es dado” – Mateo 13:11] de Dios;

Pablo equipara este don de fe con Dios que muestra misericordia de nosotros: “Entonces, NO ES DE EL QUE QUIERE [sin libre albedrío] ni del que corre, SINO DE DIOS QUE TIENE MISERICORDIA“. (Romanos 9:16).

Esta declaración clara y directa, que aniquila la falsa doctrina del “libre albedrío” del hombre, está precedida por esta declaración de Aquel que “obra todas las cosas según el consejo de SU propia voluntad”: “… tendré misericordia de quien yo tenga misericordia …” Dios insiste en que entendemos que prácticamente no tenemos NADA que ver con el hecho de que nos llamen y nos arrastren hacia Él. Todo es por “predestinación” y “el consejo de SU PROPIA VOLUNTAD” (Efesios 1:11).

La vida que “ahora vivimos en la carne [no es de nuestra elección, sino] por la fe [no en] el hijo de Dios” (Gálatas 2:20) “que [la fe] no de ustedes ES EL DON DE DIOS ”(Efesios 2: 8). Es la fe del Hijo de Dios, no de ti ni de mí ni de ningún otro hombre, sino la fe de Cristo.

“Y a los que predestinó, a éstos también llamó…” (Rom 8:30). “Entonces, NO es del que quiere… sino de Dios que tiene misericordia” (Rom 9:16) está en este contexto: “Porque los hijos [Jacob y Esaú] NO NACIERON AÚN, ni habiendo hecho bien ni mal [antes de tener la oportunidad de elegir el bien y rechazar el mal], QUE EL PROPÓSITO DE DIOS SEGÚN LA ELECCIÓN [predestinación – Rom 8:30 y Efesios 1:11] PODRÍA PERMANECER … como está escrito ‘A Jacob amé mas a Esaú aborrecí ”(Rom 9,11 y 13). Esto es antes de que nacieran, y está escrito para nuestra amonestación. Esto no nos habla de un caso excepcional. Esto nos dice cómo Dios opera “todo según el consejo de su propia voluntad”.

Esto, Pablo sabe, nos suena muy injusto, injusto e injusto. “¿Qué diremos entonces? ¿Hay injusticia con Dios …? ” (Romanos 9:14). Luego entra directamente en la soberanía total de Dios: “Tendré misericordia del que yo tenga misericordia… no es del que quiere, sino de Dios que tiene misericordia” (Rom 9: 15-16). Para reforzar la verdad de la cual Pablo era muy consciente: “Yo [Dios] creo el mal (Isaías 45: 7), agrega esto al hecho de que Dios aborreció a Esaú antes de que él naciera:“… la Escritura dice a Faraón, sí para este mismo propósito te he levantado, para mostrar mi poder en ti, y para que mi nombre sea proclamado en toda la tierra. Por tanto, Él tiene misericordia (arrastra) del que Él tendrá misericordia y al que Él quiere, Él endurece [ciega] ”(Rom 11:17). Pero, ¿no enseñan las Escrituras que la ceguera proviene del “Dios de este mundo”?

Por supuesto, “el Dios de este mundo (era – aion) cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del glorioso evangelio de Cristo, que es la imagen de Dios” (2 Cor 4: 4). Esa es la misma razón por la que Cristo habló en parábolas “para que no se conviertan y yo los sane” (Mateo 13:15). ¿Quién envía al dios de esta época para cegar la mente de los incrédulos? “Él [Dios] cegó sus ojos y endureció su corazón para que no vieran con sus ojos, ni entendieran con su corazón, y se convirtieran y yo los sanara” (Jn. 12:40).

Y nuevamente: “Dios les ha dado espíritu de sueño, ojos para que no vean, y oídos para que no oigan hasta el día de hoy: (Rom 11: 8). Esto es lo que Pablo quiere decir dos capítulos antes, donde dice: “Entonces, no es del que quiere… sino de Dios que tiene misericordia… Por tanto, el que tiene misericordia del que quiere, y al que quiere, endurece (ciega, da ellos el espíritu de sueño, no les abre los ojos ni los oídos) (Rom 9:16, 18).

Desde que endureció el corazón de Faraón antes de que Moisés regresara a Egipto (Éxodo 4:21), desde que es Él quien ciega los ojos de la gente y tapa sus oídos, y desde que fue Él quien dio a los asesinos de nuestro Señor el poder de hacer su maldad. obra, ya que “nadie puede resistir …” a Él (2Cr 20: 6); ¿Por qué todavía encuentra falta?

En otras palabras, si las personas que decidieron no asistir a la cena de bodas estaban realmente cumpliendo el propósito de Dios, y si los que sí asisten son arrastrados contra su propia voluntad carnal, mediante el castigo y la flagelación, a la cena de bodas, ¿POR QUÉ AÚN ENCUENTRA? ¿CULPA?

¿Pablo ahora se contradice a sí mismo y a la totalidad de las Escrituras y dice que Dios encuentra faltas en los pecadores porque eligen cerrar los ojos, eligen taparse los oídos, quieren el espíritu de sueño, han elegido endurecer sus corazones y no eligen para asistir a la fiesta de bodas?

No, esa no es su respuesta. Primero nos reprende por nuestra ignorancia:

Rom 9:20 RVR60 – Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro [Esaú, faraón, los que se niegan a asistir al banquete de bodas, tú o yo] al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?

Pablo se dio cuenta de que aquellos que se arrepienten y vienen a Cristo solo lo hacen porque han experimentado algo de Dios que les abrió los ojos ciegos y los oídos sordos; los levantó de su condición de sordos espirituales y los llevó, o los arrastró, para que se dieran cuenta de que necesitaban desesperadamente un salvador. Aquí están los que ocuparán los asientos en la cena de bodas:

Mat 11:5 RVR60 – Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio;

¿Por qué estas personas eran ciegas, cojas, leprosas, sordas, muertas y pobres? La respuesta es porque están siendo arrastrados a Cristo. Todas estas son condiciones absolutamente incurables que requieren una experiencia de “camino a Damasco” para curarse de ellas. A veces pensamos: “Si me tiraran al suelo, viera una luz brillante, oyera una voz y me quedara ciego durante tres días, yo también sería un discípulo dedicado”.

Dios nos habla de nuestro caminar con Él:

· “El Señor al que ama, disciplina y azota a todo hijo que recibe” (Hebreos 12: 6).

· “… Debemos a través de MUCHA tribulación entrar en el reino de Dios (Hechos 14:22).

· “Si… sufrimos con él, para que también seamos glorificados juntamente” (Rom 8, 17).

· “Si sufrimos, también reinaremos con él…” (2 Timoteo 2:12).

La experiencia de Pablo en el camino a Damasco no se da para decirnos cuán único era Pablo. Más bien es para nuestra amonestación. Cualquiera que realmente conozca a Cristo, no lo conoce porque haya sido un discípulo celoso de alguna iglesia organizada, como lo fue Pablo. Aquellos que verdaderamente conocen a Cristo, leen Su palabra por sí mismos. Jesucristo mismo los derriba y “castiga … y azota a CADA HIJO que recibe”. Les lleva a ver cuán ciegos han estado mientras estaban al servicio de la iglesia organizada. Al tomar conciencia de nuestra ceguera, se nos asegura que se nos dará la vista.

Debemos hacernos comprender que, por nosotros mismos, estamos casi muertos; debemos vernos a nosotros mismos como incurablemente cojos, leprosos y sordos. Ahora hemos sido “arrastrados” a Cristo. Ahora tenemos una experiencia personal y una relación con el único líder de la iglesia. Eventualmente nos vemos a nosotros mismos como el templo de Dios porque Él ahora habita en nosotros. La bestia de Eclesiastés 3:18 ha sido expulsada del templo. Ya no servimos a la bestia. Hemos superado su marca porque “aquí hay sabiduría; el que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia; porque es el número de un hombre …” (Apocalipsis 13:18).

Puede que nunca se construya un templo físico en la Jerusalén terrestre. Ni el templo, ni la bestia con la que Dios se preocupa, son construidos por manos. “El que tiene entendimiento” verá que nuestra lucha es espiritual (Efesios 6:12). Conocer la hora de la aparición de un hombre, su fecha de nacimiento y su nombre y dirección no le hará ningún bien espiritual a uno si la bestia espiritual todavía está exigiendo la adoración de todo corazón en el único templo verdadero de Dios.

“Tener una mente carnal es muerte, pero tener una mente espiritual es vida y paz” (Rom 8: 6). El verdadero templo es un templo espiritual, no hecho con manos. Está ocupado por la bestia desde el momento del nacimiento. Por eso Juan, hace dos mil años, podía decir “el tiempo está cerca” (Apocalipsis 1: 3). “Hace que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, reciban una marca en la mano derecha o en la frente” (Ap 13, 16). Hace dos mil años, Cristo dijo: “El tiempo está cerca”.

Todos pertenecemos al menos a uno de esos grupos: pequeños, grandes, ricos, pobres, esclavos o libres.

¿Quiénes son los que están de pie sobre el mar de vidrio mezclado con fuego ante el trono de Dios ?: “… y los que habían obtenido la victoria sobre la bestia [en sí mismos – Ec. 3:18] y sobre su imagen [iglesias que dicen ser Cristianos que son verdaderamente en la imagen del primer Adán bestial] y sobre su marca [en su mano derecha y sus frentes] y sobre el número de su nombre [“es el número de un hombre …”] Y cantan la canción de Moisés ”(Apocalipsis 15: 2-3).

¿Por qué “cantan el cántico de Moisés”? Es porque, como Israel de antaño, han sido arrastrados hacia Dios. Israel no pidió ser liberado de Egipto. “Cuando Israel era niño, lo amé y llamé a mi hijo de Egipto. Como los llamaron [Moisés y Aarón], así se apartaron de ellos: ofrecieron sacrificios a los baales y quemaron incienso hasta convertirlos en esculturas ”(Os 11: 1-2). Israel estaba constantemente deseando no haber salido de Egipto. A la primera oportunidad, cuando Moisés estuvo en el monte cuarenta días, volvieron a la adoración de ídolos a la que estaban tan acostumbrados.

El punto es que Israel no eligió a Dios; Dios eligió a “Israel según la carne”. Y “como [Él] los llamó, así se fueron de [Él]”.

¿Es lo mismo bajo el nuevo pacto? “Ahora bien, TODAS ESTAS COSAS les sucedieron como ejemplos: y están escritas para nuestra amonestación sobre quienes han llegado los fines del mundo [palabra griega aion o age Strong’s # 165 -]” (1 Corintios 10:11).

Entonces, ¿por qué le sucedieron todas estas cosas a “Israel según la carne”? “Estas cosas fueron [para] nuestro ejemplo … ahora todas estas cosas les sucedieron como ejemplos [# 5179 – La palabra griega es tupos o tipos] y están escritas para nuestra amonestación, sobre quienes los fines [Griego – telos # 5056 – el fin o resultado predeterminado] del mundo [aion # 165 – edad; una vida útil larga o corta o un período de tiempo largo o corto]. Nunca en las Escrituras se usa aion / age para significar eternidad o tiempo sin fin. Más sobre esto más adelante…] han venido ”(1Co 10: 5 y 11). ¿En qué lugares de los escritos de Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Pablo, Pedro, Santiago o Judas hay siquiera un indicio de “libre albedrío”?

Parte 4 – ¿Enseña James el “libre albedrío”?

Puede responder: “Aquí mismo, en este pasaje, Pablo dice que esto es para nuestra amonestación”. Entonces probablemente preguntará, ¿por qué nos advierten si no tenemos libertad de elección? ¿No nos enseña Santiago: “Nadie diga… soy tentado por Dios… pero todo hombre es tentado cuando es atraído y seducido por su propia concupiscencia” (Santiago 1: 13-14). ¿No es esta una prueba bíblica del “libre albedrío”? ¿No prueba esta declaración de James que tenemos libertad de elección?

¡La respuesta bíblica es absolutamente no! ¿No prueba que elegimos? ¡Seguro que sí! ¿Prueba que nuestras elecciones y la elección son “libres” y sin causa y de nosotros mismos sin una causa? No según James. Santiago nos enseña que nunca debemos decir: “Lo haremos… para eso [porque] debéis decir SI EL SEÑOR QUIERE, viviremos y haremos esto o aquello” (Santiago 4: 13-15). ¿Suena eso como si James creyera en el “libre albedrío” del hombre? Observe lo que dice Santiago antes de esta declaración de que “todo hombre es tentado cuando es atraído y seducido por su propia lujuria”. ¿Nos enseña que esto prueba que tenemos libertad de elección aparte de la voluntad de Dios? ¿Nos está enseñando Santiago que nuestra salvación depende de nuestra libre elección? Aquí está todo lo que Santiago enseñó acerca de la tentación: “Hermanos míos, es todo gozo cuando caéis en diversas tentaciones. Sabiendo esto, LA PRUEBA DE TU FE OBRA PACIENCIA. Pero tenga la paciencia su obra perfecta, para que seáis perfectos y completos, sin falta de nada ”(Stg 1: 2-3).

Luego vincula esta necesidad de paciencia con la necesidad de sabiduría. Una persona impaciente ciertamente no es una persona sabia, ya que “en vuestra paciencia poseéis vuestras almas” (Lucas 21:19). Ahora llegamos al versículo 12 de Santiago 1: “Bienaventurado el hombre que soporta la tentación; porque cuando sea probado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman”.

Ahora, para el versículo 13 que se cita a menudo: “Nadie diga cuando es tentado, yo soy tentado por Dios”. Esta palabra “tentado” en griego es peirazo – Strong’s # 3985. Esta es la forma singular de la misma palabra que se usa en el versículo dos: “Hermanos míos, es todo gozo cuando caen en diversas tentaciones (peirosmos – Strong’s # 3986). ¿Por qué Santiago en el versículo dos nos dice que “consideren todo gozo cuando caigan en diversas tentaciones”, y luego en el versículo catorce nos dice que “todo hombre es tentado cuando es atraído y seducido por su propia lujuria?” ¿Está diciendo Santiago que debemos ser conscientes de nuestra propia lujuria y regocijarnos en ella?

Por supuesto, eso no es lo que dice James. Si crees en:

· “Libertad de elección” sin embargo, o si cree que

· Sus elecciones están libres de las influencias de un Dios que “crea el mal”, que “ciega y tapa los oídos para que no se conviertan”, que “odiaba a Esaú antes de nacer mientras estaba en el vientre de su madre sin haber hecho ni bien ni el mal ”, que“ endurece a quien quiere y tiene misericordia de quien quiere ”, que declara“ así que no es del que quiere, sino de Dios que tiene misericordia… por tanto, tiene misericordia del que quiere y del que tiene misericordia A él endurecerá ”(Rom. 9:16, 18);

· Si todavía cree que “la gracia por la fe y que [la fe] no es de ustedes mismos” en realidad significa libertad de elección, entonces ciertamente debe creer que Santiago también está enseñando “libertad de elección”.

Santiago no está enseñando la soberanía del hombre en su propia salvación. Santiago sabía que “el espíritu que mora en nosotros [que Dios nos dio – Rom 9: 20-21] desea envidiar” (Santiago 4: 5). También entendió que la solución no era la “libertad” de elección, sino “Él da más gracia”. Santiago también conocía todo el significado de la palabra gracia (Tito 2: 11-12). Esta escritura nos enseña que LA GRACIA NOS CASTIGA. La palabra “enseñar” en realidad es “disciplina”.

Santiago 4:15 Explica Santiago 1: 13-14

Es Santiago quien nos revela exactamente lo contrario de lo que la cristiandad deduce de Santiago 1: 14-15. No es lo que aceptará la carne. Aquí nuevamente está la verdadera enseñanza de Santiago con respecto a la ‘libertad’ de elección: “Vayan ahora ustedes que dicen: Hoy o mañana iremos a una ciudad así, y continuaremos allí un año, y compraremos y vendemos y obtendremos ganancias. no sé lo que será mañana. [¿Y cuál es su punto?] ¿Para qué es TU VIDA? Incluso es un vapor que aparece por un poco de tiempo y se desvanece. Porque debéis decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os regocijáis en vuestra jactancia [libertad de elección]: toda vanagloria es mala ”(Santiago 4: 13-16). Nuestras vidas son como un vapor y están sujetas a “si el Señor quiere”.

Esa es la enseñanza de James sobre el tema del libre albedrío y la libertad de elección. A menos que, por supuesto, nuestra carne obstinada quiera ignorar Romanos 9, “No es del que quiere” y aquí nuevamente en Santiago “lo que es tu vida”. ¿Debemos creer que Santiago está enseñando la soberanía de Dios sobre nuestros asuntos financieros, pero se aparta y deja nuestra salvación enteramente en nuestras manos? ¡No! Santiago enseñó: “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”. Si nuestra vida en la carne, que todos debemos experimentar antes de que se nos dé la oportunidad de elegir a Cristo, depende de “si el Señor quiere”, entonces seguramente esa elección en sí será “Su hechura”.

Esta enseñanza de Santiago con respecto a la soberanía de Dios en todas las cosas está de acuerdo con las enseñanzas de Pablo de que los elegidos son “predestinados para la adopción de hijos según el beneplácito de su voluntad … siendo predestinados según el propósito de Aquel QUE OBRA TODAS LAS COSAS [Jacob, Esaú, Faraón, tú y yo todos de la misma masa] SEGÚN EL CONSEJO DE SU PROPIA VOLUNTAD ”(Efesios 1: 5, 11). El suyo es el único libre albedrío mencionado en las escrituras. Todas las demás voluntades están supeditadas a “Si el Señor quiere…: (Stg 4:15). “Si las primicias [los que están en Cristo] son ​​santas, la masa [los que rechazan a Cristo en este siglo] también es santa” (Rom 11:16).

Regresemos a Romanos 9. Aquí Pablo nos dice que Dios “aborreció a Esaú antes de que naciera” mientras estaba en el vientre de su madre sin haber hecho ni bien ni mal, QUE EL PROPÓSITO DE DIOS SEGÚN LA ELECCIÓN PODRÍA SER … Como está escrito Jacob amé, pero a Esaú aborrecí … así que NO ES DE ÉL EL QUE QUIERE [el libre albedrío del hombre], SINO DE DIOS QUE TIENE MISERICORDIA … Porque la Escritura dice al Faraón aun con este mismo propósito te levanté. Para que pueda mostrar mi poder en ti y que mi nombre sea declarado en toda la tierra. Por tanto, Él tiene misericordia [arrastrando a algunos hacia él mediante la disciplina y la flagelación – Heb 12: 6)] de quien Él tendrá misericordia, y a quien Él quiere endurecer [dándoles ojos que NO PUEDEN ver y oídos que NO PUEDEN oír para que no debe ser convertido y sanado ‘] “

Rom 9:19 RVR60 – Pero me dirás [aquellos que creen en el “libre” albedrío, definitivamente no es James]: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?

¡Ninguno! (2 Crónicas 20: 6).

“No, pero oh hombre [que se niega a admitir que su voluntad no es un ‘libre’ albedrío], ¿quién eres tú que replica contra Dios? ¿Dirá la cosa formada [por Dios] al que la formó [para destrucción]: ¿Por qué me has hecho así [Dios]? ¿No tiene el alfarero [Dios] potestad sobre el barro [hombre] de la misma masa [toda la humanidad] para hacer un vaso [los que lleva a la cena de bodas] para honra, y otro [los que rechazan su invitación a la cena de bodas]? , a los que ciega, da oídos que NO PUEDEN oír y endurece “para que no se conviertan y yo los sane”] a la deshonra ”(Rom 9, 11-21).

Pablo concluye este capítulo: “Pero Israel, que siguió la ley de la justicia, no alcanzó la ley de la justicia… porque no la buscó por la fe, sino por las obras de la ley. Porque tropezaron con esa piedra de tropiezo… ”(vs. 31-32).

¿Pablo se contradice a sí mismo? ¿Los versículos 11-21 colocan toda la responsabilidad por las decisiones equivocadas de Esaú y Faraón sobre los hombros de Dios, mientras que los versículos 31 y 32 colocan la responsabilidad de que Israel rechace a su Mesías sobre los hombros de Israel? ¿Israel se niega a aceptar su invitación a la cena de bodas sin una causa? ¿Es su decisión de rechazar su invitación una elección “libre”? ¿Estaba Dios apostando a que los judíos rechazarían a Cristo y lo crucificarían cuando envió a su hijo? ¿Tropezaron con esa piedra de tropiezo por elección, por su propia “libre” voluntad? ¡NO! “Dios les ha dado espíritu de sueño, ojos para que no vean y oídos para que no oigan hasta el día de hoy” (Rom 11: 8).

“Pero sus mentes estaban cegadas, porque hasta el día de hoy permanece el mismo velo [puesto allí por Dios] sin ser quitado en la lectura del Antiguo Testamento; cuyo velo es quitado en Cristo. Pero incluso hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está sobre su corazón ”(2 Corintios 3: 14-15).

Mat 13:11 RVR60 – …Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.

Todas estas declaraciones y muchas, muchas otras se refieren a las mismas personas que estaban siendo amonestadas por Juan el Bautista y Cristo a “arrepentirse” y convertirse (Mat. 3: 2 y 4:17).

Entonces, ¿por qué dice Santiago: “Todo hombre es tentado cuando se deja llevar por su propia lujuria y es seducido …” James dijo esas palabras porque son verdaderas. Dios mismo no nos obliga a pecar. No tiene que obligarnos a pecar. Él nos creó del polvo, corruptible. Venimos de esta manera de la mano del creador. Adán era de carne y hueso que “no puede heredar el reino de Dios”; y fue así de la mano del creador.

La afirmación se hace incluso antes de que comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal: “y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban” (Gen 2:25). Esta no es una simple declaración de la historia aquí en Génesis 2:25. Es la misma declaración hecha en Apocalipsis 3:17: “Tú… desventurado y miserable y pobre y ciego y desnudo… [pero no te avergüenzas] porque dices: Soy rico y enriquecido en bienes, y tengo necesidad de nada… ”(Apocalipsis 3:17).

¿Crees que Adán estaba avergonzado de su desnudez? Se nos dice que ni él ni su esposa se avergonzaron. Adam estaba pensando “Vaya, estoy en una situación terrible. Soy de carne y hueso. Soy corruptible y estoy sujeto a la muerte. Necesito un salvador “. No, Adán nunca vio su condición miserable, miserable, pobre, ciega y desnuda hasta que comió del árbol del conocimiento del bien y del mal. “… Yo no conocía el pecado sino por la ley…” (Rom 7: 7). Solo después de que Adán vio que había desobedecido a Dios, vio que necesitaba un salvador, una cubierta para su “desnudez”. Incluso entonces solo existía el tipo de la última ofrenda por el pecado disponible para Adán y sus hijos hasta que la verdadera ofrenda por el pecado fue finalmente ofrecida por el decreto soberano de Dios (Hechos 4: 27-28).

El árbol del conocimiento del bien y del mal era un tipo de la “ley de Moisés” (Hechos 13:39). Hizo que Adán se diera cuenta de la muerte ya existente que estaba muriendo: “El día que de él comieres, morirás, morirás” es la traducción correcta de Génesis 2:17. Adán estaba muriendo en virtud de haber sido hecho del polvo y estar desnudo de la mano del Creador. No había ninguna duda en la mente de Dios de lo que haría Adán. ¿Tentó Dios mismo a Adán? No tenía que hacer eso. ¿Tuvo Dios que obligar a David a ser tentado por Betsabé? No, y al igual que David, todos somos voluntarios para el trabajo de pecar. “Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom 3:23). Como Adán, no nos damos cuenta de nuestro pecado hasta que estamos bajo la ley: “Yo no conocí el pecado, sino por la ley…” (Rom 7: 7). “La ley fue nuestro maestro de escuela para llevarnos a Cristo” (Gálatas 3:24).

El árbol del conocimiento del bien y del mal no es el “árbol del pecado”. El árbol del conocimiento del bien y del mal no desnudó a Adán y Eva ni desnudó del polvo, corruptible. “¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? Dios no lo quiera… (Rom. 7: 7). La ley, como el árbol del conocimiento del bien y del mal, no nos hace pecar; simplemente nos dice qué es el pecado: “Yo no conocía el pecado sino por la ley” (Rom 7: 7). Entonces, ¿cuál fue la causa fundamental del pecado de Adán? Era su composición terrenal, de polvo y carnal combinada con su condición de desnudo [en pecado] (Apocalipsis 3:17). Agregue a esto también un tentador, y el destino de Adán quedó sellado. Ahora, preguntemos honesta y escrituralmente quién fue responsable de todo esto.

Isa 45:5 RVR60 – Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste,
Isa 45:7 RVR60 – que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto. [[endurecer los corazones, los ojos ciegos y tapar los oídos a la verdad]. Hago las paces [con aquellos a quienes muestro misericordia] y creo el mal [vasos de deshonra, corazones endurecidos, ojos ciegos, oídos sordos, cuerpos leprosos moribundos, etc.]]

Sea físico o espiritual, “¿quién hace al mudo o al sordo, al que ve o al ciego? ¿No tengo yo al Señor? (Éxodo 4:11). “Considerad la obra de Dios: porque ¿quién puede enderezar [hacer justo u honrado] lo que él torció [endurecido y deshonrado]?” (Eclesiastés 7:13).

Hagamos ahora algunas preguntas y respondamos con las Escrituras que Santiago conocía tan bien.

  • ¿Quién hace a los hombres malos? “El Señor hizo todas las cosas para sí mismo, y aun al impío para el día del mal (Prov. 16: 4). “He aquí, he creado al herrero que sopla las ascuas en el fuego y saca la herramienta para su obra; y he creado al devastador para destruir ”(Isa 54:16)
  • ¿Quién hace que algunos rechacen su invitación a la cena de bodas? “Oh Señor, ¿por qué nos hiciste errar de tus caminos y endureciste nuestro corazón a tu temor…” (Isaías 63:17).
  • Cuando nuestro corazón se endurece y pecamos contra Dios, ¿quién es responsable de nuestra disciplina de aflicciones? “¿Te restringirás por estas cosas, oh Señor? ¿Quieres callar y afligirnos mucho? (Isaías 64:12).
  • ¿Quién es responsable de aquellos que se arrepienten y terminan llenando los asientos en la cena de bodas? “Ninguna arma forjada contra ti prosperará; y toda lengua que se levante contra ti en juicio, la condenarás. Esta es la heredad de los siervos del Señor, Y SU JUSTICIA ES DE MÍ, dice el Señor ”(Isa 54:17).
  • ¿Quién es responsable de nuestro arrepentimiento y apartarnos de nuestros propios caminos? “… me castigaste, y fui castigado como un becerro desacostumbrado al yugo; CONVIÉRTETE A MÍ, [por gracia que castiga – Tito 2: 11-12; Heb 12: 6] y me convertiré; porque eres el Señor mi Dios ”(Jer 31:18).
  • ¿Quién es responsable del destino de Israel? “Y la vasija de barro que hizo se estropeó en la mano del alfarero…” (Jer 18: 4) [Dios el alfarero no comete errores; Él creó deliberadamente un ‘vaso estropeado’ primero: Adán, Caín, Ismael, Faraón, Esaú, el rey Saúl y el Israel físico] vasos de deshonra, creados para “la destrucción de la carne para que el espíritu se salve en el día del Señor ”(1 Corintios 5: 5).

Dado que la vasija se estropeó, Dios la hizo de nuevo [la vasija nueva no es la misma que la vieja; es el nuevo pacto de 2Corintios 3: 6 y Gálatas 6:16 en contraposición a “mis parientes según la carne” de Romanos 9: 3 – otro vaso] como le pareció bien al alfarero hacerlo… Oh casa de Israel [ los descendientes físicos de Abraham, el vaso estropeado; las muchas semillas de Gálatas 3:16], ¿no puedo hacer contigo como este alfarero? dice el Señor. He aquí, como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel ”(Jer 18: 4-6).

Cuando el mundo se vuelva contra el pueblo de Dios, ¿quién será el responsable en última instancia? “Israel entró en Egipto y Jacob habitó en la tierra de Cam… Él [Dios] hizo que su corazón [Egipto, el mundo] odiara a Su pueblo…” (Sal 105: 23-25).

Cuando Pablo dice que somos “predestinados conforme al propósito de AQUEL QUE OBRA TODAS LAS COSAS SEGÚN EL CONSEJO DE SU PROPIA VOLUNTAD” (Efesios 1:11), ¿realmente se refiere a TODAS LAS COSAS? “La suerte se echa en el regazo; pero toda su disposición es del Señor (Prov. 16:33). “Las preparaciones del corazón en el hombre y la respuesta de la lengua son de Jehová” (Prov. 16: 1).

Bíblicamente, la soberanía de Dios es total. La carne no aceptará esto porque deja a la carne sin nada de qué jactarse.

¿Hemos tomado la decisión de rechazar las amonestaciones de las Escrituras? ¡Ay de nosotros! Cada declaración sobre la soberanía de Dios en la vida de las personas o las naciones siempre va seguida de advertencias para elegir el bien y rechazar el mal. Esto es cierto porque Dios siempre se ha reservado un remanente para sí mismo. (Romanos 9:27, Romanos 1: 5)

¿Elegimos morir a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a Cristo? Muy bien. Todos seremos juzgados de acuerdo con nuestras acciones [griego: ergon, el significado de Strong # 2041 funciona]

De cualquier manera, la verdad bíblica es: “Pero ahora, oh Señor, tú eres nuestro padre; nosotros somos el barro y tú nuestro alfarero; y todos somos obra de TU MANO” (Isa 64: 8). En otras palabras, “Por gracia [castigo y flagelación – Hebreos 12: 6] sois salvos por medio de la fe y ESO [incluso sólo la fe] NO DE USTEDES MISMOS, es el don de Dios. No por obras [que hacemos nosotros mismos – Isa 54:17] para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para BUENAS OBRAS, que DIOS ANTES ORDENÓ [predestinó] que andemos en ellas ”(Efesios 2: 8-10). “Esta es la herencia de los siervos del Señor, y SU JUSTICIA ES DE , dice el Señor” (Isa 54:17).

Claramente, no hay lugar para que la carne se atribuya el mérito de cualquier justicia que “Cristo en nosotros” pueda realizar a través de nosotros. “Somos SU mano de obra”.

La soberanía de Dios no se limita a “todo don bueno y perfecto” (Santiago 1:17). El hecho de que todo don bueno y perfecto venga de arriba no significa que SÓLO los dones buenos y perfectos vengan de arriba.

Tanto Santiago como Pablo estuvieron de acuerdo en que “todas las cosas” (Efesios 1:11) dependen de “Si el Señor quiere …” (Santiago 5:15).

El Señor ha tenido la bondad de revelarnos que no solo todo don bueno y perfecto viene de lo alto, sino que por “el beneplácito de SU voluntad” (Efesios 1: 5), [Él] hace TODAS LAS COSAS después el consejo de su propia voluntad ”(Efesios 1:11). “Todas las cosas” incluye tanto el bien como el perfecto y el mal: “Oh Señor, ¿por qué nos hiciste errar de tus caminos y endureciste nuestro corazón de tu temor?” (Isaías 63:17). “No es del que quiere, sino de Dios que tiene misericordia… por tanto, del que tiene misericordia tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece” (Rom 9:16, 18).

Santiago era muy consciente de que “la prueba de nuestra fe produce paciencia” (Santiago 1: 3) y que todas las cosas dependen de “si el Señor quiere” (Santiago 4:15). Entonces, cuando nos dice: “… Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta a ningún hombre” (Santiago 1:13), se vuelve obvio que Santiago conocía los detalles de los métodos de Dios. “Dios es el que obra en vosotros tanto el querer [el deseo de agradar a Dios] como el hacer su buena voluntad” (Fil 2:13).

Entonces, ¿qué revelan las Escrituras que es el método que usa Dios mediante el cual se puede decir que Dios es soberano sobre el bien y el mal y, sin embargo, Dios mismo no tienta a ningún hombre?

Parte 5 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 1 – La tentación de la humanidad (Adán y Eva)

El primer ejemplo es el patrón de todas las acciones soberanas de Dios con respecto a la tentación del hombre. La soberanía de Dios había matado a Cristo por la transgresión de Adán antes de que Adán fuera creado: “El que nos salvó y nos llamó con llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según SU PROPIO PROPÓSITO y gracia, que nos fue DADO EN CRISTO JESÚS ANTES EL MUNDO EMPEZÓ ”(2Ti 1: 9). Y de nuevo: “Pablo… en la esperanza de la vida eterna que Dios, que no puede mentir, prometió antes que el mundo comenzara” (Tito 1: 1-2).

Obviamente, Dios había decidido de antemano que Adán sería tentado y transgrediría su mandato directo de no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. Es muy instructivo notar que el hecho del polvo, débil, corruptible y “desnudo” [que escrituralmente significa pecador (Apocalipsis 3:17)] Adán, así como el árbol prohibido del conocimiento del bien y del mal, fueron ambos el producto del Creador. La única pregunta ahora es ¿cómo será tentado Adán para que Dios pueda decir con sinceridad que Él mismo no tienta a ningún hombre? Esto no fue un problema para el creador. Adán y Eva fueron “arrastrados y seducidos por su propia lujuria” (Santiago 1:14). ¿Cuál fue el instrumento que se usó para efectuar la tentación por la cual Adán fue “hecho errar de sus caminos” (Isaías 63:17)? Fue y siempre es el propio Adversario o uno de sus secuaces llamados en las escrituras “espíritus malignos”. ¿Tentó Dios mismo a Adán? No, no lo hizo. ¿Obligó Dios a Adán a transgredir su mandato de no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal? Absolutamente no.

Dios nunca necesita forzar a nadie a pecar o transgredir. Él nos hizo débiles y corruptibles “del polvo” para empezar. Dios nunca necesita tentarnos porque la serpiente se alimenta del “polvo de la tierra”. Las serpientes nunca comen literalmente el polvo del suelo. Las serpientes son carnívoras. Se alimentan de ratas, ratones, pequeños reptiles, etc. El “polvo” del que se habla en Génesis es “el espíritu que habita en nosotros y que desea envidiar” (Santiago 4: 5). Esta declaración la hace Santiago, el mismo escritor del Nuevo Testamento que nos dice en el capítulo uno:

Stgo 1:13 RVR60 – Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;
Stgo 1:14 RVR60 – sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

Lo hará cualquiera que afirme estar familiarizado con estas escrituras: “El espíritu es el que da vida (Jn. 6:63); “Envías tu espíritu, son creados…” (Sal. 104: 30); “Hay un espíritu en el hombre, y la inspiración del Todopoderoso les da entendimiento” (Job 32: 8), etc., etc. niegan que “el espíritu en nosotros codicia la envidia” es el mismo espíritu que el Creador sopló en Adán que le dio a Adán su “aliento de vida”? Sí, fue Dios quien nos dio “el espíritu en nosotros [que] desea envidiar”.

No, James no estaba enseñando “libertad” de elección. James simplemente estaba enseñando a elegir; elecciones causadas por ser hechas bajo la influencia del Creador. El Creador es la causa última de todas las cosas, incluidas todas las decisiones que tomamos.

Comprender la soberanía de Dios no nos exime de dar cuenta de nuestras acciones a Dios, ni nos libera de nuestras decisiones y elecciones diarias. Entender la soberanía de Dios simplemente significa que ahora entendemos que todas nuestras elecciones y decisiones son elecciones y decisiones CAUSADAS.

En nuestro orgullo y vanidad, no queremos admitirlo, pero la verdad de las Escrituras es que cada elección que hacemos es una elección causada. La “libertad de elección” y el “libre albedrío” son doctrinas falsas que desafían las declaraciones de Dios en Su palabra de que …

Pro 20:24 RVR60 – De Jehová son los pasos del hombre; ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?
Rom 9:16 RVR60 – Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
Fel 2:13 RVR60 – porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.
Ef 1:11 RVR60 – …que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,
y….
Rom 11:36 RVR60 – Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Parte 6 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo #2 – Las pruebas [tentaciones] de Job

La mayoría de nosotros sabemos que Job fue un hombre de gran paciencia. En un día Job perdió todos sus bueyes, asnos, camellos, ovejas y todos menos uno de los sirvientes que cuidaban de cada grupo, y finalmente todos sus hijos e hijas murieron en la casa del mayor y solo un sirviente escapó para traer a los malos. noticias para Job.

Este primer capítulo de Job es un paralelo perfecto de lo que les sucedió a nuestros padres originales en el jardín del Edén. Tenga en cuenta los paralelos:

• ¿De quién fue la idea de probar Job de esta manera?

Job 1:8 RVR60 – Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, …

Fue el Señor quien atrajo la atención de Satanás hacia Job. ¿Qué estaba haciendo Satanás hasta ese momento?

Job 1:7 RVR60 – …De rodear la tierra y de andar por ella.

¿Por qué Satanás hace esto?

1Pe 5:8 RVR60 – Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

Es por eso que Satanás está “yendo y viniendo por la tierra y caminando arriba y abajo en ella”. Está “buscando a quien devorar”.

• ¿De quién tuvo la idea de que Adán comiera del árbol del conocimiento del bien y del mal? ¿Fue el árbol del conocimiento del bien y del mal creación de Satanás? No, Dios “crea el mal” (Isaías 45: 7). ¿Satanás colocó este árbol en medio del jardín y lo hizo tan agradable y atractivo a los ojos que tentaría a nuestros padres? No, esto también fue por el diseño y consejo “predestinado” de Dios (Efesios 1:11). ¿Por qué, por otro lado, no se sintieron atraídos por el árbol de la vida? Dios NUNCA les dijo que no podían comer del árbol de la vida. ¿Por qué no desearon el árbol de la vida? Porque: “no tiene forma ni hermosura, y cuando [lo vieron] no [había] hermosura para que [ellos] lo deseen” (Isa 53: 2). ¿Quién fue el que creó la serpiente tortuosa para atraer a nuestros padres a transgredir el mandato de Dios?

Job 26:13 RVR60 – Su espíritu adornó los cielos; Su mano creó la serpiente tortuosa.

Fue Dios quien formó la serpiente y la colocó en el jardín para tentar a Adán y Eva. Todo el evento fue “para hacer todo lo que tu mano [de Dios] y tu consejo [de Dios] DETERMINARON ANTES de que se hiciera” (Hechos 4:28).

Sabemos que esto es así porque, además de esta escritura aquí en Hechos, también se nos dice dos veces …

2Ti 1:9 RVR60 – quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,

Y otra vez…

Tit 1:2 RVR60 – en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos,

Y una vez más Apocalipsis 13: 8 se refiere al “cordero inmolado DESDE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO”. Pregúntese, ¿sabía Dios desde la fundación del mundo y antes de que el mundo comenzara que el Cordero [Cristo] sería inmolado por nuestros pecados y que seríamos llamados con un llamamiento santo “en Cristo”, pero no lo sabía? Seguramente, ¿qué harían nuestros padres cuando les ordenó que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal? ¿Estaba Dios tratando de frustrar su propio plan cuando les dio a Adán y Eva la orden de no comer del árbol? En otras palabras, ¿el plan y el propósito de Dios dependían del ‘libre albedrío’ de Adán, o era todo de Dios “… siendo predestinado según el propósito de aquel que obra todas las cosas [incluyendo nuestras elecciones causadas] DESPUÉS DEL CONSEJO DE SU PROPIA VOLUNTAD ”(Efesios 1:11)?

No, las escrituras revelan desde Génesis hasta Apocalipsis que “todas las cosas [son] de Dios” (1 Corintios 11:12); “Y TODAS LAS COSAS [incluidas nuestras buenas o malas elecciones] son de Dios…” (2 Corintios 5:18); y “… el Padre de quien son todas las cosas” (1 Corintios 8: 6) y finalmente,

Rom 11:36 RVR60 – Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.

Ahora bien, si el crimen más atroz de todos los tiempos, el asesinato injusto del perfecto Cordero de Dios fue “todo lo que tu mano y tu consejo determinaron antes que se hiciera” (Hechos 4:28), ¿por qué los delitos menores serían menos? La verdad es que no son menos “todo lo que tu mano y tu consejo determinaron antes que se haga”.

¿Ve cuán revelador es este primer capítulo de Job? Este no es un evento inusual. “Hubo un día en que los hijos de Dios vinieron a presentarse ante el Señor, y Satanás también vino entre ellos” (Job 1: 6). Tenga en cuenta que no dice “finalmente hubo un día” o que “Satanás se coló también entre ellos”. Eso no es lo que enseñan las Escrituras. Aquí es donde opera Satanás. Esta es su función predestinada para servir como la serpiente torcida, el adversario, el tentador, el diablo.

Satanás se presenta diariamente ante Dios “buscando a quien devorar”. Aquí está la verdad de las escrituras. Mire más allá de lo físico y crea lo que revela el espíritu [las palabras que yo les he hablado … son espíritu – Jn 6:63]. Esto es lo que el espíritu, la palabra de Dios revela, es la verdad de lo que realmente estamos tratando:

Efesios 6:12 RVR60 – Porque no tenemos lucha contra sangre y carne [Libertad de Elección] sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. [Strong’s # 2032 – epouranios – los celestiales o los cielos]

“Todo hombre es tentado cuando es atraído y seducido por su propia concupiscencia” es ciertamente la verdad de Santiago 1:13, 14. Sin embargo, esta escritura no niega ni contradice de ninguna manera el hecho de que la realidad espiritual es que nuestro “ propias concupiscencias ”son el mismo ‘polvo’ en el que se alimenta la“ maldad espiritual en los cielos ”. Es “todo de Dios” quien “obra todas las cosas según el consejo de su propia voluntad”.

Lo que Santiago está diciendo es “… no sabéis lo que sucederá mañana”, por lo que no sirve de nada decir “Soy tentado por Dios”.

Santiago quiere que “consideremos todo gozo cuando caigáis en diversas tentaciones, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia … Si alguno carece de sabiduría [cede a sus propias concupiscencias], pídala a Dios que da a todos los hombres generosamente… Bienaventurado el hombre que soporta la tentación porque, CUANDO SEA PROBADO, recibirá la corona de la vida, que el Señor ha prometido a los que le aman ”(Santiago 1: 2, 5, 12).

Es justo en este punto, después de informarnos de la absoluta necesidad de pruebas y tentaciones en la vida del creyente, predeterminadas por la voluntad soberana de Dios, antes de que podamos “recibir la corona de la vida”; es justo en esta coyuntura que se nos dice que no usemos la verdad de la soberanía de la voluntad de Dios como una excusa para ceder a nuestros deseos (Santiago 1: 13-14).

James es tan parecido a Paul. Inmediatamente después de decirnos que realmente estamos luchando contra la iniquidad espiritual en los cielos, Pablo dice: “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo…” (Efesios 6:13).

Comprender y creer en “un espíritu maligno del Señor” se usa para “[alejarnos] de nuestras propias concupiscencias” de ninguna manera nos alivia de seguir siendo responsables por habernos apartado de nuestras propias concupiscencias. “Nadie diga cuando es tentado: Soy tentado por Dios [y no puedo resistir su voluntad]; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él [Él mismo] tienta a ningún hombre” (Santiago 1:13). Santiago está diciendo que, dado que “no sabes lo que traerá el día de mañana” [pero Dios ciertamente lo sabe], usar esa mentalidad es contraproducente.

Tanto Santiago como Pablo nos enseñan a “resistir al diablo, y él huirá de ti” (Santiago 4: 7). El hecho de que no podamos “resistir la voluntad de Dios” con éxito (2 Crónicas 20: 6, Romanos 9:19) no es una advertencia para dejarnos y no hacer nada. “Sin saber lo que nos depara el mañana” nos dice Santiago, debería hacernos querer decir “si el Señor quiere, nosotros…” “vestiremos toda la armadura de Dios” y “… resistiremos al diablo”. En otras palabras, lo que Santiago enseña es que, dado que sabemos que la voluntad de Dios se hará mañana, debemos esforzarnos aún más para hacer esa misma voluntad; “Si es la voluntad del Señor … haremos … esto …” (Stg 4:15).

Pablo lo expresa así: “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Rom. 12:21). Santiago dice que “la fe sin obras está muerta” (Stg. 2:26). En otro lugar Pablo nos dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: porque todo lo que el hombre sembrare, eso también segará ”(Gal 6: 7). No hay diferencia en las enseñanzas de estos dos grandes hombres de Dios. No hay duda de que hubo cisma en el cuerpo de Cristo, pero nunca fue entre Santiago y Pablo. Ambos vieron y comprendieron la voluntad soberana de Dios en todas las cosas: “Aunque no sabéis lo que será mañana … porque lo que debéis decir, si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello” (Sant. 4: 14-15).

Por otro lado, Dios sabe exactamente lo que será mañana porque Él es “el principio y el fin, el primero y el postrero” (Apocalipsis 22:13).

¿Por qué tentaciones?

Nuestras pruebas y pruebas nunca son para información o beneficio de Dios. Son más bien para nuestra propia información y beneficio. Dios es nuestro creador. “Él conoce nuestro cuerpo, se acuerda de que somos polvo” [solo una comida para el tentador] (Salmo 103: 14).

Nuestras pruebas, nuestro ser alejados de nuestros propios deseos y seducidos, nos muestran: “Engañoso es el corazón SOBRE TODAS LAS COSAS, y desesperadamente inicuo; ¿quién puede saberlo? (Jer 17: 9)

Entonces, ¿qué es lo que Job necesita ver sobre sí mismo? ¿Por qué tuvo que sufrir Job la pérdida de todo lo que poseía, incluidos sus propios hijos, y luego dolorosos furúnculos de la cabeza a los pies?

Si Job fuera “perfecto [hebreo: tawm – Strong # 8535, inmaculado más que perfecto] y recto [hombre] y uno que temía a Dios y evitaba el mal” (Job 1: 1), ¿por qué Dios ‘derribó el seto’ y de repente, ¿enviar al adversario a quitarle todo lo que Job poseía y poco después a herirlo con “llagas desde la planta de los pies hasta la coronilla” (Job 2: 7)?

La respuesta a esta pregunta tiene que ver con mucho más que simplemente enseñarnos sobre la paciencia de Job. El propósito mismo del libro de Job es enseñarnos que nuestro “tawm” [la palabra traducida como “perfecto” en Job 1: 1], nuestras “buenas obras” NO SON DE NUESTRO PROPIO LIBRE ALBEDRÍO. En otras palabras, lo que Job tuvo que sufrir tanto para aprender y lo que DEBEMOS APRENDER, es que nuestras justicias son como trapos de inmundicia (Isa 64: 6), que aunque parezca que tomamos buenas decisiones por nuestra cuenta, la verdad y la la realidad es que somos “hechura suya” (Efesios 2:10), y que “tú … hiciste todas nuestras obras en nosotros” (Isaías 26:12).

Cuando decimos “agencia moral libre”, nuestras obras son trapos sucios. Cuando admitimos que somos Su hechura, entonces “todas nuestras obras hiciste en nosotros”, y ahora Dios puede aceptarnos.

Ahí está esa palabra TODO de nuevo. Él “hace todas las cosas según el consejo de su propia voluntad” (Efesios 1:11). “Porque de Él, por Él y para Él son TODAS LAS COSAS” (Rom 11:36).

Job aún no se había dado cuenta de esto. Job realmente creía que su justicia era de él mismo. Pensó que era un buen hombre porque había elegido ser justo. Fue su falta de comprensión de que “todas las cosas son de Dios” (2 Corintios 5:18 e Isa 26:12) lo que precipitó y requirió las pruebas que soportó Job. Job creía en su “libertad” de elección, su “libre albedrío moral” que él mismo había elegido el bien y rechazado el mal, que Dios no lo había elegido a él, sino que él había elegido a Dios; esto es lo que le costó tanto a Job. Aquí están las escrituras:

“Porque Job ha dicho: Justo soy, y Dios ha quitado mi juicio. ¿Debo mentir en contra de MI derecho? MI herida es incurable sin transgresión ”(Job 34: 5-6). Estas son las palabras de Job. Eliú, que está citando a Job, fue el único consolador a quien el Señor no reprendió por su consejo a Job. ¿Job realmente había afirmado ser justo? Sí, lo hizo. Aquí están sus propias palabras:

“Dios … ha quitado mi juicio … y … ha afligido mi alma. … Hasta que muera, no me quitaré MI integridad. MI JUSTICIA SOSTENGO Y NO LA DEJARÉ IR: Mi corazón no me reprochará mientras viva ”(Job 27: 2,5 y 6).

Esa actitud le costó caro a Job. También nos costará caro. Mientras nos aferremos a CUALQUIER reclamo, de contribuir con cualquier cosa a nuestra salvación, no somos mejores que Job. Somos salvos por gracia [castigo y flagelación, Tito 2: 11-12, la palabra “enseñanza” en realidad es castigo] a través de la fe y esa fe ni siquiera es nuestra. “Es el don de Dios” (Efesios 2: 8). “Somos hechura suya” (Efesios 2:10). “Para que nadie se gloríe en su presencia” (1 Corintios 1:29).

Ahora con respecto a Job, ¿está Dios de acuerdo con Eliú? “… El Señor respondió a Job y dijo: ¿Le instruirá el que contiende con el Todopoderoso? El que reprende a Dios [como Job], que responda… ¿Quieres tú también anular mi juicio? ¿Me condenarás para que seas justo? (Job 40: 1, 2 y 8). Dios no pasó la pelota a Satanás o al “libre albedrío” de Job.

¿Qué responde Job? ¿Recurre a ‘hasta que muera, no me quitaré MI INTEGRIDAD. MI JUSTICIA Me aferro y no la soltaré: mi corazón no me reprochará mientras viva ”? ¿Es así como Job respondió a Dios cuando Dios le mostró a Job que su creencia en su libre albedrío moral esencialmente le estaba diciendo que él (Job) podía anular el juicio de Dios al tomar buenas decisiones por su propia voluntad, su propia justicia?

No. Como Saulo de Tarso, cuya “libre” elección fue anular el juicio de Dios, Job vio la luz. Los poderes y principados en los lugares altos estaban trabajando en la “libre” elección de Job [y de Saúl]. En lugar de perseguir al Señor, Saulo por su propia “libre” voluntad reconoce su ceguera y pregunta: “Señor, ¿qué quieres que haga?” (Hechos 9: 6). Y Job, por su propia ‘libre’ voluntad, ahora responde: “Sé que puedes hacer todo [incluyendo CAUSAR nuestras elecciones, ya sea endureciendo nuestros corazones o mostrando su misericordia a través del castigo y la flagelación hasta que por nuestro propio ‘libre albedrío’ digamos ‘no’ hágase mi voluntad, pero la tuya]… por lo que me aborrezco y ARREPENTIMIENTO [los hombres ‘perfectos’ no necesitan arrepentirse] en polvo y cenizas “. Job había llegado a ver que sus actos de justicia eran trapos de inmundicia (Isaías 64: 6). Job ahora se dio cuenta de que “el Señor ha sacado [mi] justicia” (Jer 51:10).

“Yo sé que puedes hacer todo, y que NINGÚN PENSAMIENTO se te puede negar” (Job 42: 2), es la verdad de las Escrituras. El problema con este hecho bíblico es que va en contra de la falsa doctrina de la agencia moral “libre” que necesariamente enseña que Dios ha elegido no saber cuáles serán nuestras elecciones. Por lo tanto, Sus manos están atadas, y la responsabilidad de nuestra salvación está en nuestras propias manos en el análisis final. Lo más importante para nuestra salvación, que supera incluso la muerte y resurrección de Cristo, es nuestra “libertad” de elección, nuestro “libre” albedrío; así lo enseña esta falsa doctrina.

Libre albedrío expuesto

Esta doctrina enseña que Dios envió a su hijo a este mundo para salvar solo a aquellos que eligen por su propia voluntad creer en Cristo en esta vida carnal. Si Él endurece tu corazón, te ciega y te da oídos para no oír, sólo lo hace con aquellos que por su propia “voluntad”, eligen no aceptar su invitación a las bodas del Cordero. Así que todos los esfuerzos de Dios por atraer a todos los hombres hacia Él son en su mayor parte anulados por el “libre albedrío” del hombre según esta doctrina del “libre albedrío”. El pensamiento es el siguiente: “Es por el libre albedrío que muchos son llamados, pero pocos son elegidos. Por mucho que esto le duela a nuestro Padre, nuestro “libre albedrío” le ha atado las manos. Está fuera de sus manos; la mayoría, dependiendo de cuán desalmado y desamparado sea el Padre al que uno sirve, estará eternamente muerto o eternamente atormentado, porque Dios ha elegido NO SABER CON ANTELACIÓN cuáles serían nuestras elecciones. Por lo tanto, así dice la enseñanza, nuestra muerte o tormento eterno es después de todo, nuestra propia culpa, porque nosotros, por nuestra propia voluntad, hemos elegido no asistir a las bodas del Cordero “.

¿Es esto lo que Job aprendió como resultado de todas sus pruebas? No, este NO es el mensaje del libro de Job. Aquí están las propias palabras de Job con respecto a lo que Dios elige saber: “NINGÚN PENSAMIENTO PUEDE SER RETIRADO DE TI” (Job 42: 2).

  • “Las preparaciones del corazón en el hombre y la respuesta de la lengua son DEL SEÑOR” (Prov. 16: 1).
  • “Los reyes [Faraón, el rey Saúl y el rey Acab y nuestro] corazón está en la mano del Señor… Él lo vuelve a donde quiere” (Prov. 21: 1).
  • “Los caminos [caminos] del hombre son del Señor, ¿cómo puede un hombre entender su propio camino?” (Proverbios 20:24).
  • “Sé, Señor, que el camino [andar] del hombre no es en él mismo: NO ES EN EL HOMBRE EL QUE ANDA PARA DIRIGIR SUS PASOS” (Jer 10:23).

¿Qué lugar hay para el “libre albedrío” en estas escrituras?

Regresemos al capítulo uno de Job y observemos cómo Dios manipula al Adversario para lograr Su propósito en Job. Es el Señor quien atrae la atención de Satanás hacia Job. Satanás nunca le pide primero a Dios permiso para probar a Job. Mostrar a Job Su soberanía total es el propósito de Dios en este libro. Es el Señor quien menciona a Job por primera vez: “Y el Señor dijo a Satanás: ¿Has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, un perfecto [bueno] y recto hombre, que teme a Dios y elimina el mal? ? ” (Job 1: 8.) De modo que el Señor mismo admite que Job es un buen hombre que teme a Dios y odia el mal.

La única falla de Job fue su creencia errónea en su propia libertad para elegir “temer a Dios y evitar [odiar] el mal”. Job aún no apreciaba la soberanía de Dios; “No me elegiste a mí, sino que yo te elegí a ti” (Jn. 15:16). “Nadie puede venir a mí si el Padre que me envió no lo traiga” (Jn. 6:44).

Satanás no tiene ninguna duda acerca de la soberanía de Dios: “Entonces Satanás respondió al Señor, y dijo: ¿Teme Job a Dios por nada? ¿No le has cercado a él, a su casa y a todo lo que tiene por todas partes? Has bendecido la obra de sus manos y su riqueza ha aumentado en la tierra. Pero extiende tu mano y toca todo lo que tiene, y te maldecirá en tu misma cara ”(Job 1:11).

¿Cómo hace el Señor “extendiendo tu mano” para “tocar todo lo que tiene”? “Y el Señor dijo a Satanás, he aquí, todo lo que tiene está en tu mano …”

Aquí está Dios a punto de hacer lo que nos dice en Isaías 45: 7. Lo hace: “Yo… creo el mal. Yo, el Señor, hago TODAS estas cosas “. ¿Cómo hace el Señor todas estas cosas? ¿Dios mismo “extiende su mano”? No, no es así como “hace todas las cosas según el consejo de su voluntad” (Efesios 1:11). “Dios no puede ser tentado por el mal, ni él [Él mismo] tienta a ningún hombre” (Santiago 1:13). ¿Cómo puede Dios insistir en su soberanía en todas las cosas, incluido el mal, y sin embargo decir que a nadie tienta a nadie? ”El mismo Job nos dice:“ Por su Espíritu … Su mano formó la serpiente tortuosa [el tentador, Satanás – Ap 12: 9 ] (Job 26:13). He aquí, estos son parte de sus caminos, pero ¿qué poco se oye de él? Pero el trueno de su poder, ¿quién puede entender? (Job 26: 13-14) Los espíritus malignos no se crean a sí mismos: “Su Mano formó la serpiente tortuosa”. Satanás no es un cañón suelto que camina de un lado a otro en la tierra robando a Dios el 99% de su creación. Satanás “no podría tener ningún poder … si no le fuera dado de arriba” (Jn 19:11). Entró en Judas y lo convenció de que entregara a Cristo a los líderes religiosos del pueblo de Dios de ese día (Lucas 22: 3). ¿Estaba Judas consciente de la influencia de Satanás sobre él? Por supuesto no. Judas, como muchos del pueblo de Dios hoy en día, pensó que estaba ejerciendo su “libertad de elección”. Judas, como Adán y como todos nosotros, ciertamente estaba ejerciendo su elección. Como Adán y todos nosotros, tendrá que dar cuenta de esas elecciones y “sufrirá pérdidas” por las “obras” de “madera, heno y rastrojo” [elecciones incorrectas que producen pecado] (1 Corintios 3: 12-14).

Pero ni Adán ni Judas ni ninguno de nosotros ejercemos la “libertad de elección”. Nuestras elecciones claramente no son gratuitas, sino que todas se realizan “según el consejo de su propia voluntad” (Efesios 1:11).

Nuestras elecciones, buenas elecciones, como seguir a Cristo, y nuestras elecciones pecaminosas, como traicionar a Cristo y vivir una vida dominada por la carne, son todas elecciones “causadas”. Todos, en última instancia, son causados por la causa última de todos:

Pro 16:4 RVR60 – Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.

Así es como todos somos “hechos … malvados para el día del mal”:

Rom 7:17 RVR60 – De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.
Rom 7:18 RVR60 – Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.
Rom 7:19 RVR60 – Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago.
Rom 7:20 RVR60 – Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.
Rom 7:21 RVR60 – Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí.

Así que nuestra voluntad de hacer el mal realmente “ya no soy yo el que lo hace …” Esto se repite dos veces. Luego se nos dice qué nos obliga a hacer el mal, y descubrimos que se debe a “una ley”. ¿Quién es el único legislador?

Stg 4:12 RVR60 – Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?

Así que no queremos salvarnos a nosotros mismos, es el “único Legislador” quien nos salva o nos destruye, y estamos “predestinados según Su voluntad, no nuestra propia voluntad.

Efesios 1:11 RVR60 – En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

Con respecto a nuestras luchas contra nuestra carne natural, se nos dice:

Efesios 6:12 RVR60 – Porque no tenemos lucha contra sangre y carne [nuestro supuesto libre albedrío], sino … contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Las posibilidades de Adán de tomar la decisión correcta debido a alguna legendaria “libertad” de elección eran tan escasas como las posibilidades de Judas de decidir no traicionar a Cristo. La “entrada de Satanás en Judas” (Lucas 22: 3) no fue más un asunto del “libre” albedrío de Judas que cuando Satanás influyó en Pedro para reprender a Cristo por informar a sus discípulos de la necesidad de su muerte inminente. Cristo no se volvió a Pedro para animarlo a tomar mejores decisiones: “Pero cuando se volvió y miró a sus discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: Quítate de delante de mí, Satanás, porque no pones la mira en las cosas que son de Dios, sino las cosas de los hombres ”(Mar 8:33).

Cristo no estaba simplemente usando una forma de hablar. Cristo sabía que Satanás “saboreaba las cosas de los hombres”. Fue Cristo mismo, la Palabra de Dios, quien había decretado en el huerto “polvo comerás”. Cristo sabía cómo funcionaba el universo, porque el Padre lo había usado para configurarlo como es (Rom 11:36). Cristo sabía que Pedro en ese mismo momento estaba perdiendo, y perdiendo gravemente un “combate de lucha libre” con la maldad espiritual en los cielos (Efesios 6:12).

Peter tuvo que ser llevado a ver esto en sí mismo. Debido a que Dios había predestinado a Pedro a la misericordia, lo reprendió con una reprensión: “Porque el Señor al que ama, castiga y azota a todo el que recibe por hijo” (Hebreos 12: 6).

No hubo reprensión o castigo para Judas, sino más bien, directamente de la boca de nuestro Salvador mismo: “lo que tú haces, hazlo pronto” (Jn 13:27). Satanás “entró” en Judas para endurecer su corazón o Judas nunca habría podido llevar a cabo su cobarde tarea: “Entonces, no es del que quiere [¡qué claro!]… Sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: Con este mismo propósito te he levantado, para mostrar mi poder en ti y para que mi nombre sea declarado en toda la tierra. Por tanto, del que quiere, tiene misericordia, y al que quiere, endurece ”(Rom 9: 16-18).

El hombre se jacta de su “libre” albedrío: “Aunque no sabéis lo que sucederá mañana … os regocijáis en vuestra jactancia [haremos esto o aquello; rechazar o aceptar a Cristo] toda dicha alegría es mala ”(Santiago 4:14, 16). Si aceptamos o rechazamos a Cristo dependerá de si somos arrastrados al Padre por circunstancias que escapan a nuestro control o si nos endurecemos hasta el rechazo por la “maldad espiritual en los cielos”. Sí, tomamos decisiones, pero nunca están libres de “Aquel que obra todas las cosas según el consejo de su propia voluntad”.

Parte 7 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 3 – Jacob y Esaú

Isaac fue el segundo hijo de Abraham, el hijo de la promesa, nacido después de que tanto Abraham como Sara habían pasado la edad de poder tener hijos. El primer hijo de Abraham fue engendrado de manera natural. Abraham se había casado con la sierva de Sara, Agar, e Ismael nació de esta unión.

Por otro lado, no hubo nada milagroso en el nacimiento de Ismael. Fue completamente normal y natural.

El nacimiento de Isaac NO fue un nacimiento natural, sino sobrenatural, presagiando el nacimiento espiritual y sobrenatural de Cristo y de todos aquellos que están en la “una simiente” (Gálatas 3:16). Ahora Isaac da a luz dos hijos; Esaú su primogénito y Jacob, el hermano gemelo de Esaú. Se nos dice que Abraham es el padre de los fieles, quien da a luz al hijo de la promesa. Recuerde “nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa” (Gálatas 4:28). Si los que están en Cristo son “como Isaac, hijos de la promesa”, ¿quiénes son los hermanos gemelos que dan a luz, sino los muchos que son llamados (Esaú) y los pocos que son elegidos (Jacob)?

Ambos nacen de los elegidos. Así como Judas despreció su posición elegida como uno de los doce discípulos de Cristo “a quien también llamó apóstoles” (Lucas 6:13), y cambió su primogenitura eónica por treinta piezas de plata, así Esaú vendió su primogenitura por un plato de sopa.

Judas no se había unido al culto despreciado. El pueblo de Dios que traicionó y mató a Cristo fueron los que estaban en la gran mayoría, con miles de años de tradiciones de su lado. ¿No le había dicho Moisés a Israel que jurara por el nombre de Yahvé (Deu 6:13 y 10:20), que odiara a su enemigo (Deu 7: 2 y 20: 7), ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie (Éxodo 21:24 y Deuteronomio 19:21). ¿No les había dicho Moisés a los hombres de Israel que podían repudiar a sus esposas “si no te agradaras de ella …” (Dt. 21:14)? ¿No le había dicho Moisés a Israel que no recogiera comida en sábado sino que se preparara para el sábado en el sexto día (Éxodo 16: 5)?

Que quede claro que nadie aquí está defendiendo que agreguemos algo más al Nuevo Pacto que lo revelado en las escrituras del Nuevo Pacto. El paralelo que se traza aquí es que hay una gran diferencia entre las verdades reveladas de las escrituras del nuevo pacto y las falsas enseñanzas de la cristiandad ortodoxa de hoy, como hay entre la “ley de Moisés” del antiguo pacto y la “ley de Dios” del nuevo pacto. Cristo ”revelado en Mateo 5, 6 y 7.

La cristiandad tiene casi dos milenios de historia y tradiciones consagradas totalmente contrarias a las escrituras del nuevo pacto.

Cristo dijo que no temiéramos al hombre (Mateo 10:28, Heb 13: 6), por eso llamamos a nuestros ministros “reverendo”, que significa “ser temido”, desafiando así las Escrituras. Cristo dijo que no se llame padre a ningún hombre, pero muchos cristianos hacen precisamente eso cuando se refieren a sus líderes espirituales. Cristo dijo repetidamente que los muertos que resucitó de entre los muertos estaban “dormidos”. Pablo habla de los muertos como aquellos que duermen en Cristo, que sin resurrección perecieron, pero la cristiandad enseña la inmortalidad del alma. Cristo nos dice que todo sacrificio sería “salado con fuego”, pero también dice que “atraerá [arrastrará] a todos los hombres hacia él”. Pablo nos dice que aquellos con obras de “madera, heno y rastrojo” serán “probados con fuego y quemados, pero él mismo será salvo” (1 Cor 3:15), “Él tendrá que todos los hombres para ser salvos”, Él es el “salvador de todos los hombres especialmente [pero no exclusivamente] de los que ahora creen” (1 Tim 2:4).

Pedro nos dice que Dios es paciente para con nosotros, “no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pe 3:9). De nuevo, Pablo nos dice que ASÍ que por el pecado de un hombre, todos son hechos pecadores, así también por la justicia de un hombre todos serán hechos justos. “Como en Adán todos mueren, así en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22).

Sin embargo, frente a todas estas escrituras del nuevo pacto, la cristiandad tiene una larga historia y tradición de enseñar las doctrinas inconcebiblemente crueles y antibíblicas de la muerte eterna o, lo peor de todo, el tormento eterno en un lago literal de fuego eterno sin esperanza de ser redimido por un Padre amoroso.

¿Qué tienen en común estas dos últimas falsas doctrinas? Ambos están basados ​​en otra doctrina no bíblica llamada doctrina del libre albedrío o doctrina del libre albedrío del hombre.

Así que aquí están los hermanos gemelos del padre electo de los fieles. Uno no recibirá la primogenitura y se casará con las hijas del pueblo de la tierra; el otro vivirá en tiendas temporales con riesgo de vida de la mano de su hermano gemelo más popular y populoso; porque su hermano es un hombre del campo (Génesis 25:27), lo cual Cristo mismo nos dice que es el mundo (Mateo 13:38).

Los verdaderamente elegidos de Cristo aman a quienes los odian. Tienen un amor que supera con creces el mero amor “phileo”. Los verdaderos elegidos tienen un amor que no depende de que se les devuelva el amor. Es un amor carnalmente imposible. Es amor “ágape”. Es el amor de Dios por toda la humanidad.

Esaú ama a su hermano solo si su hermano lo ama, porque él es el elegido rechazado, los muchos llamados que vienen en el nombre de Cristo y admiten que Cristo es en verdad Cristo, pero engañan a muchos.

Entonces, ¿por qué “los muchos”, que es el hermano gemelo rechazado de los elegidos, son engañados y rechazados? ¿Es porque decidieron no apreciar su derecho de nacimiento? ¿Escogió Esaú ser un hombre de mundo? ¿Es eso lo que las Escrituras nos enseñan de Esaú o de los “muchos que vendrán en mi nombre [de Cristo] y engañarán a muchos”?

¿Por qué las escrituras dicen que Esaú fue rechazado? “… Los hijos NO HABÍAN NACIDO, ni habiendo [elegido hacer] ningún bien o mal QUE EL PROPÓSITO [PREDESTINADO] DE DIOS SEGÚN LA ELECCIÓN [ANTES DE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO] PUEDA ESTAR DE PIE, NO DE [ELEGIR HACER] FUNCIONA , PERO DEL QUE LLAMA … como está escrito a Jacob amé [antes de que naciera] pero a Esaú aborrecí [antes de que naciera] … tendré misericordia de quien yo tenga misericordia … y a quien Él quiere, endurece … ¿No tiene potestad el alfarero sobre el barro, de la misma masa, para hacer un vaso para honra y otro para deshonra? (Romanos 9: 7-21). Esa es la ÚNICA razón bíblica dada para el rechazo de Esaú. Vendió su primogenitura porque fue rechazado, “no habiendo nacido todavía, ni habiendo [elegido hacer] ningún bien o mal …”

No fue rechazado porque eligió despreciar su primogenitura, sino que eligió despreciar su primogenitura “para que el propósito de Dios permaneciera…” (Romanos 9:11). Su elección fue una elección causada por Dios “que el propósito de Dios según la elección [antes de que él naciera] permaneciera …” Cada elección hecha por Jacob o Esaú fue una elección causada … causada por “principados [y] … potestades en los celestiales ”(Efesios 6:12).

Parte 8 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 4 – José y sus hermanos

¿Por qué “nuestras obras” y “nuestras justicias” son tan despreciadas por Dios? Dios mismo los llama “justificaciones” (Isaías 64: 6). No dice que nuestras iniquidades sean como trapos de inmundicia. ¿No es más que atribuirse el mérito de lo que ÉL ha hecho al “atraernos” hacia Él o “endurecernos”? ¿No es simplemente porque esta afirmación carnal de las elecciones soberanas del hombre niega la verdad de que “Oh Señor, tú eres nuestro padre; somos [simplemente] … arcilla, y tú eres nuestro alfarero; y todos somos obra de tu mano ”(Isa 64: 8).

La historia de José y sus hermanos demuestra cuán cierto es esto. José había “elegido” compartir un sueño que tuvo con sus hermanos: “Oíd, os ruego, este sueño que soñé” (Gen 37: 6). Luego los deleita con la historia de sus “gavillas que se pararon alrededor e hicieron reverencia a mi gavilla” (vs 7). Jacob había “elegido” mostrar favoritismo hacia José. “Cuando sus hermanos vieron que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, [‘decidieron’] odiarlo, y no pudieron hablarle pacíficamente” (Gen 37: 4). Fue justo en esta coyuntura que José decide contarles a sus hermanos su sueño. “Y lo odiaron aún más” (vs 5).

Para empeorar las cosas, Joseph luego sueña con otro sueño similar. Sueña que “el sol y la luna y once estrellas me hicieron reverencia” (vs 9). José comparte este sueño con su padre y sus hermanos. Esta vez incluso “su padre lo reprendió, y le dijo: ¿Qué … yo, tu madre [muerta] y tus hermanos vendremos a postrarnos en tierra ante ti?” (frente a 10).

Ahora incluso Jacob reprende a José. Las decisiones de Joseph no le están ganando muchos amigos. Por supuesto, todo esto lleva a sus hermanos a planear su muerte y Judá los disuadió de eso, quien en cambio los convence de vender a José a unos ismaelitas que, a su vez, venden a José a Potifar, el capitán de la guardia del faraón.

La esposa de Potifar acusa falsamente a José de intentar seducirla, y José termina pasando años en prisión, donde su don de interpretar sueños finalmente cae en los receptivos oídos del panadero y copero encarcelado del faraón. Los sueños no son sus sueños ahora, y Joseph sin duda se preguntaba si los sueños que había compartido con su familia se cumplirían alguna vez. A continuación, el propio Faraón tiene un sueño que ninguno de sus sabios puede interpretar. El copero del faraón, cuyo sueño José había interpretado correctamente, finalmente recuerda a José y le cuenta al faraón sobre el regalo de José. José es llevado ante el faraón, interpreta el sueño y se le da el control de toda la nación para prepararse para la hambruna con la que el faraón había soñado. Cada persona involucrada en esta larga y apasionante historia está tomando lo que podríamos llamar decisiones y elecciones grandes y pequeñas todos los días.

A medida que se intensificaba la hambruna en Egipto, los hermanos de José deciden ir a Egipto a comprar grano. En este punto, Dios usa a José como un “lago de fuego” para quemar la madera, el heno y el rastrojo de sus hermanos llenos de culpa. La historia llega a su clímax con José, sus hermanos y su padre teniendo una reunión llena de lágrimas. Después de salvar a Egipto de la hambruna, José ahora salva a su propia familia, y en el proceso, terminan literalmente inclinándose ante José y rogándole por sus vidas.

Varios años después, Jacob murió en Egipto y fue llevado de regreso a Canaán para ser enterrado. En este punto, los hermanos de José se preocupan por sus vidas y nuevamente le piden perdón a José. “Y José lloró cuando le hablaron…” (Gen 50:17).

Lo que José les dice a sus hermanos cuando le piden perdón después de la muerte de Israel es sin duda el comentario más completo y conciso de todas las escrituras sobre el origen y el propósito de todo mal. ¿Podemos creer lo que se dice claramente aquí en el libro de los comienzos?

“Y les dijo José: ¿No teman porque estoy yo en el lugar de Dios? Pero en cuanto a ti, pensaste [asumiendo que tuvieras libre albedrío] mal contra mí; PERO DIOS LO HIZO BUENO, PARA HACER PASAR, COMO ESTE DÍA, PARA SALVAR A MUCHA GENTE VIVA ”(Gen 50:19, 20).

Aquí tenemos la razón de todo lo que ha ocurrido; Ambos, bueno y malo. “Habiéndonos dado a conocer el misterio [el secreto] DE SU VOLUNTAD [no la nuestra], SEGÚN SU BUEN PLACER QUE SE HA PROPONIDO EN SÍ MISMO” (Efesios 1: 9). ¿Cuál es su beneplácito que se ha propuesto en sí mismo?

¿Es para salvar solo un remanente de la humanidad? ¿O es para salvar a todo Egipto, el mundo? ¿No es para “salvar con vida a mucha gente”? “Para que en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, Él reuniera en uno, TODAS LAS COSAS EN CRISTO [como en Adán Y en Cristo – 1 Cor. 15:22] tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra; incluso en Él. [Todo está] predestinado según el propósito de Aquel que OBRA TODAS LAS COSAS [las malas obras de los hermanos de José] SEGÚN EL CONSEJO DE SU PROPIA VOLUNTAD ”(Efesios 1:10, 11). La salvación debe depender de una sola voluntad. No puede ser tanto nuestro como Dios. El único del que depende es “SU PROPIA VOLUNTAD”.

Parte 9 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo #5: el corazón del faraón se endurece

Mientras que las iglesias de Babilonia quieren hacernos creer que el Faraón que resistió a Moisés era simplemente un hombre extremadamente terco, las escrituras nos llevan a creer exactamente lo contrario. Mientras Moisés todavía estaba en Madián, antes de que regresara a Egipto, … el Señor le dijo a Moisés: “Cuando vayas para volver a Egipto, mira que hagas todas esas maravillas ante Faraón que he puesto en tu mano; pero yo endurecerá su corazón, y no dejará ir al pueblo ”(Éxodo 4:21). El Señor arrastró a Moisés de regreso a Egipto en contra de todas las excusas que se le ocurrieron a Moisés, y ahora le está diciendo a Moisés que cuando le dice a Faraón que deje ir a mi pueblo, incluso antes de que se le diga al Faraón que libere a Israel, Dios le dice a Moisés: “Yo endurecerá su corazón, y no dejará ir a mi pueblo ”.

¿Está Dios obrando contra sí mismo? Por supuesto no. Cualquiera que haga una pregunta así se pierde todo el punto. El punto es que Dios “obra todas las cosas según el consejo de su propia voluntad”. Entender la soberanía de Dios de ninguna manera nos exime de estar bajo esa misma voluntad soberana en nuestras propias vidas:

  • “Ahora bien, estas cosas fueron [para] nuestros ejemplos …” 1Co 10: 6)
  • “TODAS estas cosas les sucedieron para nuestras muestras [la misma palabra griega como ejemplos] y están escritas para nuestra amonestación” (1 Corintios 10:11)

En otras palabras, todo fue predestinado por Dios “para nuestros ejemplos” y “para nuestra amonestación”. ¿Con qué intención fueron hechos para nuestra amonestación? … “Para que sepan desde el nacimiento del sol y desde el occidente, que yo soy el Señor, y no hay otro, formo la luz y creo las tinieblas: hago paz y creo el mal: YO EL SEÑOR HAGO TODAS ESTAS COSAS … ¡Ay del que contiende con su Hacedor! … ¿Dirá el barro [que es la humanidad] al que lo modela, qué haces tú … ”(Isa 45: 6-9) . Ponga Isaías 45 con Romanos 9 y el “libre” albedrío se revela por la jactancia de la carne que es. Ciertamente tenemos un testamento, pero en ninguna parte se dice que esté “libre” de la mano de Potter.

Parte 10 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 6 – Abimelec y los hombres de Siquem

Otra historia que revela cuánto libre albedrío tiene el hombre es la historia de Abimelec, el hijo de Gedeón. El propio Gideon, como todos los hombres, fue obra de la mano soberana del Alfarero. Gedeón no eligió conquistar a los madianitas. Dios eligió a Gedeón y, como siempre, lo arrastró a hacer Su voluntad. Su voluntad era que Gedeón arrojara al opresor de Israel, los madianitas. Dios insistió tanto en que entendemos cuán poca carne tiene que ver con Su obra que envió a 31,700 hombres de regreso a sus hogares y solo retuvo a 300 hombres para conquistar un gran número de madianitas.

¿Por qué mantener solo 300 de 32,000? “Y el Señor dijo a Gedeón: El pueblo que está contigo es demasiado para que yo entregue a los madianitas en sus manos, no sea que Israel se jacte de mí, diciendo: Mi propia mano [mi libertad de elección] me ha salvado… por los trescientos hombres… te salvaré y entregaré a los madianitas en tus manos… ”(Jueces 7: 2, 7). Dios literalmente drogó a Gedeón para que hiciera Su voluntad, luego Dios salvó a Gedeón ya Israel. Lo hizo todo siguiendo el consejo de Su propia voluntad.

La historia del hijo de Gedeón, Abimelec, es aún más evidente al señalar que Dios es responsable de todas las cosas: “Y Gedeón tenía sesenta y diez hijos de su cuerpo engendrados, porque tenía muchas esposas. Y su concubina que estaba en Siquem, también le dio a luz un hijo, cuyo nombre llamó Abimelec. Y murió Gedeón, hijo de Joás, en buena vejez y fue sepultado en el sepulcro de su padre Joás, en Ofra de los abiezeritas ”(Jueces 8: 30-31).

Después de la muerte de Gedeón, Israel inmediatamente se olvidó de Dios y regresó a la adoración de ídolos. Su hijo Abimelec, el hijo de “su concubina que estaba en Siquem”, conspiró con sus parientes en Siquem para masacrar a sus setenta hermanos en Ofra: “Y fue a la casa de su padre en Ofra, y mató a sus hermanos … siendo sesenta y diez persona, sobre una piedra: sin embargo, Jotam, el hijo menor… fue dejado porque se escondió ”(Jueces 9: 5).

Poco después de este sangriento evento, Abimelec fue “hecho … rey, en la llanura de la columna que estaba en Siquem” (vs 6). En este punto, las escrituras nos revelan gran parte de la mente y el funcionamiento del Alfarero. La pregunta planteada por el apóstol Pablo en Romanos 9:20 “¿Por qué me has hecho así?” se responde aquí. Igualmente revelador es el uso bíblico de palabras como “fuego”, “árboles”, “enredaderas” y “zarzas”. Cómo estas palabras fueron entendidas y usadas por Cristo, sus apóstoles y todos los profetas se revela aquí en un desafío profético lanzado por Jotam a su hermano Abimelec y a los hombres de Siquem: “Y cuando le dijeron [la coronación de Abimelec] a Jotam, él fue y se paró en el monte. Gerizim y alzó su voz y clamó, y les dijo: Varones siquem, oídme, para que Dios os escuche ”(Jueces 9: 7).

Jotam luego presenta una parábola profética: “Los árboles salieron a un tiempo para ungir un rey sobre ellos; y dijeron al olivo: Reina sobre nosotros. Pero el olivo les dijo: ¿Debo dejar mi gordura, con la que honran a Dios y al hombre, e ir a ser ascendido sobre los árboles? Y los árboles dijeron a la higuera: Ven tú y reina sobre nosotros. Pero la higuera les dijo: ¿Debo abandonar mi dulzura y mi buen fruto e ir a ser promovido sobre los árboles? Entonces los árboles dijeron a la vid: Ven tú, reina sobre nosotros. Y la vid les dijo: ¿Debo dejar mi vino, que alegra a Dios y al hombre, e ir a ser promovido sobre los árboles? Entonces dijeron todos los árboles a la zarza [cardo] Ven tú y reina sobre nosotros. Y la zarza dijo a los árboles: Si en verdad me ungís por rey sobre vosotros, venid y poned vuestra confianza a mi sombra; y si no, salga fuego de la zarza y ​​consuma los cedros del Líbano. Ahora, pues, si habéis hecho con verdad y sinceridad, habéis hecho rey a Abimelec, y habéis tratado bien a [Gedeón] ya su casa, y habéis hecho con él según lo merecido por sus manos; … Entonces regocíjate en Abimelec, y él también se regocijará en ti: PERO si no, salga fuego de Abimelec y consuma a los hombres de Siquem ya la casa de Millo; y salga fuego de los de Siquem y de la casa de Millo, y consuma a Abimelec. Y Jotam huyó y huyó, y fue a Beer y habitó allí, por temor a Abimelec su hermano ”(Jueces 9: 8-21).

¿Qué son los árboles sino el pueblo de Dios infructuoso y adorador de ídolos?

¿Qué es el olivo, cuyo fruto proporciona el combustible para encender las siete lámparas en la casa de Dios, pero aquellos que tienen el Espíritu de Dios en ellos “son la luz del mundo” (Mateo 5:14)?

¿Qué es la higuera sino aquellos que han “aprendido a hacer buenas obras para los usos necesarios, para que no sean sin fruto” (Tit 3:15)?

¿Qué es la vid sino esos pámpanos de la vid verdadera que “dan mucho fruto” (Jn. 15: 1-5)?

Existen en esta tierra árboles gigantes que no dan fruto. Tales árboles, cuando se talan, se pueden usar para construir el templo de Dios, pero mientras están de pie son orgullosos e infructuosos. Estos son los cedros del Líbano, de renombre mundial, cuyas “altivas miradas … serán humilladas” (Sal 29: 5, Isa 2: 10-13).

¿Cuál es la zarza bajo cuya sombra se colocan los cedros del Líbano con tanta voluntad? ¿No son los que “llevan espinas y zarzas [y son] desechados, y [están] próximos a la maldición” cuyo fin es para ser quemado ”(Heb 6: 8)?

Llegamos ahora al versículo más revelador. Este versículo, como muchos que transmiten la misma verdad, ha estado en la palabra de Dios todo el tiempo. Pero Dios nos ha dado “ojos que no pueden ver” a través de falsas doctrinas, como la doctrina casi universalmente aceptada del libre albedrío del hombre. El hombre es un “agente” bastante cierto. Sin embargo, es todo menos libre. El hombre es un esclavo. Es un siervo [griego: esclavo] del pecado o un esclavo de la justicia (Romanos 6: 16-20). De cualquier manera, el hombre nunca es un agente moral “libre”.

Aquí ahora hay otro versículo que nos enseña descaradamente que “el camino del hombre es del Señor, ¿cómo puede un hombre entender su propio camino?” (Proverbios 20:24). Este versículo nos muestra por qué “no está en el hombre que camina ordenar sus pasos” (Jer 10:23). ¿Hay “maldad en la ciudad y el Señor no lo ha hecho?” (Amo 3: 6). Así es como Dios lo hace: “Entonces DIOS ENVIÓ UN ESPÍRITU MALO entre Abimelec y los hombres de Siquem; y los habitantes de Siquem hicieron traidores con Abimelec ”(Jueces 9:23).

Este es el “fuego” que “salió de la zarza y ​​devoró los cedros del Líbano”. Este es el “fuego” que “salió de los hombres de Siquem y de la casa de Millo, y devoró [ed] a Abimelec”.

¿No es este el mismo fuego con el que Cristo dice que TODOS los sacrificios serán salados? (9 de marzo: 48-49). ¿No es este también el ‘fuego’ del versículo 47: “Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar con un solo ojo en el reino de Dios, que teniendo dos ojos ser echado al infierno de fuego? ”? Por supuesto que es. ¿Alguien cree seriamente que entraremos en el reino de Dios con un solo ojo? ¡Por supuesto no! Este es un lenguaje figurado. Cristo no nos está enseñando la automutilación, sino más bien una vida de servicio de todo corazón a nuestro Padre celestial. El tema no cambia del versículo 47 al 48. Cristo, Pablo y Pedro entendieron el significado de la palabra “fuego” en términos bíblicos. Es una palabra figurativa típica de quemar madera, heno y rastrojo en nuestras obras. Así que Pablo también dice: “La obra de todo hombre [no su cuerpo físico] se manifestará; porque el día lo declarará, porque por FUEGO será revelado; y el FUEGO probará la obra de cada uno, cualquiera que sea ”(1 Corintios 3:13).

Entonces, ¿qué nos pasa si nuestras obras son “madera, heno y rastrojo” como los hombres de Siquem y de la casa de Millo? “Si la obra de alguno fuere quemada, sufrirá pérdida: PERO EL MISMO SERÁ SALVO; SIN EMBARGO COMO POR FUEGO [el lago de fuego] ”(1Co 3:15). Esta es la “destrucción” de 1Corintios 3:17 – “Si alguno contamina el templo de Dios, Dios lo destruirá; porque el templo de Dios es santo, el cual vosotros sois ”. Cuando todas las malas obras se consumen, el viejo es “destruido”, pero “él mismo [el nuevo hombre en Cristo] se salva como por fuego”.

¿Qué tipo de fuego es este? Es el tipo de ‘fuego’ que salió entre los hombres de Siquem y Abimelec: “Para que venga la crueldad hecha a los sesenta y diez hijos de [Gedeón], y su sangre sea derramada sobre Abimelec su hermano, que los mató ; y sobre los varones de Siquem que le ayudaron en la muerte de sus hermanos ”(Jueces 9:24).

Si “Dios envió un espíritu maligno [para que saliera fuego] entre Abimelec y los hombres de Siquem”, entonces sin duda envió un espíritu maligno para hacer que “saliera fuego entre Abimelec y sus hermanos”. “¿Habrá maldad en una ciudad [de Ofra] sin que el Señor lo haya hecho?” (Amo 3: 6). Comprender la soberanía de Dios es el secreto del que se habla en Amós 3: 7: “Ciertamente, el Señor Dios no hará nada, sino que revelará su secreto a sus siervos los profetas”.

Una vez más, es evidente que Dios “hace TODAS LAS COSAS según el consejo de SU PROPIA VOLUNTAD” (Efesios 1:11). Esta es la primera vez que la escritura nos informa abiertamente sobre el origen de los espíritus malignos: “Entonces Dios envió un espíritu maligno entre Abimelec y los hombres de Siquem; y los habitantes de Siquem hicieron traidores con Abimelec ”(Jueces 9:23).

¿Tentó Dios mismo a los hombres de Siquem? No, fueron apartados de su propia lujuria y seducidos, pero ¿cómo se logró esto? ¿Fue despojando a los hombres de Siquem de su capacidad para tomar decisiones? No, se logró dándoles la capacidad de elegir. Es posible que sintieran que estaban ejerciendo la “libertad” de elección. ¿Cuál fue la verdad real cuando la vemos a través de los ojos espirituales abiertos que nos brinda la Palabra de Dios? “Dios había enviado un espíritu maligno entre Abimelec y los hombres de Siquem”. ¿Cuál fue el propósito de Dios al hacer esto? “… Y los habitantes de Siquem hicieron traidores con Abimelec” (Jueces 9:23).

El primer capítulo de Job, como Jueces 9, nos informa que el Señor mismo no prueba a los hombres. Usa a Satanás para ese propósito.

1Pe 5:8 RVR60 – Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

Gen 1:31 RVR60 – Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Rev 12:9 RVR60 – Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Para continuar con la Parte 11-20, haga clic aquí



Categorías:Empieza Aqui, Lectura Esencial

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 respuestas

  1. God bless your efforts to share His word with the Spanish speaking world, John.

    YbitC, Mike

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: