Según el designio de Su voluntad — Partes 11-20

Parte 11 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 7 – Sansón y su esposa filistea

Solo cinco capítulos después encontramos la segunda declaración clara y directa en el libro de Jueces que nos revela que el mal es “del Señor”.

Jueces 13 es la historia de los padres de Samson y el nacimiento de Samson. El padre de Sansón era un hombre de la tribu de Dan. “Su nombre era Manoa; y su mujer era estéril y no paría ”(Jueces 13: 2). El ángel del Señor se aparece a la madre de Sansón y le informa que concebirá y dará a luz un hijo. Él le dice que “no le pasará navaja por la cabeza; porque el niño será nazareo para Dios desde el vientre: y comenzará a librar a Israel de la mano de los filisteos ”(vs 5).

Así que ahora sabemos que Dios había determinado antes de que fuera concebido, que Sansón “comenzaría a librar a Israel de la mano de los filisteos”. Pero, ¿cómo se había decidido a lograr esto?

Este capítulo concluye: “y la mujer dio a luz un hijo y lo llamó Sansón; y el niño creció y el Señor lo bendijo. Y el espíritu del Señor comenzó a moverlo a veces en el campamento de Dan entre Zora y Estaol ”(Jueces 13:24, 25).

¿Cómo lo había bendecido el Señor? ¿Qué significa exactamente “el espíritu del Señor comenzó a moverlo a veces”? ¿Había escrito Dios sus leyes en el corazón de Sansón? ¿Fue Sansón bendecido con la morada del Espíritu de Dios? ¿Es eso lo que significa “el Señor lo bendijo”? ¿Es así como “el espíritu del Señor empezó a moverlo por momentos”? ¡Apenas! El Señor obró el mal incluso en Sansón siguiendo el consejo de Su propia voluntad.

Los siguientes versículos nos dicen lo que hizo Sansón que “era del Señor” (Jueces 14: 4). Inmediatamente después de decirnos “Y el espíritu del Señor comenzó a moverlo…” el siguiente versículo nos dice: “Y Sansón descendió a Timnat y vio a una mujer de las hijas de los filisteos. Y él fue y se lo contó a su padre ya su madre, y dijo: He visto una mujer en Timnat, de las hijas de los filisteos; ahora pues, tráemela por mujer ”(Jueces 14: 1, 2).

Dios le había dicho a Israel “Ten cuidado de ti mismo, no sea que… tomes de sus hijas para tus hijos…” (Éxodo 34:12 y 16). Sin embargo, esto es lo que se nos dice que hizo Sansón inmediatamente después de decirnos “… el Señor lo bendijo. Y el espíritu del Señor comenzó a moverlo … ”

¿Se nos dice que Dios fue responsable por el desprecio de Sansón por las leyes que Dios le había dado a Moisés que prohibían a los hijos de Israel casarse con las hijas del pueblo de la tierra? Los padres de Sansón sabían que esto desagradaría a Dios: “Entonces su padre y su madre le dijeron: ¿No hay nunca mujer entre las hijas de tus hermanos, ni entre todo mi pueblo, para que vayas a tomar mujer de los filisteos incircuncisos? Y Sansón dijo a su padre: Tráemela, porque me agrada ”(Jueces 14: 3).

¿Suena esto como si Sansón tuviera el Espíritu de Dios? Sin embargo, se nos dice que “el Señor lo bendijo. Y el espíritu del Señor comenzó a moverlo … ”

Debería comenzar a ser obvio que “Extiende tu mano” y “el espíritu del Señor… moviéndolo” en el antiguo pacto está muy lejos del “andar en el Espíritu” del nuevo pacto.

Pero, ¿fue realmente la decisión egocéntrica y rebelde de Sansón de casarse con una “hija de los filisteos” “según el consejo de la voluntad [de Dios]?” (Efesios 1:11). Aquí está la respuesta descarada y explícita de la palabra de Dios: “Pero su padre y su madre no sabían que [la desobediencia egocéntrica de Sansón a Dios] ERA DEL SEÑOR, QUE BUSCA UNA OCASIÓN CONTRA LOS FILISTINOS …” (Jdg 14: 4).

Las obras y la mente de Dios se revelan una vez más en marcado contraste con las obras y la mente del hombre y de la carne. En términos espirituales, Sansón era tan carnal y egocéntrico como largo es el día. Sin embargo, es el instrumento de Dios al “buscar una ocasión contra los filisteos”. Incluso su motivación para el mayor acto de su carrera asesina de filisteos no fue el arrepentimiento. Su desprecio por la necesidad de obediencia a la fuente de su fuerza y ​​poder persistió hasta el amargo final.

  • Después de matar a un león con sus propias manos,
  • Después de matar a treinta filisteos por sus vestidos,
  • Después de capturar 300 zorros y soltarlos con tizones en las cosechas de los filisteos,
  • Después de matar a los filisteos que quemaron a su esposa filistea y a su suegro,
  • Después de matar a mil filisteos con la quijada de un asno,
  • Después de llevar las puertas de Gaza “y los dos postes … barra y todo … hasta la cima de una colina antes de Hebrón”

Después de realizar todas estas obras poderosas A TRAVÉS DE “EL ESPÍRITU DEL SEÑOR… LO MOV [ING]” (Jueces 13:25), Sansón todavía no podía ver que Dios estaba usando a UN HOMBRE CARNA DE DIOS para lograr su meta de destruir a sus enemigos.

Mientras Sansón estaba vivo, nunca conquistó ni a la bestia dentro de sí mismo ni al enemigo exterior.

Fue sólo “A TRAVÉS DE LA MUERTE” que ambos se cumplieron: “… Así que fueron más los muertos que mató al morir que los que mató en su vida” (Jueces 16:30). “… Para que POR LA MUERTE destruya al que tiene el poder de la muerte, es decir, al diablo” (Heb 2, 14). “En el cuerpo de su carne POR MUERTE, para presentaros santos, inocentes e irreprensibles delante de él” (Colosenses 1:22).

Esta historia de la vida y muerte de Sansón demuestra que la obra suprema de Dios nunca se logra mediante las obras de la carne. La vida más abundante, la obra suprema de Dios, se realiza A TRAVÉS DE LA MUERTE.

Para ser uno de los “bienaventurados y santos” que tiene parte en la primera resurrección (Apocalipsis 20: 6), debemos MORIR A LA CARNE AHORA y “dar mucho fruto” (Jn 12:24). Pero estar en cualquiera de las dos resurrecciones todavía requiere la muerte de la carne física literal porque “la carne y la sangre NO PUEDEN HEREDAR EL REINO DE DIOS…” (1 Corintios 15:50): “Así que los muertos que mató al morir eran más que los que mató en su vida ”(Jueces 16:30). “Déjame morir con los filisteos” fue la última oración de Sansón (mismo versículo). El carnal Sansón, como los carnales corintios, “no se retrasó en ninguna ofrenda” (1 Corintios 1: 7). Pero al igual que el talentoso Sansón, las tendencias denominacionales demostraron que los corintios eran “todavía carnales y caminaban como hombres” (1 Corintios 3: 3).

El mensaje de Jueces 13-16 es el mismo que el del libro de Apocalipsis: “Vendré pronto a ti y quitaré tu candelero de su lugar si no te arrepientes” (Apocalipsis 2: 5). Esta es la exhortación de toda la palabra de Dios desde el Génesis hasta el Apocalipsis.

La función de la gracia es “enseñarnos [castigarnos]… que negando la impiedad y las concupiscencias mundanas debemos vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente” (Tito 2: 11-12).

Sansón es un tipo de aquellos que solo quieren escuchar el resultado final, pero nunca el proceso. Eso es porque el proceso es una prueba de fuego: “Amados, no te extrañe la prueba de fuego QUE ES PROBARTE… (1Pe 4:12). Este es el castigo del que habla Pablo en Tito 2:11, 12; este es el “fuego [que] probará la obra de cada uno, cualquiera que sea” (1 Corintios 3: 13-15); este es el “todos serán salados con fuego” del que nos habla Cristo (Mar 9:49); esta es la “espada encendida que se revolvía en todos los sentidos para guardar EL CAMINO del árbol de la vida” (Gen 3:24). Ese “camino” es Cristo: “Yo soy el camino, la verdad y el [árbol de] la vida; nadie viene al Padre sino por mí” (Jn 14: 6).

Cristo es un “fuego consumidor” (Hebreos 12:29), y ser consumido por un fuego es un “castigo y azote” que no es placentero. “Consíguela para mí por esposa … porque ella me agrada mucho” y uno debería “ser rico y enriquecido con bienes y [sin] necesidad de nada” suena mucho más atractivo que “niéguese a sí mismo y tome su cruz y sígame” (Mateo 16:24).

No es el nombre vocalizado de Cristo lo que se niega en los últimos días. A los enemigos de Cristo les encanta usar Su nombre: “Muchos vendrán en mi nombre diciendo: Yo soy el Cristo; y engañará a muchos ”(Mateo 24: 5). No es el uso del nombre lo que desprecian; es la mención de la cruz, la mención del proceso que es tan despreciado: “Porque muchos caminan, de los que les he dicho muchas veces, y ahora les dicen hasta llorando, que son enemigos [no del nombre sino] de la CRUZ de Cristo ”(Flp 3:18). Pero Sansón y las iglesias de Dios no ven la necesidad de este proceso. Son los llamados, el pueblo de Dios. Y dicen que si hay alguna duda al respecto, sean testigos de los dones sobrenaturales que tenemos. “No nos atrasamos en ningún regalo”; podemos matar a mil filisteos en un día ”; “… ¿No hemos… en tu nombre muchas obras maravillosas” (Mateo 7:22)?

Sin embargo, tanto la iglesia de Laodecia como Sansón deben llegar a ver que son “desdichados y miserables y pobres y ciegos y desnudos”.

Sansón fue un hombre “movido” por el espíritu de Dios. Fue guiado por el espíritu y no sabía nada de los frutos del Espíritu. De hecho, contrariamente a lo que muchos creen, el Espíritu aún no se había dado a nadie, porque Cristo aún no había muerto y “… si no me voy [muero], el Consolador no vendrá a vosotros …” (Jn 16: 7) . Es importante que entendamos que mientras vivamos para la carne, el Espíritu no puede morar en nosotros. Cristo no murió a la carne para que pudiéramos vivir en ella. Él murió a la carne para que pudiera vivir en nosotros, y luego nosotros, ya que Él vive en nosotros, también podemos morir a la carne: “Estoy crucificado con Cristo, pero vivo, pero no yo, sino Cristo que vive en mí … ”(Gálatas 2:20).

Aquellos que solo quieren escuchar el resultado final de la gracia y no quieren escuchar nada del proceso, deben soportar el proceso, porque la espada encendida gira “EN TODOS los caminos para guardar el camino del árbol de la vida” (Génesis 3:24 ). Enseñar la salvación por gracia sin enseñar el proceso ardiente de la gracia es nada menos que engaño y oscuridad.

Pidamos al Padre que nos dé el discernimiento espiritual para poder distinguir el mover del Espíritu de los frutos del Espíritu. Los dos no son necesariamente mutuamente excluyentes, pero como demuestran Sansón, los corintios carnales y la iglesia de Laodecia, los dones y el mover del Espíritu no necesariamente producen los frutos del Espíritu. No los conocemos por sus dones. Los conocemos [a los verdaderos llamados de Dios] solo por sus frutos (Mateo 7:16, 20).

Muy a menudo, Dios regala un árbol maligno, tal como lo demuestran Sansón, el profeta Balaam, el rey Saúl, Salomón y muchos otros hombres de Dios. Pero un árbol malo NUNCA puede dar buenos frutos, por lo tanto, los conocemos SÓLO por sus frutos. Ese fruto se describe en Gálatas 5:22: “… amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe…” etc. Dios con frecuencia da los dones del Espíritu sin el don de un Espíritu Santo que mora en nosotros como el propio de Cristo, pero no convertido. los discípulos demostraron (Lucas 10:20). El engaño al que nos enfrentamos no es obvio y engañaría a los elegidos si fuera posible. Probemos los espíritus. Los regalos son buenos en su lugar, pero no pruebe los espíritus con regalos. “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16 y 20).

Parte 12 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 8 – “Un espíritu maligno del Señor turbó [a Saulo]” 1 de Samuel 16:14

Hay dos Sauls prominentes en las escrituras. Ambos fueron ungidos rechazados por Dios. Ambos eran populares entre el pueblo rechazado de Dios. Ambos persiguieron al verdadero pueblo de Dios y ambos fueron predestinados a la destrucción. Así es: el rey Saúl y Saúl de Tarsis estaban destinados a la destrucción. Por supuesto, existe una gran diferencia. El rey Saúl murió en la carne, mientras que Saúl de Tarsis murió “para la carne”. Pero una vez más, tanto por el diseño soberano de Dios como por nuestra amonestación.

Cuatro veces en este capítulo se nos dice:

• El espíritu del Señor se apartó de Saúl, y un ESPÍRITU MALO DEL SEÑOR lo turbó ”(1 Samuel 16:14).

• “Y los siervos de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu maligno DE DIOS te turba [el alcance de la soberanía de Dios aparentemente solía ser de conocimiento común.

• “… y sucederá que cuando el espíritu maligno de DIOS esté sobre ti, él [David] jugará con su mano, y estarás bien” (1 Samuel 16:16).

• “Y sucedió que cuando el espíritu maligno DE DIOS estaba sobre Saúl, David tomó un arpa y tocó con su mano” (1 Samuel 16:23).

Dos veces más en I Samuel se nos dice clara y francamente que “el espíritu maligno de Dios vino sobre Saúl” (1Sa 18:10) y “el espíritu maligno de parte del Señor estaba sobre Saúl mientras estaba sentado en su casa …” (1Sa se dice la función de los espíritus malignos es obrar los consejos y el propósito de Dios. ¡Quizás realmente no luchamos contra sangre y carne! (Efesios 6:12)

Parte 13 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 9 – David numera a la gente

2Sa 24:1 RVR60 – Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de Judá.

En Éxodo 30: 12-16, Dios le había dicho a Moisés que nunca contara al pueblo sin cobrar un “rescate por su alma”: “Cuando tomes la suma de los hijos después de su número, entonces darán a cada uno un rescate por su alma. al Señor, cuando los adormezcas; QUE NO HAY PLAGA ENTRE ELLOS CUANDO LOS NÚMERES ”(Éxodo 30:12).

Este censo de Israel fue por una sola razón: “Y tomarás el dinero de la expiación de los hijos de Israel, y lo asignarás para el servicio del tabernáculo de reunión …”

Aparentemente, Joab y sus capitanes estaban al tanto de esta advertencia: “Y Joab dijo al rey: Ahora el Señor tu Dios añade al pueblo cuántos sean, cien veces más, y que los ojos de mi señor el rey lo vean. pero ¿por qué mi señor el rey se deleita en esto ”(2 Samuel 24: 2)?

La historia continúa. Aunque Joab considera que esta es una tarea repugnante que él y sus capitanes tratan de convencer a David de que no la haga, David insiste. El pueblo está contado y como resultado setenta mil son muertos en un día por “una pestilencia” (2 Samuel 24:15).

Fíjense a quién se nos dijo que “movió” a David contra ellos a decir: “Vayan al número de Israel y Judá”. “… el Señor … ÉL movió a David”. Ahora, mi margen de la Biblia KJV me dice que el “él” en este versículo es Satanás. Nos remiten a 1Cr 21: 1 para probar su punto: “Y Satanás se levantó contra Israel y provocó que David contara al pueblo”.

Esos eruditos bíblicos estaban tan incómodos con la idea de que Dios usara a Satanás como un instrumento para cumplir su plan y propósito predeterminados, que estaban dispuestos a violar las reglas de la gramática en lugar de admitir un error doctrinal. “… La ira de Jehová se encendió contra Israel y ÉL [no Satanás] movió a David…” El tema de esta oración es “Jehová”, no Satanás. El pronombre “él” se refiere al sujeto, el Señor.

Ahora, vayamos a 1 Crónicas 21 y veamos si aquí por fin podemos decir que tenemos una escritura que no muestra a Dios como responsable del mal: “y Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a contar a Israel”. (1 Crónicas 21: 1).

¿Hay algo en este versículo que nos diga que Satanás estaba haciendo algo contrario a la voluntad soberana de Dios? ¿Hay algo aquí que contradiga las numerosas afirmaciones de Pablo de que “todo es de Dios”? ¿Contradice esto la declaración de Pablo “” … conforme al propósito de Aquel que hace todas las cosas conforme al consejo de su propia voluntad “? (Efesios 1:11).

Veamos si el escritor de I Chron. 21 pensó que todo esto era realmente una idea de Satanás: “Y Dios estaba disgustado con esto, por tanto, hirió a Israel” (1Cr 21: 7).

¿Por qué, si Dios es más poderoso que Satanás, y todos estamos de acuerdo en que lo es, por qué responsabiliza a Israel por lo que Satanás tentó a hacer a David? ¿Por qué Satanás nunca es castigado por toda la miseria de la que supuestamente es responsable?

La respuesta es que “la serpiente tortuosa” es simplemente “un espíritu maligno de Dios” que hace lo que se le ha encomendado. No puede hacer más, y no puede hacer menos de lo que es enviado a hacer por el único poder soberano del universo: “Dios envió un espíritu maligno entre Abimelec y los hombres de Siquem…” (Jueces 9:23); “Un espíritu maligno de Jehová turbó” [rey Saúl] (1 Samuel 16:14). “El Señor ha mezclado un espíritu perverso en medio de él…” (Isaías 19:14). Cuando el Señor mezcla un espíritu perverso, la presunta libertad de elección del hombre no disuade a “Aquel que hace todas las cosas según el consejo de su propia voluntad” (Efesios 1:11).

Parte 14 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 10 – Acab va a Ramot-Galaad

2 Crónicas 18 es la historia de Josafat, el rey del reino del sur de Judá, “uniendo afinidad” con Acab, el rey del reino del norte de Israel. Acab es un rey muy malvado casado con Jezabel, una reina muy malvada, responsable de la muerte de muchos de los verdaderos profetas de Dios.

Una vez más, se nos da un vistazo al reino espiritual. Una vez más se revela que Dios envía diariamente espíritus malignos para cumplir su propósito. Verdaderamente…

Efesios 6:12 RVR60 – Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Para la mente carnal, Acab parece por su propia “voluntad” haber decidido ir a la guerra con los sirios en Ramot de Galaad. Ha dado una fiesta en honor a Josafat y le pide a Josafat que vaya a la guerra con él. Josafat “le respondió: Yo soy como tú, y mi pueblo como tu pueblo; y estaremos contigo en la guerra ”(2Cr 18: 3).

Pero Josafat tenía una petición que hacerle a Acab antes de que fueran a la guerra: “Y Josafat le dijo al rey de Israel: Te ruego que te preguntes por la palabra del Señor hoy” (vs 4). Así que Acab reúne a cuatrocientos profetas que diligentemente le dicen a Acab, “sube porque Dios lo entregará en la mano del rey” (vs.5).

Debe haber algo acerca de estos profetas que hizo que Josafat los reconociera por los asalariados y los hombres de Dios hambrientos de dinero que eran, porque se vuelve a Acab y le pregunta: “… ¿No hay además un profeta del Señor para que podamos preguntar ¿de él? (vs 6).

“Y el rey de Israel dijo a Josafat: Aún hay un hombre por quien podemos consultar al Señor; pero yo lo odio; porque nunca me profetiza bien, sino siempre mal: el mismo es Micaías, hijo de Imla. Y Josafat dijo: No lo diga el rey ”(vs 7).

Así que Acab, queriendo aparecer como un buscador objetivo de la verdad antes de que Josafat envíe un mensajero a Micaías. El mensajero le dice a Micaías que cuatrocientos profetas habían profetizado a favor del deseo del rey por su propio “libre” albedrío de ir a la guerra. “Por tanto, te ruego que tu palabra sea como la de ellos, y habla bien”, insta el mensajero Micaías (vs 12).

“Incluso lo que diga mi Dios, eso hablaré”, fue la respuesta de Micaías. Entonces el mensajero coloca a Micaías delante de los dos reyes, entre los reyes antes que él y cuatrocientos profetas pagados detrás de él. “Y cuando llegó al rey, el rey le dijo: Micaías, ¿iremos a pelear a Ramot de Galaad o seré yo antepasado? Y él [Micaías] dijo: Subid y prosperad, y serán entregados en vuestras manos ”. (vs 14).

Ahora Micaías acababa de decirle al mensajero enviado a buscarlo que hablaría sólo “lo que mi Dios dice”. Siendo ese el caso, el Señor debió haberle dicho a Micaías que Acab le había dicho a Josafat que Micaías nunca me profetiza el bien sino siempre el mal. El Señor aparentemente quería que la verdad se le diera a Acab a petición suya. “Y el rey le dijo, [todavía fingiendo ser un buscador de la verdad objetiva]. ¿Cuántas veces te conjuraré que no me digas nada más que la verdad en el nombre del Señor? ” (vs 15).

Así que Acab no pidió nada más que la pura verdad, que está a punto de recibir. Acab era el equivalente del antiguo pacto del líder de los protestantes de hoy en día porque Israel se separó de la casa de David y comenzó una “nueva iglesia” por la extorsión de dinero del pueblo. Josafat era el tipo de “buen papa” del Antiguo Testamento cuyos padres habían extorsionado a los padres de los protestantes.

El equivalente moderno de esta escena sería una cumbre de los líderes de todas las naciones europeas, ya sean católicas o protestantes; cada líder del hemisferio occidental, ya sea católico o protestante; los líderes de cualquier nación que mencione el nombre de Cristo, junto con unos cuatro mil de los líderes religiosos de todas estas naciones.

Un líder de estas naciones “cristianas” está particularmente decidido a ir a la guerra contra el enemigo perenne del “pueblo de Dios”. Está dispuesto a hacerlo solo si es necesario, ya que este es un caso claro del bien contra el mal. Sabemos que este es un caso de “la gente del Dios verdadero” versus aquellos que ni siquiera profesan el nombre de Cristo. Pero este líder de la nación “cristiana” más grande de la tierra realmente preferiría formar una coalición para ‘ir a Ramot-Galaad’. Los cuatro mil líderes cristianos que operan bajo un entendimiento carnal de un principio bíblico, “resistan al diablo y él huid de vosotros ”(Stg 4, 7), dile a los dirigentes políticos de esta cumbre imaginaria que Dios está de su lado. Si bien es obvio que son un grupo de complacientes hombres humillantes, piensan que están operando y hablando de su propio “libre albedrío”.

Pero, ¿cuál es la verdad sobre las decisiones que tomamos? Micaiah está a punto de darnos una lección sobre “civismo en el reino espiritual 101”. Esta lección está “escrita para nuestra amonestación”. No es una historia de lo extraordinario como nuestra terca carne quiere que creamos. Si este relato es un evento inusual, entonces no tiene valor para la amonestación del creyente, pero este NO es un evento inusual, al igual que los eventos relacionados en Job 1. “Estas cosas fueron nuestros ejemplos … y están escritas para nuestra amonestación ”(1 Corintios 6 y 11). Estos son “ejemplos” PARA NOSOTROS. Así es como funciona el universo todos los días: “Entonces [después de que Acab insistió en oír la verdad] él [Micaías] dijo: Vi a todo Israel, esparcido por los montes, como ovejas que no tienen pastor; y el Señor dijo: Estos no tienen amo; Vuélvanse, pues, cada uno a su casa en paz. Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te dije que no me profetizaría el bien, sino el mal? (vs 17).

Acab debe haber sabido que sus cuatrocientos profetas estaban mintiendo, porque cuando Micaías estuvo de acuerdo con ellos, Acab insistió en escuchar la verdad. Pero Acab no amaba la verdad más que los líderes religiosos de nuestros días que ridiculizan el consejo de nuestro Señor a Pedro: “Entonces Jesús le dijo, vuelve a poner tu espada en su lugar: para TODOS los que toman la espada perecerá a espada ”(Mateo 25:52).

Si alguna vez parecía haber una causa digna por la que luchar, Peter había elegido la más digna. Luchaba por el Hijo de Dios y contra las fuerzas del mal. O al menos así le pareció a un Pedro aún inconverso (Lucas 22:32). Sí, justo después de decirle a Pedro que aún no se había convertido, Cristo dijo: … el que no tiene espada, que venda su manto y compre uno ”(vs 36). ¿Pero con qué propósito? “Porque… esto que está escrito aún debe cumplirse en mí, y fue contado entre los transgresores” (vs 37). Esa fue la única razón que dio Cristo para comprar [no tomar] una espada. Sólo con el propósito de cumplir la profecía, Cristo sería “contado entre los transgresores”.

Los cuatro mil profetas modernos de ‘Acab y Jezabel’ que tocan los tambores de guerra hoy en día, a menudo nos recuerdan que Cristo dijo “vende tu manto y compra una espada”, pero cuántos nos recuerdan lo que el Señor le dijo a Pedro cuando Pedro tomó ¿Levantó la espada y cortó la oreja derecha del siervo del sumo sacerdote? “Entonces Jesús le dijo: Vuelve a poner tu espada en su lugar, porque todos los que tomen espada, a espada perecerán”.

Pero “todas las cosas son de Dios” (2 Corintios 5:18) y esto es especialmente cierto en el caso de los profetas engañados (Ezequiel 14: 9).

Pero Micaías solo estaba comenzando con la cívica del reino espiritual versus el “libre albedrío”, cuando Acab lo interrumpió quejándose, entonces como ahora, “¿No te dije que no me profetizaría el bien, sino el mal?” (2 Crónicas 18:17). La verdad de Dios siempre es negativa con respecto a fornicar a los líderes religiosos y políticos del pueblo de Dios … Sí, la verdad de Dios siempre ha sido negativa con respecto a los primogénitos rechazados como Caín, Ismael y Esaú y los ungidos rechazados como Elí, el rey Saúl y Acab. Todos estos son tipos de carne, y “la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”

1Co 15:50 RVR60 – Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

“… Por tanto, escucha la palabra del Señor; Vi al Señor sentado en su trono y a todo el ejército del cielo de pie a su derecha y a su izquierda. [Estos son los “poderes y principados”, incluida la “maldad espiritual en los cielos” de Efesios 6:12]

2Ch 18:19 RVR60 – Y Jehová preguntó: ¿Quién inducirá a Acab rey de Israel, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía así, y otro decía de otra manera.
2Ch 18:20 RVR60 – Entonces salió un espíritu que se puso delante de Jehová y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué modo?
2Ch 18:21 RVR60 – Y él dijo: Saldré y seré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas. Y Jehová dijo: Tú le inducirás, y lo lograrás; anda y hazlo así.

“Todo el ejército de los cielos” sin duda incluía espíritus justos que sin duda sugirieron la conversión de Acab. Pero las huestes del cielo no están al tanto del conocimiento que Dios revela a aquellos que buscan conocer su mente.

He asistido a numerosos funerales en mis sesenta años en esta tierra. Invariablemente, los ministros leerán:

1Co 2:9 RVR60 – Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. [Y ahí es donde siempre se detienen.]

¿Por qué se detienen aquí? Porque Dios no les ha abierto los ojos para ver el siguiente versículo: “Pero Dios nos las reveló a nosotros por Su espíritu; porque el espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios ”(1Co 2:10).

¿Entienden los ángeles las cosas profundas de Dios? “… Qué cosas desean mirar los ángeles” es una declaración hecha por Pedro con respecto a la salvación de los que están en Cristo.

1Pe 1:10 RVR60 – Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación,
1Pe 1:11 RVR60 – escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.
1Pe 1:12 RVR60 – A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

“Con el propósito de que ahora a los principados y potestades en los lugares celestiales sea conocida POR LA IGLESIA la multiforme sabiduría de Dios”. Esta frase “principados y potestades en los lugares celestiales” es el pensamiento y las palabras exactas que se traducen como maldad espiritual en los lugares altos en Efesios 6:12. Lugares altos y lugares celestiales son la palabra griega epouranios, [Strong’s # 2032]. No, los ángeles no conocen las “cosas profundas de Dios”. A su debido tiempo aprenderán la multiforme sabiduría de Dios POR LA IGLESIA.

Comprender la soberanía de Dios es una de las “cosas profundas de Dios”. Una cosa es decir “sí, creo que Dios es soberano”. Otra muy distinta es comprender la profundidad de la soberanía de Dios.

• Mateo 13:11 – “… Él respondió y les dijo: Porque a vosotros os es dado conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no les es dado”.

• Mat 13:17 – “… muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron; y para oír las cosas que oís, y no las habéis oído ”.

La “libertad de elección” no es una frase bíblica y de hecho es una doctrina no bíblica. “Habiéndonos dado a conocer el misterio de SU voluntad, conforme a SU BUEN PLACER que se ha propuesto en SÍ MISMO” (Efesios 1: 9) es una declaración bíblica y de hecho es una doctrina bíblica. “Todas las cosas son de Dios” (2 Corintios 5:; 18) y están “predestinados según el propósito de Aquel que obra todas las cosas conforme al consejo de SU PROPIA VOLUNTAD” (Efesios 1:11) es exactamente lo opuesto al libre albedrío del hombre. . Sin embargo, se logra a través de las decisiones que toman los hombres porque, como hemos demostrado, es Dios quien “mueve” a los hombres (2 Samuel 24: 1) a tomar las decisiones que toman.

Entonces, ¿cuál es “Su complacencia que ÉL se propuso en SÍ MISMO? Aqui esta la respuesta. ¡Cree en tu Biblia! “Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el ÚLTIMO DÍA” (Jn. 6:44). ¿Suena eso como si Dios quisiera que creamos que “nadie puede venir a mí si no lo desea por su propia voluntad”?

¿Quiénes serán atraídos a Cristo? ¿Qué enseña la Biblia? “Y yo, si fuere levantado de la tierra, ATRAERÉ A TODOS LOS HOMBRES. Esto lo dijo en señal de qué muerte [crucifixión] debía morir ”(Jn 12: 32-33).

¿Fue Cristo levantado en crucifixión?

¿Quiénes, según enseñan las Escrituras [no los profetas de Acab y Jezabel], serán “vivificados en Cristo”? “COMO en Adán TODOS mueren, [no fue por nuestro propio ‘libre albedrío’ que nacimos en Adán] ASÍ que en Cristo TODOS serán vivificados” (1 Corintios 15:22).

Todo el quinto capítulo de Romanos hace esta misma declaración cinco veces seguidas. Si todos fueron hechos pecadores y sujetos a muerte en el primer Adán, entonces TODOS serán justificados y recibirán vida en el segundo Adán. Note que Romanos 5:18 dice que “TODOS LOS HOMBRES” reciben justificación “COMO” todos recibieron condenación. Cinco es el número de la gracia, y la gracia nos castiga hasta que vencemos a nuestros “ídolos del corazón” (Ezequiel 14: 7).

Volviendo a la clase de Micaías sobre educación cívica en el reino espiritual, alguien podría preguntar por qué Dios permitió que “todo el ejército del cielo” participara en esta discusión sobre Su destino predeterminado del rey Acab y luego eligió un “espíritu mentiroso en la boca de todos sus seres humanos”. Los profetas [de Acab] ”para lograr este fin? ¿Por qué no trató con Acab como trató con Jonás o como trató con David cuando David contó al pueblo o con Saúl de Tarso en el camino a Damasco? ¿Son algunas personas simplemente demasiado malas para Dios, con todos los poderes y principados a su disposición? ¿Son simplemente demasiado malvados para que Él los convierta? ¡Apenas! “¿No tiene potestad el alfarero sobre el barro, de la misma masa [este es Adán] para hacer un vaso para honra y otro para deshonra?” (Romanos 9:21). Dios no nos hizo “robots” como algunos sostienen que significa esta doctrina. Somos simplemente una masa de barro en SUS MANOS: “Como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel” (Jer 18: 6). Incluso cuando ponemos el mundo patas arriba como Acab y Jezabel, este “dar la vuelta a las cosas [es] estimado como barro del alfarero” (Jer 29:16).

¡Qué claro! “Todo es de Dios” (2 Corintios 5:18). Oh, sí, creemos que NOSOTROS hemos elegido a Dios por nuestra propia voluntad, pero la verdad directamente de la boca de nuestro Salvador mismo es que “no me habéis elegido a mí [ni a vuestro propio ‘libre albedrío’], pero yo os he elegido a vosotros …” (Juan 15:16). Creemos que los hombres malvados son malvados porque ELLOS han elegido ser malvados, pero Pablo dice que es “el Alfarero” quien los ha convertido en “vasos de deshonra”. Si “la cosa formada” no tiene derecho a preguntar “¿por qué me has hecho así?”, ¿Qué derecho tiene un “vaso de honor” de decir “elegí vivir para Dios”? O, “Puede que no haya contribuido mucho a mi propia salvación, pero contribuí con la fe para elegir a Dios”. Esto es lo que nos han enseñado a muchos de nosotros. Simplemente no entendimos Romanos 9, y nuestros ojos estaban cegados a Efesios 2: 8 que dice “por gracia sois salvos por la fe; y que [esa fe] NO DE USTEDES MISMOS: es el don de Dios”.

Parte 15 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 11 – Judas y el asesinato de Cristo

Si la fe misma para ser salvos “no es de ustedes mismos: es don de Dios”; si “no me elegisteis a mí, sino que yo os elegí a vosotros” (Jn. 15:16); si Dios simplemente tiene “misericordia de quien Él tendrá misericordia” (Rom 9:18) y si verdaderamente “obra todas las cosas según el consejo de su propia voluntad” (Efesios 1:11), entonces también debe ciertamente “crear el mal ”(Isa 45: 7) y“ odia ”a las personas antes de que nazcan (Rom 9: 11-113),“ endurece el corazón ”(Rom 9:18), ojos ciegos, evita el entendimiento, evita la conversión y guarda de ser sanado (Jn. 12:40).

¿Es esto cierto? ¿Es Dios realmente el responsable de todo el mal del mundo?

Pregúntese, ¿cuál es la acción más malvada de los hombres de todos los tiempos? Porque eres “de la tierra, terrenal”, puedes pensar que fue la quema de brujas en la hoguera, separando a los hombres con caballos, aserrando a los hombres en dos, etc. Podrías pensar que ciertos hombres ordenaron la muerte de tanta gente haz de esos hombres los hombres más malvados de todos los tiempos. Si piensa en alguna de estas cosas, está equivocado. Ha habido una muerte que valió más que todas las muertes de todo tipo, de todos los tiempos a los ojos de Dios. Esta fue la muerte del único ser humano sin pecado que vivió: el Señor Jesucristo.

¿A quién se nos dice que hagamos responsable de este crimen más atroz de todos los tiempos? ¿Se nos dice que nuestros pecados mataron a Cristo? ¡No lo estamos! No se nos dice que amamos y por lo tanto elegimos a Cristo, sino más bien que NO elegimos a Cristo (Jn 15:16). Se nos dice “no que amamos a Dios, sino que Él nos amó y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1Jn 4:10). Propiciación significa “expiación, es decir, (concretamente) una expiación” (Concordancia de Strong # 2434). Cualquiera por quien se expian los pecados se salva de la pena del pecado, que es la pena de muerte (Rom. 6:23).

Pero aquellos que han sido ‘arrastrados’ a Dios y salvados por el ardiente castigo y purificación de la gracia en esta era, no son los únicos que han sido salvados por esta ‘propiciación’ de Cristo: “… si CUALQUIER hombre peca, tenemos un Abogado [parakletos – Strong’s # 3875 – “CONSOLADOR QUE ES EL ESPÍRITU SANTO” Jn 14:26] con el Padre, Jesucristo el Justo ”(1 Jn 2: 1).

No somos los únicos que cubre esta propiciación. Somos simplemente “… una especie de PRIMEROS frutos de sus criaturas … [engendrados] de SU PROPIA [no nuestra] voluntad” (Stg 1:18). Puesto que somos sólo “una especie de primicias”, “él es la propiciación de nuestros pecados; y no sólo para los nuestros, SINO TAMBIÉN PARA EL MUNDO ENTERO ”(1Jn 2, 3). Cristo no murió solo por nuestros pecados, sino por todos los pecados de todos los tiempos, “TODO EL MUNDO” “… especialmente [pero no limitado a] los que creen” (1 Timoteo 4:10).

Todavía no hemos descubierto quién dicen las Escrituras que fue responsable de la muerte de Cristo. ¿Fueron los judíos quienes sabían que sus parábolas hablaban de ellos (Mateo 21:45)? No, Cristo mismo nos dice que no les fue dado entender quién era Él, ni entender los misterios del reino de Dios (Mateo 13: 11-16). Por lo tanto, mientras estaba colgado de la cruz, Cristo admitió que “no saben lo que hacen” (Lucas 23:34).

¿Judas fue responsable de la muerte de Cristo? Se sintió tan culpable que se ahorcó poco después de la muerte de Cristo (Mateo 27: 5). Pero Judas nunca podría haber llevado a cabo este acto si el mismo Satanás no hubiera sido enviado a “entrar … en Judas” (Lucas 22: 3), endureciéndolo para llevar a cabo la tarea que Cristo mismo le había dicho a Judas “haz, hazlo pronto ”(Jn. 13:27). Cristo de ninguna manera desanimó a Judas. Fueron necesarios tanto Cristo como Satanás para que Judas cometiera este acto vil.

Entonces, ¿quién fue el responsable del mayor crimen y maldad de todos los tiempos? Pedro nos dice quién fue realmente el responsable de la muerte de Cristo. Se nos dice dos veces, por lo que no podemos malinterpretar, a pesar de que el mundo entero está cegado: “… A Él [Cristo] SIDO ENTREGADO POR EL CONSEJO DETERMINADO Y EL RECONOCIMIENTO DE DIOS que habéis tomado y por manos impías habéis crucificado y matado” (Hechos 2 : 23). ¿Cristo fue asesinado por los judíos? ¡NO! Fue “entregado [a la muerte] POR EL CONSEJO DETERMINADO Y EL AVISO DE DIOS”.

¿Los otros discípulos lo vieron de esta manera? “Contra tu santo niño Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, se juntaron, PARA HACER TODO [crucificar a Cristo] TU MANO Y TU CONSEJO DETERMINARON ANTES [que el mundo comenzara – 1 Timoteo 1: 9] POR HACER ”(Hechos 4:27 y 28).

¡Ahí está! ¿Quién mató a Cristo? “… Los gentiles y el pueblo de Israel” (prácticamente cubre a TODOS). ¿Fueron ellos responsables de este el peor crimen de todos los tiempos? ¡Absolutamente no! “No saben lo que hacen.” ¿Quién sabía lo que estaba haciendo? ¿Quién es responsable de la muerte de Cristo? “Tu mano y tu consejo decidieron antes que se hiciera”.

¿Se hará que Judas o los judíos den cuenta de sus hechos aunque puedan alegar sinceramente “¿por qué me has hecho así?” Sí, darán cuenta de sus hechos aunque no sean responsables: “para que venga sobre ti toda la sangre justa derramada sobre la tierra…” (Mateo 23:35).

¿Se hará que los gentiles den cuenta de sus malas acciones? Ciertamente: “la paga del pecado es muerte…” (Rom 6, 23).

La verdad siempre será la misma: “HABÍA TODAS LAS COSAS SEGÚN EL CONSEJO DE SU PROPIA VOLUNTAD” (Efesios 1:11).

Parte 16 – Doce ejemplos del modus operandi de Dios
Ejemplo # 12 – Saulo de Tarso

Tenemos un último ejemplo que debería disipar cualquier duda sobre la necedad de una doctrina que enseña que la voluntad del hombre está libre de la mano del Alfarero. ES VERDAD QUE DIOS NO NOS FUERZA A HACER NADA: “… la bondad de Dios te CONDUCE al arrepentimiento” (Rom 2: 4). Dios es el alfarero y nosotros, la humanidad, somos todos la masa de barro (Rom 9:21). Un alfarero no obliga al barro a hacer nada; lo “dirige”, lo forma. Dado que la salvación es de los judíos, todos, judíos o gentiles, debemos ser formados primero como gentiles: es Dios quien nos guía y nos forma de esta manera primero: “Sabéis que fuisteis [tiempo pasado] gentiles, llevados a estos mudos ídolos, INCLUSO COMO FUERON LED ”[formado por el Alfarero] (1Co 12: 2). Antes de que Adán comiera del árbol, fue formado por el Creador “de la tierra, terrenal” de carne y sangre y, por lo tanto, corruptible (1 Corintios 15:50).

Así nos dice David: “En iniquidad fui formado; y en pecado me concibió mi madre ”(Sal. 51: 5). David era un hombre “conforme al corazón de Dios”, sin embargo, hizo esta declaración sobre nuestro estado original. ¿Nos atrevemos a estar en desacuerdo? Todos nacemos desnudos, compuestos de barro, polvo, “formados en iniquidad”, “concebidos en pecado”.

Saulo de Tarso no fue la excepción. Primero fue formado como un vaso de deshonra, “estropeado en la mano del alfarero” (Jer 18: 6). Note cómo Dios llevó a Saulo al arrepentimiento. Si tan solo Dios nos diera ojos para ver que estos doce ejemplos NO son excepciones a la manera de trabajar de Dios. Si tan solo Dios nos permitiera ver que todas estas cosas son para nuestro ejemplo y están escritas para NUESTRA amonestación. Entonces podremos darle el crédito y reconocimiento que le corresponde. Entonces podremos descansar en Su amor seguro sabiendo que “Él hace TODAS LAS COSAS conforme al consejo de SU PROPIA voluntad” (Efesios 1:11).

Saulo, como un joven líder de la iglesia celoso, había consentido en la lapidación del justo Esteban. Constantemente “exhalaba amenazas y muerte contra los discípulos del Señor” (Hechos 9: 1). Observemos cómo Dios reforma este “vaso estropeado”. Observe cómo la bondad de Dios llevó a Saulo al arrepentimiento. ¿Está la propia voluntad de Saúl libre de la formación y dirección del Alfarero? Por supuesto no.

Saulo fue al sumo sacerdote “y le pidió cartas para Damasco para las sinagogas, que si encontraba a alguno de este camino [siguiendo a Cristo], fueran hombres o mujeres, los llevara presos a Jerusalén” (Hechos 9: 1 y 2). Él ‘libremente’ eligió masacrar a los discípulos de ‘esta manera’. Este Saulo era un vaso estropeado en la mano del Alfarero: “y el vaso que él hizo de barro fue estropeado en la mano del Alfarero” (Jer 18: 6). Potter no se equivoca. Deliberadamente hace vasos para honra y vasos para deshonra.

Los vasos de la deshonra son soportados “con mucha paciencia” para que Dios pueda “demostrar su ira y dar a conocer su poder” (Rom. 9:22). Estos vasos de ira están “preparados para destrucción a fin de dar a conocer las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia que ANTES preparó para gloria. Incluso a nosotros, a quienes no ha llamado sólo de los judíos, sino también de los gentiles “. La experiencia de Saulo demuestra cómo Dios “destruye” un vaso de ira.

“Y mientras iba de camino, se acercó a Damasco, y de repente le rodeó una luz del cielo. Y cayó al suelo, y oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Y él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues: difícil te es dar puntapiés. Y él, temblando y asombrado, dijo: Señor, ¿qué quieres que haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer ”(Hechos 9: 3-6). En este punto, la muy estimada “libertad de elección” de Saúl se parecía mucho a un montón de estiércol. “Patear contra los gilipollas” es la jerga bíblica para enfrentar nuestro “libre albedrío” contra la voluntad del Alfarero.

“Y los hombres que viajaban con él se quedaron mudos, oyendo una voz, pero sin ver a nadie. Y Saúl se levantó de la tierra; y cuando se le abrieron los ojos, no vio a nadie; y lo llevaron de la mano y lo llevaron a Damasco. Y estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió ”(Hechos 9: 7-9). Dios no obligó a Saúl a hacer nada. Él forma y lleva a Saulo a preguntarle voluntariamente al mismo hombre que era momentos antes de amenazar con matarlo: “Señor, ¿qué quieres que haga?” En un momento Saulo está afirmando su “libre albedrío”, y al momento siguiente es consciente de lo ciego que estaba. Ahora está buscando conocer la voluntad de Aquel que obra TODAS LAS COSAS SEGÚN EL CONSEJO DE SU PROPIA VOLUNTAD. Lo hizo de buena gana. Dios no necesitaba obligarlo a preguntar “¿Qué quieres que haga TÚ?” Dios simplemente destruyó la vasija dañada y “volvió a hacer otra vasija, según le pareció bien al Alfarero hacerlo … como el barro está en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano …” (Jer 18: 44-6).

¿Estamos tan ciegos espiritualmente que pensamos que este relato de Saulo es solo un segmento interesante de la historia de la iglesia primitiva? No, esto también es para nuestra advertencia.

Jesús dijo “… Yo he venido a este mundo para que los que no ven, vean; Y PARA QUE LOS QUE VEN SEAN CIEGOS ”(Jn 9:39). Saulo de Tarso ciertamente pensó que podía ver: “Tocando la justicia que está en la ley, [Saulo] era irreprensible” (Fil 3: 6). Había que mostrarle a Saulo lo ciego que había estado. “Estuvo tres días sin ver …”

Después de tres días de oscuridad total, un discípulo llamado Ananías, que vivía en una calle llamada Recta, ora por Saulo. “Y al instante cayeron de sus ojos como escamas; y al instante recobró la vista…” (Hechos 9:18). Esto fue escrito para nuestra amonestación. La “experiencia del camino a Damasco” de Saulo una vez más NO es una excepción a los caminos de Dios. Puede ser inusualmente dramático, pero eso es con el propósito de hacer de la verdad una puerta abierta para aquellos a quienes “se les ha dado entender los misterios del reino” de Dios, mientras se oculta la verdad a aquellos a quienes “no es dado a entender los misterios del reino de Dios. “

Saulo de Tarso tenía más que cualquier otro hombre “… en quien confiaría en la carne” (Flp 3: 4). Pensó que no necesitaba nada, sin embargo, fue llevado a ver EN CONTRA de su propio “libre albedrío” legendario que en realidad estaba desnudo y ciego (Apocalipsis 3:17).

Hasta que no seamos castigados y azotados como lo fue Saulo (Hebreos 12: 6), no seremos recibidos por Dios. Continuaremos en nuestra condición de ciegos y desnudos pensando que no necesitamos nada. Cristo nos dirá “no me has elegido” y mantendremos que todavía tenemos libertad de elección. Él dirá que estamos “predestinados” y “él obra todas las cosas según el consejo de SU PROPIA voluntad”, pero tomaremos el mérito de aceptarlo como nuestro salvador.

Tal es la renuencia de la bestia de Ec. 3:18 a desocupar y renunciar a su derecho al templo del Espíritu Santo [Espíritu] (1 Corintios 6:19). A través de la falsa y engañosa doctrina del libre albedrío, la abominación desoladora es “estar donde no debe (el que lee, entienda) … (Mar 13:14)”

No se necesita una visión espiritual para ver a un hombre físico de pie en un templo físico en una nación física llamada Israel. No se necesita visión espiritual para ver un número físico estampado en una mano derecha física y en una frente física. Entonces, mientras todo el mundo cristiano engañado y cegado permite que Jezabel y aquellos que dicen ser judíos pero no los hagan cometer fornicación, Él hace que TODOS, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, reciban una marca en el mano derecha [espiritual] y en sus frentes [espirituales]. El que tiene entendimiento cuenta el número de la bestia y entiende que es [espiritualmente] el número de “un” [cualquiera en Adán] hombre. Porque Adán, junto con todas las demás bestias, fue creado en el sexto día. Es “Adán” quien está en el templo exigiendo nuestra adoración.

Y todos aquellos a quienes no les sea dado entender los misterios del reino de Dios adorarán y adorarán a esta bestia en sí mismos y con gusto matarán a cualquiera que se atreva a sugerir que amamos a nuestros enemigos, o que blandiremos nuestra espada, o de cualquier manera. Sugieren que ‘Adán’ es pobre, miserable, ciego y desnudo. Proponer que son los que nombran el nombre de Cristo los que necesitan arrepentirse se considera lo mismo que dar ayuda y consuelo al enemigo. En realidad, por supuesto, son aquellos que quieren pelear una pelea física quienes están brindando ayuda y consuelo al viejo Adán impenitente.

“Las armas de nuestra guerra NO SON CARNALES, sino poderosas en Dios para derribar fortalezas [espirituales]” (2 Corintios 10: 4). “Porque no LUCHAMOS CONTRA LA CARNE Y LA SANGRE, sino contra los principados, contra los poderes, contra los gobernantes de las tinieblas de este mundo, CONTRA LA MALDAD ESPIRITUAL en las alturas [el cielo]” (Efesios 6:12).

Aunque a Adán le parezca que es lo contrario, aquellos que conocen a Cristo y ven las cosas a través de los ojos de Cristo, no permitirán que las “cosas que sí aparecen” los engañen haciéndoles pensar que las armas de nuestra guerra son físicas y carnales.

Parte 17 – ¿Qué pasa con la vida eterna y el tormento eterno?

Ahora bien, si algo en estas páginas ha tenido algún efecto en su comprensión de la soberanía de Dios en todas las cosas, entonces lo que está por delante será una lucha para comprender cómo la Biblia puede decir “así como en Adán todos mueren, así en Cristo todos serán vivificado ”y al mismo tiempo, enseñar que“ el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos ”(Ap 14:11). Los “espíritus mentirosos”, que no son más que falsas doctrinas que han establecido su morada en nosotros, son reacios a dejar su morada a la que están tan acostumbrados. Los espíritus mentirosos enseñan que Dios es un monstruo que, ya sea mediante el tormento eterno o la aniquilación eterna, destruirá la mayor parte de Su creación. Librar el templo de Dios de estos espíritus requerirá una gran lucha espiritual. Siempre ha sido así para cualquiera que salga de la Babilonia del pueblo apóstata de Dios. El próximo paso será una investigación en profundidad de la palabra traducida eterna, eternidad, por siempre, por los siglos de los siglos, etc. Lo que descubrirá es que la palabra griega detrás de estas cinco palabras en inglés, además de otras trece palabras y frases, incluidas frases como ‘mundo sin fin’, ‘cursos del tiempo’, ‘fin del mundo’, ‘antes del mundo comenzó ‘, están TODOS traducidos de la misma pequeña palabra griega. Esa palabra es aion [Strong’s # 165] en su forma nominal o aionios [Strong’s # 166] en su forma adjetiva.

Hasta el día de hoy, parece increíble que los líderes de cada denominación cristiana en la tierra estén de acuerdo con la mejor traducción para la pregunta que hicieron los discípulos en Mateo 24: 3: “¿Cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?” realmente debería leer “fin de la era”. (Nota del traductor: La traducción RVR60 parece tener la traducción correcta de este:

Mat 24:3 RVR60 – Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?)

Sin embargo, estos mismos líderes preferirían condenar a la mayor parte de la humanidad al tormento eterno oa la muerte eterna en lugar de reconocer lo poco que la carne, con su legendaria “libertad de elección”, tiene que ver con la salvación o con los asuntos de este mundo. Están cegados a los otros lugares en las Escrituras donde se usa esta misma palabrita. Quitarse las anteojeras sería destruir al menos uno de sus enormes ídolos del corazón.

Hay muchos “ídolos del corazón” que engañan a las masas de la humanidad. Algunos tienen más control sobre nosotros que otros. La “inmortalidad del alma”, el “tormento eterno” o la “muerte eterna”, la “salvación por obras” o “no se necesitan obras en absoluto” y miles de otros “espíritus mentirosos” son “ídolos del corazón”. El ídolo más arraigado de todos es el del “libre albedrío” del hombre. Renunciar a este ídolo equivale nada menos que a echar a la bestia (Ec. 3:18) del templo de Dios (1 Cor. 3:16). La bestia que hay en cada uno de nosotros no se irá sin una poderosa lucha espiritual.

Reconociendo que Dios realmente es el creador del bien Y el mal no le da a la carne NADA sobre lo que reclamar el señorío, ni siquiera el mal. Deja la carne sintiéndose desesperada. La carne no aceptará esta, la doctrina más dramatizada y declarada más descaradamente: “Para que sepan por la salida del sol y por el oeste que no hay nadie fuera de mí. Yo soy el Señor y no hay nadie fuera de mí”(Isaías 45: 6).

¿Entonces que significa eso? Simplemente: “Yo formo la luz y creo las tinieblas, hago la paz y creo el mal: YO EL SEÑOR HAGO TODAS ESTAS COSAS” (Isaías 45: 7).

Podemos aferrarnos a este ídolo y argumentar que Dios solo trae el mal a aquellos que eligen el mal, que Caín eligió ser la “simiente” de la serpiente en lugar de la “simiente” de la mujer. Tales declaraciones niegan que Dios supiera de antemano lo que Adán, Eva, Caín, Abel, la serpiente y cada uno de nosotros seríamos antes de que Él creara al hombre, o que Él hizo provisión para todo “antes que el mundo comenzara” (2 Timoteo 1: 9). ) y Titu1: 2). Niega la enseñanza de Santiago de que Dios sabe “lo que será mañana” (Santiago 4:14). Ya sean buenas o malas, las circunstancias serán las que “quiera el Señor” (Stg 4:15), porque TODAS serán “conforme al propósito de Aquel que hace TODAS LAS COSAS según el consejo de SU PROPIA VOLUNTAD” (Efesios 1:11).

Parte 18 – El Nuevo Testamento sobre el tema de TODOS EN ADÁN

Ya hemos cubierto la enseñanza de Cristo a sus discípulos de que ARRASTARÍA a todos los hombres hacia él (Jn. 12:32). Hemos mencionado la declaración de Pablo de que “COMO en Adán todos mueren, ASÍ en Cristo todos serán vivificados” (1 Corintios 15:22).

Hemos mostrado que nadie puede venir a Cristo a menos que el Padre lo atraiga [lo arrastre] (Jn. 6:44). Hemos demostrado que solo aquellos a quienes se les ha DADO entender los misterios del reino lo harán, y el resto son cegados por Dios mismo (Mat 13:11, 17; Mat 20:16; Mat 22:14 ). Estas son escrituras del Nuevo Testamento que son ignoradas, negadas y contradichas por los ídolos de nuestro corazón.

Pablo

1Ti 2:4 RVR60 – el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.
1Ti 4:10 RVR60 – Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente [porque son los PRIMEROS FRUTOS, no los únicos frutos] de los que creen.

¿Qué enseña Pablo que será de ti si tienes obras malas? “La obra de todo hombre se manifestará” porque el día lo declarará, porque será revelado por el fuego; y el fuego probará CADA HOMBRE OBRA DE LA CLASE QUE SEA ”(1 Corintios 3:13).

Pedro nos dice que no nos parezca extraño con respecto a la prueba de fuego que “ES PARA PROBARTE… Porque ha llegado el momento en que el juicio debe comenzar por la casa de DIOS…” (1 Pedro 4:12, 17). Estas escrituras nos dicen el propósito del “fuego”. Así que volvamos a 1 Corintios 3 y dejemos que Pablo termine su pensamiento. “Si permanece la obra de alguno que sobreedificó [sobre el fundamento de Cristo], recibirá recompensa” (1 Corintios 3:14). Ahora bien, esto se enseña comúnmente, pero el siguiente versículo no. ¿Qué enseña Pablo que les sucederá a los que no hacen buenas obras ?: “Si la obra de alguno fuere quemada, él sufrirá pérdida; PERO EL MISMO SERÁ SALVO; PERO COMO POR FUEGO ”(1 Cor 3:15).

Lo que Pablo está diciendo es que todo lo que no pueda soportar el fuego (oro, plata y piedras preciosas) será quemado (madera, heno, rastrojo 1 Corintios 3:12).

Este tema se repite en Hebreos 6: 8 “Pero lo que tiene espinos y abrojos es desechado y próximo a la maldición; cuyo fin será quemado”.

El Juicio del Gran Trono Blanco y el Lago de Fuego

De modo que no hay forma de evitar el fuego que guarda el “árbol de la vida”, Cristo. La única manera de llegar a Él es quemando todo lo que ofende a Dios.

Hay dos momentos en los que se hará esto. Hay dos juicios: “Porque ha llegado el tiempo en que el juicio debe comenzar por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al evangelio de Dios? Y si el justo con dificultad se salva, ¿dónde aparecerá el impío y el pecador? (1Pe 4:17, 18).

¿Cuál es el fin de aquellos que “no obedecen al evangelio de Dios” y dónde aparecen los “impíos y pecadores”? ¿Cuándo se cumple la “plenitud de los gentiles”? (Romanos 11:25). (Vea el artículo de la Ley de Moisés versus la Ley del Espíritu en la página web que se enumera a continuación, versión PDF, páginas 20 y 92)

Aparecen en el próximo juicio. Aparecen en el Juicio del Gran Trono Blanco de Apocalipsis 20:11. ¿Y que pasa ahí? ¿Realmente nos enseñan las Escrituras que los impíos muertos, aquellos cuyas obras eran “leña, heno y rastrojo”, “cerca de maldición cuyo fin ha de ser quemado”? “La muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego” (Apocalipsis 20:14); ¿Están estas escrituras diciéndonos que todos estos muertos inicuos serán atormentados en fuego literal por toda la eternidad o literalmente serán quemados y muertos por toda la eternidad? No, por supuesto que no. Es sólo una falsa doctrina “ídolo del corazón” lo que hace que nuestro Padre amoroso sea tan desalmado.

Este no es un juicio del trono negro, es el juicio del trono blanco. ¿Y qué nos enseñan las escrituras que es el juicio ?: “Cuando somos juzgados, somos castigados por el Señor…” (1 Corintios 11:32), no asesinados ni torturados para siempre.

Allí, ahora conocemos el propósito del juicio. “A quien el Señor ama, disciplina y azota a todo hijo que recibe.” (Hebreos 6:12) porque “el juicio debe EMPEZAR [NO TERMINAR] en la casa de Dios” (1Pe 4:17).

Ahora bien, si el juicio “COMIENZA con la casa de Dios” y “somos castigados por el Señor”, ¿por qué pensaríamos que el segundo juicio haría cualquier otra cosa? ¿Qué enseñan las Escrituras que les sucederá a los que están en Adán como resultado de los juicios de Dios? “Cuando tus juicios estén en la TIERRA [el juicio del gran trono blanco; la disciplina que corresponde a un trono blanco] LOS HABITANTES DEL MUNDO aprenderán justicia ”(Isaías 26: 9).

Así que al final, al final del libro de Apocalipsis, la historia es la misma que al final del libro de Génesis: “Dios lo encaminó [mal] a bien, para llevar a cabo, como es este [blanco día del juicio del trono], para salvar la vida a mucha gente ”(Gen 50:20). El paralelo a esta escritura en el Nuevo Testamento es “Y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos; y no habrá más muerte, ni dolor, ni llanto, ni habrá más dolor; porque las cosas anteriores pasaron ”(Apocalipsis 21: 4).

Puede preguntar: “¿Cómo es posible que digas que” mucha gente se salva con vida “cuando nos acaban de decir que fueron arrojados al lago de fuego, ‘que es la muerte segunda’?”

La respuesta es que no se puede separar el versículo 14 del versículo 15. El “todo aquel que no se halló inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego” del versículo 15 es para la destrucción de “la muerte y el infierno” en el versículo 14 La segunda muerte es la muerte o destrucción de la “muerte” misma. Sabemos que esto es así porque ahora sabemos que el juicio es castigador (1 Corintios 11:32), y el versículo 13 de Apocalipsis 20 nos dice que “fueron juzgados cada uno según sus obras”. “No hay más muerte” está solo cinco versículos debajo de esta declaración. Mientras una sola persona esté muerta, la muerte no ha sido destruida.

Ahora las declaraciones de Pablo en 1 Corintios 3:15 “si las obras [pecaminosas] de alguno fueron quemadas, él sufrirá pérdida: PERO EL MISMO SERÁ SALVO; PERO ASÍ COMO POR [el lago de] FUEGO ”, tiene perfecto sentido.

Ahora tiene sentido que Pablo les diga a los corintios “… entreguen a tal [el fornicario de los corintios] a Satanás para la destrucción de la carne [muerte] PARA QUE EL ESPÍRITU SEA SALVO EN EL [juicio del gran trono blanco] DÍA DEL SEÑOR JESÚS ”(1 Corintios 5: 5).

Los hermanos de José estaban en total “oscuridad exterior”, llorando y rechinando los dientes hasta que José se les reveló.

Parte 19 – El “fuego” del lago de fuego

“Haré que mis palabras en tu boca sean fuego, ya este pueblo leña [heno y rastrojo], y [la palabra de Dios] los consumirá” (Jer 5:14). Es una experiencia atormentadora tener el espíritu de Dios para quemar todos nuestros pecados y defectos, pero no es una experiencia eterna. Es la meta y el propósito del lago de fuego. El lago de fuego es una experiencia de castigo y flagelación.

Allí, ese es el fuego que devora la madera, el heno y el rastrojo, que son todas las malas acciones de toda la humanidad de todos los tiempos. Es la Palabra de Dios. Y la Palabra de Dios es Cristo (Jn. 1: 1), la “Una Simiente” de Gálatas 3:16. Por lo tanto, el “fuego” que “devora la madera” son también los que están en la Única Simiente, los que están en Cristo. ¿Dudas de esto? Lea Isa 33:14, 15: “… ¿Quién de nosotros habitará con fuego devorador? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?

La respuesta no es lo que enseñan las iglesias; no la muchedumbre de la muerte eterna, y no la muchedumbre del tormento eterno.

Ambos bandos se niegan a entregar los ídolos de su corazón, “sus” piedras de tropiezo de iniquidad (Ezequiel 14: 7).

La respuesta no es Satanás y sus ángeles ni los malvados muertos. La respuesta es “El que camina en justicia y habla con rectitud …” (Isaías 33:15). El lago de fuego SON los que están en Cristo porque seremos como él (1Jn 3: 2) y Él “es fuego consumidor” (Heb 12:29), que purificará toda maldad, incluso “el diablo y sus ángeles ( Mateo 25:41).

Parte 20 – “Eterno” no es una palabra bíblica

Tanto el campo de la “muerte eterna” como el del “tormento eterno” se niegan a admitir que la palabra hebrea “olawm” y la palabra griega “aion” simplemente significan un período de tiempo, largo o corto, con un comienzo y un final definidos.

Estas palabras, la palabra hebrea olawm y la palabra griega aion, son las palabras que Dios envió a un espíritu maligno para que las tradujera con 18 palabras y frases diferentes en inglés para ocultar su significado.

“Cuál será la señal de la venida y el FIN del aion” prueba que esta palabra no tiene nada que ver con la eternidad. Tiene algo que ver con un período de tiempo que “TERMINA con la ‘venida’ de Cristo”.

El hecho de que nuestro llamado “nos fue dado en Cristo Jesús antes de los tiempos aionios” prueba una vez más que esta palabra no tiene nada que ver con la palabra inglesa ‘eternidad’ porque nuestro llamado era “pro chronos aionios“, “antes de los tiempos eonios” (2Ti 1: 9 y Tito 1: 2).

¿Fuimos llamados “antes” de la eternidad? No. ¿Terminará la eternidad cuando Cristo regrese? No. ¿Aion tiene algo que ver con la eternidad? ¡Mil veces no! La palabra eternidad, por su propia definición, no tiene principio ni fin.

“El humo de su tormento sube por los aiones de los aiones” (Apocalipsis 14:11), no por las eternidades de las eternidades.

Este juicio del trono blanco y el lago de fuego es simplemente un juicio posterior, menos deseable, pero aún es UN CASTIGO (1 Corintios 11:32) para quemar la madera, el heno y el rastrojo de los malvados muertos. Sin embargo, él mismo será salvo, aunque como por fuego ”(1 Corintios 3:15), EL LAGO DE FUEGO. “… Algunos, habiendo rechazado [la buena conciencia] acerca de la fe, naufragaron. De los cuales son Himeneo y Alejandro, los cuales entregué a Satanás, PARA QUE APRENDAN A NO BLASFEMAR ”(1Ti 1:20).

¿Cómo enseñará Satanás a Himeneo y Alejandro a no blasfemar? De la misma manera le enseñó a David a no contar a la gente.

Si “el alfarero tiene misericordia (Rom. 9:18) y les da a Himeneo y Alejandro un espíritu de arrepentimiento, pueden volver a Dios como lo hizo David. Si “el alfarero se endurece” (Rom. 9:18), morirán en sus pecados como lo hicieron Esaú, el faraón, el rey Saúl y Acab. Resucitarán en el juicio del gran trono blanco. “Sus obras serán quemadas y sufrirán pérdida, PERO ELLOS MISMOS SERÁN SALVOS, PERO COMO JUNTO AL LAGO DE FUEGO” (1Co 3:15).



Categorías:Empieza Aqui, Lectura Esencial

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: